Publicidad

3 de agosto de 2015

PortAmérica (sábado 18): un final divino

Después de dos intensas jornadas de música y gastronomía, el final de PortAmérica 2015 estaba cerca. Para aguantar y poder ver a algunos de los grupos que tocaban a altas horas de la madrugada, y teniendo en cuenta las decenas de kilómetros que separaban nuestro lugar de descanso del festival, decidimos hacer acto de presencia en Nigrán un poco más tarde que en días anteriores.

Así, cuando llegamos al recinto Arizona Baby apenas acababan de comenzar su concierto. Ya habían estado en PortAmérica en 2013, dejando muy buen sabor de boca, y ahora repetían con ganas de, al menos, igualar aquel exitoso concierto. Sin duda alguna, una de las grandes bazas del trío es su carismático líder, Javier Vielba, que no dejó de animar al público ni un solo momento. La "psicodelia arizónica" se ganó a un público que coreó "16 Toneladas" (versión de la mítica canción norteamericana "Sixteen Tons"), "Shiralee" o "It Helps If You Sing". Palmas y coros para un directo con el que siempre disfrutamos.

Sin dejar de lado el rock más clásico, The Soul Jacket venían a darnos una lección de soul y blues con ese heredero de Joe Cocker que es Tony López, su vocalista. No sólo parece haber heredado el evidente parecido físico con el cantante, sino que también cuenta con una extraordinarias dotes vocales. The Soul Jacket podrían haberse criado a orillas del Mississippi, sólo que han cambiado el mítico río norteamericano por la no menos mítica ría de Vigo. Los gallegos desplegaron todo su potencial sobre el escenario en canciones como "Brothers", y contaron con la colaboración estelar del locutor de Radio 3 y músico Ángel Carmona, que en la jornada anterior ya se había unido a los Novedades Carminha en el mismo escenario. Rock puro y auténtico.

Mientras terminaban su concierto The Soul Jacket, Pepe Solla se subía con una guitarra al escenario del Showrocking. Claro que no lo hizo solo, ya que le acompañaron dos gallegos tan ilustres como son Xoel López e Iván Ferreiro. Juntos tocaron una de las canciones más conocidas (y queridas por el público) de Xoel, "Tierra". Una vez Solla hubo dejado el protagonismo al dúo, Xoel e Iván improvisaron una mezcla por la que pasaron "Turnedo" y en la que también hubo un guiño a "Diecinueve", de Maga. Fue otro de esos momentazos que nos brinda PortAmérica y que dan ese toque mágico al festival.

Era el turno de Jenny and the Mexicats. Todo un ejemplo de fusión de música mexicana y latina con explosiva y rubia cantante británica al frente. Corridos mexicanos, música de fiesta y notables influencias de bandas como Aterciopelados se daban cita sobre el escenario. Pero el protagonismo absoluto, eso es evidente, recaía sobre la altísima rubia, que también tocaba la trompeta, y cuyos bailes y movimientos encandilaron a más de uno. Difíciles de encasillar en un sólo estilo, es innegable que Jenny and the Mexicats supieron montar una buena fiesta en Nigrán y nos hicieron bailar con temas tan pegadizos como "Me Voy a Ir".

Con Mi Capitán llegaba eso que algunos han dado en llamar "supergrupo". Miembros de Standstill o Love of Lesbian conviven en esta banda de reciente cuño que acaba de publicar su debut. Suenan bien, por supuesto, pero cuando uno viene de grupos tan importantes dentro de la música española, resulta difícil conectar con estas nuevas canciones al mismo nivel que ya nos habían enganchado sus otras composiciones, especialmente cuando uno de esos grupos, Standstill, se encuentra en plena gira de despedida. Se les ve disfrutar sobre el escenario como una pandilla de amigos que han subido a tocar, pero habrá que darles tiempo para ver si buenas canciones como "Es Suave la Voz" van calando entre el público.

Tiempo también para la "parada en boxes" en el Showrocking de Pepe Solla. Siempre tendremos a mano bocadillos, perritos calientes o pizzas, pero ese "algo más" que ofrece PortAmérica hay que aprovecharlo y, al menos, probarlo. Tapas innovadoras, hamburguesas delicatessen y otras opciones gastronómicas que siempre son de agradecer. Más cuando quien las sirve y supervisa, Pepe Solla y su equipo, siempre te dan la bienvenida con una sonrisa.

Llegaba el gran momento del sábado. Neil Hannon y su banda actual se subían al escenario SON Estrella Galicia para hacer un repaso por la carrera de The Divine Comedy. El encantador Hannon echó la vista atrás para deleitarnos con temazos como "Everybody Knows (Except You)", "Becoming More Like Alfie", "Lady of a Certain Age" o "Generation Sex". Mención aparte merece la maravillosa-emocionante-épica (se me acaban los calificativos) "Our Mutual Friend" que, rizando el rizo, incluyó un guiño final al "Chandelier" de Sia. 

