Publicidad

27 de julio de 2015

PortAmérica (viernes 17): un golpe maestro

Sabíamos que el viernes iba a ser el día grande. Pocas bandas españolas son capaces de llenar el Palacio de los Deportes o conseguir llenar durante cinco noches consecutivas una sala como La Riviera en Madrid. Además, la imposibilidad de verles el año pasado no hacía sino aumentar las ganas de escuchar "La Deriva" (2014) en directo. Ese fue, sin duda, uno de los grandes aciertos de la organización, recuperar los nombres de Vetusta Morla, Calle 13 o Niños Mutantes, que el pasado año no pudieron tocar y que llegaban con muchísimas ganas al festival.

Más de 12000 personas se desplazaron hasta Nigrán, sobre todo, para ver a la banda madrileña. Entre ellos, muchos de los que se quedaron sin verles en la anterior edición del festival, fans incondicionales, pero también muchos seguidores de Calle 13. 

Mientras nos íbamos acercando al recinto, comenzaba a sonar "Turn It", lo que indicaba que Neuman ya estaban tocando en el escenario SON Estrella Galicia. "If" (2014) es un discazo, de eso no hay duda, pero ni la hora ni el sol de frente hacían ningún favor al concierto. Quizás con otro horario más adecuado y un poco más de tiempo para el grupo hubiésemos podido disfrutar más y podían haberse explayado con joyitas que por su duración no pudieron incluir como "Kids" o "Battle Starship". Da rabia no haber podido experimentar todo su potencial en directo, pero al menos disfrutamos de temazos como el "Tell You" con el que acabaron su concierto. No estaría nada mal que volviesen al festival en condiciones más favorables.

Tenía muchas ganas de ver a Pasajero sobre un escenario grande en un festival, y lo cierto es que no defraudaron. La banda madrileña se creció ante un público ya numeroso presentando las nuevas canciones de "Parque de Atracciones" (2015), como la que da título al álbum, "Gente Subterránea", "Protégelo" o la coreada "Intocables". A los teclados se estrenaba Javier García, que recoge el testigo del hasta ahora teclista de la banda Eduardo R. Paynter, y su debut no pudo ser mejor. Hubo química con el público y nadie se resistió a cantar "Volverme a Preguntar", "Perdóname" o "Borro Tu Nombre".

"Si fuera por nosotros, nos quedaríamos a vivir aquí", decía el vocalista Daniel Arias antes de dar paso al número final. Y pasó lo que muchos ansiábamos: Jorge González (percusionista de Vetusta Morla) se sumaba a los Pasajero para tocar todo un himno, "Autoconversación". Un clímax total en el que el público también puso de su parte y en el que tanto Josechu Gómez (batería) como el mencionado Jorge lo dieron todo para poner el broche de oro a un concierto impecable. De lo mejor que vivimos en la jornada del viernes. Rasé.

El viernes siguió habiendo sorpresas en el pequeño escenario del Showrocking. Por allí pasó Carmen Johns y también se juntaron Nicolás Pastoriza, Pablo Novoa, Martiño Toro y el propio Pepe Solla que acababan de dar un mini-concierto al tiempo que Pasajero abandonaban el escenario La Playa de los Ahogados. Llegaba entonces el turno de Eladio y los Seres Queridos, otra de las bandas habituales en PortAmérica. Nunca he sido gran seguidor del grupo y, aunque sonaban bien, decidimos hacer el parón para comer en este concierto (en alguno tenía que ser, ya que el ritmo frenético entre ambos escenarios no dejaba ni un minuto del festival sin música en directo). Lo malo es que no se puede estar a todo, así que también nos perdimos la aparición estelar y por sorpresa de Pepe Solla tocando junto a Eladio y compañía. Una lástima.

Los Niños Mutantes tenían muchas ganas de tocar en PortAmérica. Tal y como ellos bien recordaron en un momento de su concierto, era la tercera vez consecutiva que su nombre aparecía en el cartel del festival y por fin podían tocar (en 2013 se cayeron del cartel y en 2014 suspendieron por la tormenta eléctrica). En su repertorio hicieron repaso de algunas de sus canciones más conocidas como "Hundir la Flota", "Errante (Canción Mutante)", "Las Noches de Insomnio", "Náufragos" o "No Puedo Más Contigo". Mención aparte merece ese "Caerán los Bancos" que encantaría al mismísimo Varoufakis.

