Publicidad

28 de julio de 2016

PortAmérica (sábado 16 de julio)

Por primera vez en sus cinco años de historia (y no por imperativos climatológicos), PortAmérica ha pasado en esta edición de tener una duración de 3 días a tener una de 2. Aún así, el cartel del viernes 15 y del sábado 16 de julio reunía a una veintena de artistas.
Motivos laborales hicieron que nos perdiésemos la jornada del viernes, en la que tocarían Amaral, Izal, Pony Bravo, Molotov o FM Belfast, entre otros. Poca información directa manejo de esa jornada. Solamente sé que hubo algunos problemas técnicos con el sonido que afectaron sobre todo a Amaral y a Molotov, pero poco más. Sí que sé que el escenario del ShowRocking acogió un reencuentro bastante inesperado, el de Iván Ferreiro y Fon Román, que no se producía en Galicia desde la separación de Los Piratas. Estoy seguro de que no tendréis problema en dar con una crónica completa de lo sucedido el viernes si buscáis por ahí.
Pero nosotros a lo nuestro. El sábado era el turno de artistas como Bunbury, León Benavente o Love of Lesbian, así que la cosa prometía. 
Los primeros a los que vimos pisar el escenario Flooxer fueron los Furious Monkey House. Esta banda formada por niños de entre 11 y 13 años y capitaneada por el "mono furioso" se han convertido en toda una revelación. Aunque les queda mucho por recorrer, ya tienen un gran nivel tocando. Venían a presentar "Run" (Esmerarte, 2015), su álbum de debut. La ilusión y la energía que transmiten desde las tablas es contagiosa. Es pronto para saber si este proyecto tendrá continuidad en el futuro, pero lo que es seguro es que estos chicos han aprendido a amar la música y lo harán durante el resto de sus vidas.

No pude ver mucho del concierto, ya que Bunbury tocaba en el escenario opuesto en breves minutos y los fotógrafos fuimos convocados quince minutos antes del concierto. ¿Para qué? Pues aún no lo sé, porque no entramos al foso hasta que salieron a escena (como en todos los demás conciertos).

Bunbury no es un artista que se haya prodigado demasiado, anteriormente, en los festivales de nuestro país. Este año ha decidido traer su gira "Mutaciones" a España y recorrer durante el verano la península entre festivales y conciertos en solitario. "Mutaciones" es, además, una gira especial, en la que Bunbury repasa no sólo su discografía en solitario, sino también sus canciones con Héroes del Silencio. 

Había mucha expectación y Bunbury y su banda no defraudaron. Salieron al escenario, imparables, con "Iberia Sumergida" y no dieron tregua en ningún momento. "El Espíritu del Vino" o "Avalancha", de Héroes del Silencio, eran las más coreadas de la generación que creció escuchando a la mítica banda. Pero si hubo un momento de comunión total con el público ese fue, sin duda, en el que sonaron "El Extranjero" e "Infinito". Esos dos clásicos con reminiscencias de cabaret extraídos de "Pequeño" (1999) (para muchos, aún hoy, su mejor disco en solitario) fueron uno de los momentos mágicos del concierto.

El repertorio fue bastante acertado, teniendo en cuenta la prolífica carrera del cantante. No faltaron "El Club de los Imposibles", "Que Tengas Suertecita" o incluso "Puta Desagradecida", de su álbum con Nacho Vegas, "El Tiempo de las Cerezas".

Bunbury y su banda demostraron estar en plena forma y volvieron a la época de Héroes del Silencio para interpretar "Mar Adentro" y, cómo no, "Maldito Duende". Un momentazo increíble con el público que confirmaba el de Bunbury como uno de los mejores conciertos que hemos vivido en las cinco ediciones de PortAmérica. 

Con "Lady Blue" terminaba un conciertazo que nos dejó con ganas de más. Muchos fuimos los que esperamos un bis que nunca llegó a producirse, pero de todos modos fue un concierto espectacular.

A The Undertones les habíamos visto hace unos años en el Cultura Quente y ya sabíamos que Paul McLoone, su ahora vocalista (Feargal Sharkey dejó la banda en 1983), era todo un showman con gestos a lo Morrissey (salvando las distancias, por supuesto), sobre el escenario. Conscientes de que no iban a ser los protagonistas de la jornada, The Undertones nos hicieron pasar un buen rato con clásicos como "Teenage Kicks", "You've Got My Number (Why Don't You Use It?)" o "Here Comes the Summer". Dieron un concierto divertido y entretenido, que es mucho más de lo que otros podrían decir.