Era casi imposible repasar 20 años de trayectoria en poco más de una hora, pero la selección fue bastante acertada. Desde lo más clásico ("National Express") hasta lo más reciente ("Bang Goes the Knighthood", "Assume the Perpendicular") pasando por el ecuador de su carrera ("Absent Friends"). Carismático y haciendo gala de un humor tan británico (Hannon es, sin embargo, de Irlanda del Norte), Neil decía irónicamente: "Vamos a tener un éxito en cualquier momento".

Una verdadera lástima que una gran parte del público no estuviese a la altura de las circunstancias. Apático en su mayoría, parece que al "respetable" le cuesta cada vez más aplaudir en un concierto, cuando el aplauso es ya no un gesto de agradecimiento, sino un signo de educación y respeto hacia el artista. Con todo, fue un concierto emocionante para los que somos sus seguidores.

Aún sabiendo que cualquiera de los siguientes conciertos lo tenía muy complicado en comparación al recital de Hannon, nos acercamos al escenario La Playa de los Ahogados para escuchar a Xoel López. Acompañado de una superbanda entre la que nos encontramos a Miguel Rivera (Maga) o a Charlie Bautista (colaborador de Russian Red o Jero Romero, entre otros), el músico gallego venía a presentar "Paramales" (2015). Con todo, no pudo escapar de temas tan queridos por el público como "Tierra" o "Que No" (de su anterior etapa como Deluxe). También hubo guiño a la "terra galega" con "A Serea e o Mariñeiro", tema compuesto en gallego. Pero sin duda uno de los momentos más especiales fue "Todo Lo que Merezcas", su clásico más reciente, que sonó de cara al final del concierto.

Con todos los pequeños desajustes horarios acumulados, Supersubmarina salieron a tocar más tarde de lo previsto. Repetían también en el festival, aunque en 2013 contaban con la ventaja de tocar el mismo día que Vetusta Morla, grupo con el que comparten más de un seguidor. Esta vez traían nuevas canciones bajo el brazo, las de "Viento de Cara" (2014), un tercer disco estupendo que, injustamente, ha pasado más desapercibido entre los medios musicales que sus predecesores (no así entre sus fans, ya que el álbum lideró la lista de ventas en iTunes en el momento de su publicación). "Algo que Sirva Como Luz", "Viento de Cara", "Arena y Sal" o "Hasta que Sangren" fueron algunos de los temazos más recientes de la banda que sonaron en Nigrán. Aún así, y pese a intercalar algún que otro tema infalible-para-festivales como "Canción de Guerra", el público se resistía lo mismo que con Hannon y costaba arrancar el aplauso.

Pero era una ocasión especial, el cumpleaños de su líder, José Chino, y Supersubmarina no querían conformarse con representar su papel. Así que, ante la adversidad, sacaron pecho y decidieron atacar con la artillería pesada. "Supersubmarina", "XXI", "Hermética", "En Mis Venas" o "Cientocero" sonaron con más rabia y energía que nunca. No hubo más opción que rendirse a sus pies y despedirles con una gran y merecida ovación mientras los jienenses bailaban al ritmo de "Over and Over" de Hot Chip. Dieron la sorpresa del día y un conciertazo de los de quitarse el sombrero. Bravo.

A altas horas de la madrugada les llegaba el turno a Is Tropical. Parece que los británicos van a pasarse casi todo el verano en España, y es que su nombre aparece en casi tantos carteles como el de Dorian. Cuando les vimos el pasado año en el Festival do Norte, el directo del trío contaba con la aparición estelar de Kirstie Fleck, novia de uno de sus miembros, Gary Barber, y voz del mayor hit del grupo, "Dancing Anymore". Ahora, con el tiempo, ella se ha convertido en la principal atracción sobre el escenario y está presente desde el primer momento (y bastante ligera de ropa). Además, canta en la mayoría de los nuevas temas del grupo, como "Crawl", así que su incorporación es ya definitiva.

Es un hecho que todas las miradas se centraron en la figura de Kirstie, sus gestos y sus bailes, mientras sonaban "South Pacific", "Lover's Cave" o "The Greeks". Incluso se atrevió a bajar a bailar entre el público en más de una ocasión para deleite de sus seguidores. "Lies" o "What???" fueron otros de los éxitos que sonaron en PortAmérica, pero ni siquiera "Dancing Anymore" llegó a desatar la locura de su actuación en el Festival do Norte. Fue un buen concierto, pero llegó demasiado tarde y el público ya estaba agotado.

Con ellos cierro esta crónica de lo que dio de sí PortAmérica en este 2015. Una cuarta edición en la que el festival se ha asentado por completo y ha conseguido fidelizar a público, prensa y artistas, haciéndonos sentir a todos el mágico festival como nuestro segundo hogar. Siempre habrá carteles más grandes, festivales más masivos o entornos más paradisíacos, pero PortAmérica ya nos ha ganado. Que la vida te dé todo lo que merezcas, PortAmérica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.