¿Se puede pasar de amar a una banda a una total pasividad ante sus nuevos álbumes e incluso llegar a sentir un poco de vergüenza ajena al verles y/o oírles? Los que llevamos escuchándoles desde hace unos años hemos visto como Love of Lesbian han ido abandonando las geniales composiciones de "Maniobras de Escapismo" (2005) y "Cuentos Chinos para Niños del Japón" (2007) hasta poner el piloto automático en sus últimas entregas. Paradójicamente, a medida que se han ido alejando de aquella etapa más "indie", mayores han sido sus éxitos en ventas de discos y conciertos con entradas agotadas. Algo tendrán, entonces, aunque yo ya no logre verlo.

Vinieron a presentar "El Poeta Halley" (2016), con el que han alcanzado el número 1 en ventas en España y agotado entradas para sus conciertos en Madrid, Barcelona o México. El álbum fue el gran protagonista del concierto, en el que sonaron "Bajo el Volcán" y algunos temas de sus dos anteriores discos, como "Club de Fans de John Boy", "Los Seres Únicos" o "Si Tú Me Dices Ben, Yo Digo Affleck". Se han vuelto más "serios" sobre el escenario y, sin embargo, su público es cada vez más adolescente. Serán las contradicciones del éxito y la fama. 

 
La sorpresa del día la dieron Talisco. Tocaban por primera vez en España, presentando su debut "Run" (2014). Pese a disponer de menos tiempo que otros grupos, salieron a por todas y fueron creciéndose a medida que veían que el público respondía. Complicidad, química, magia. Apenas conocíamos las canciones y, sin embargo, la entrega fue tal que acabamos rindiéndonos a sus pies. Una fórmula sencilla, compuesta de guitarra, batería y un tercer instrumento que podía ser un teclado, una percusión o un bajo, daban forma a melodías contagiosas como las de "Your Wish" o "The Keys". Un directo soberbio que puso patas arriba al PortAmérica. Todo un descubrimiento que seguiremos de cerca en el futuro.

El horario fue bastante injusto con León Benavente. Las 2:25 era ya una hora a la que muchos se habían marchado ya pero, aún así, el público era numeroso y el grupo agradeció el gesto. No cabe duda de que León Benavente son una de las bandas de moda dentro de la escena indie de nuestro país. El éxito les ha llegado tras muchos años batallando en diferentes grupos hasta conseguir algo nuevo y distinto, las canciones de León Benavente. Por supuesto que hay influencias, como ellos mismos reconocen, como las de El Columpio Asesino, en algunos de sus temas, pero han conseguido darle a su música entidad propia. Maravillas como "La Ribera", declaraciones de intenciones como "Ser Brigada" o "Tipo D", o ese retrato de España que es "Gloria": ... De allí salí dispuesto a destruir la mañana,/ en busca de gente que me explicara qué pasa en España,/ por qué nos corroe la envidia,/a santo de qué tanta fiesta/ por qué se intenta evitar todo lo que molesta/ entonces pensé en el fútbol, en la democracia y la siesta/ y en lo que distingue a una persona de una bestia.../ tengo la cara que me merezco,/ tengo el país que me merezco.../Ahora soy feliz ...

Sobre las tablas, su vocalista y teclista, Abraham Boba, se entrega por completo a las canciones en un torbellino de energía y fuerza. Lo suyo es una descarga de rock y autenticidad total. El suyo fue de los mejores directos del día en PortAmérica. Se pasarán todo el verano de gira, y volverán a Galicia el 14 de agosto para tocar en el V de Valarés, así que no se los pierdan. 
 
No se qué tal estuvo el festival el viernes, pero las sensaciones que nos dejó el sábado volvieron a ser buenas, como casi siempre. Nos hubiesen bastado incluso menos grupos en el cartel (vimos 6 de los 9 que tocaban, y además estaban después los dj's), pero está claro que el festival no se resintió de la reducción a dos jornadas. PortAmérica sigue atrayendo a un público que no asiste habitualmente a festivales, y también al que sí lo hace. Lo importante es que, cinco años después, la apuesta de PortAmérica ya se ha consolidado. Nos vemos el año que viene, portamericanos.
 
Todas las fotos del festival en Facebook  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.