Los granadinos siempre son un grupo solvente en directo y aportan ese toque de veteranía en la escena independiente española (llevan alrededor de veinte años ya en activo). Se quitaron la espinita de tocar, al fin, en PortAmérica, y el público disfrutó mucho con su directo.

Y si Niños Mutantes tenían ganas de tocar, imaginaos las ganas que tenían Calle 13, después de haber cruzado un océano el pasado año y no poder tocar. La banda portorriqueña, compuesta por cerca de una decena de músicos, salió a darlo todo desde el primer momento. El ritmo frenético de la música y los rapeos de Residente pusieron a bailar y a saltar a todo PortAmérica. Una energía contagiosa que transmitieron en algunos de sus temas más célebres como "No Hay Nadie Como Tú", "Fiesta de Locos" o "Vamo' a Portarnos Mal".

Entre canción y canción, siempre presentes las reivindicaciones de Residente, desde referencias a la Ley Mordaza (que acabaron despertando entre el público gritos de "sí se puede") hasta la historia estadounidense que se enseña en las escuelas de Puerto Rico. Especial protagonismo tuvo su último trabajo "MultiViral" (2014), del que sonaron temas como el que da título al álbum o "El Aguante", que se apoyaron en proyecciones con imágenes de Bush o Stalin, entre otros. El de "Ojos Color Sol" (canción en la que colaboró Silvio Rodríguez) fue un momento especialmente emocionante, cuando todos corearon el tema que Residente dedicó a su hijo.

Los portorriqueños dieron un gran espectáculo y un concierto memorable, de lo mejor que se ha visto en PortAmérica. Dejaron al público extenuado pero feliz. Sin duda estuvieron espléndidos y fueron el mayor estandarte en esta edición de esa vocación con la que nació el festival de tender puentes musicales entre ambas orillas del océano.

Es innegable que después de Calle 13, los Buzzcocks no pegaban ni con cola, pero también lo es que el eclecticismo es una de las principales características de este festival. En un evento así tiene que haber de todo y para todos, y no faltaron seguidores del mítico grupo punk en las primeras filas. Son una de las pocas bandas de punk británico originales en activo, y demostraron su buen hacer sobre las tablas. Especialmente destacable fue su "Ever Fallen in Love (with Someone You Shouldn't've)", probablemente su tema más conocido. Estuvieron bien, aunque muchos ya sólo pensábamos en el regreso de Vetusta.

La expectación era máxima. Por muchas veces que les hayamos visto en directo, Vetusta Morla es de esas bandas que nunca defraudan. Han estado vinculados a PortAmérica desde el principio (no en vano el director del festival es, además, su mánager) y presentes en todas las ediciones, pero el año pasado no pudieron tocar. Iba a ser, por tanto, la primera vez que sonasen en Nigrán las canciones de "La Deriva", su trabajo más reciente.

En un ambiente de penumbra, sin demasiada escenografía de apoyo, y con Pucho uniéndose a las percusiones comenzaba a sonar "La Deriva", que daba título al álbum. Un disco en el que se centró la primera parte del concierto, haciendo repaso por canciones como "Golpe Maestro", "Fuego", "La Mosca en Tu Pared", "Cuarteles de Invierno" o "Fiesta Mayor", que poco a poco fueron alternando con sus clásicos más habituales. Hubo algún pequeño problema de sonido con el que dejó de escucharse a la banda por completo, pero no tardó demasiado en solucionarse.

Los nuevos temas de los madrileños suenan más contundentes si cabe en directo. Probablemente sean los más rockeros de su repertorio, si exceptuamos momentos puntuales como "El Hombre del Saco", que también sonó en Nigrán. Han tenido el acierto de modificar alguna de sus canciones más conocidas ligeramente para no sonar repetitivos, y así "Copenhague" suena como siempre y al mismo tiempo un poco distinta, con ese ...no llueve en Nigrán... en alusión a la lluvia del pasado año. "Lo que Te Hace Grande", "Valiente", "Escudo Humano" o "Saharabbey Road" fueron parte de esos clásicos ya de los conciertos de la banda. Es curioso que decidieran acabar con la maravillosa (para mí una de sus mejores canciones) "Los Días Raros", con la que abrían antes sus conciertos durante la gira de "Mapas".

Si echas un vistazo a las redes sociales, verás todo tipo de opiniones de este concierto. Algunos dicen que no sonaron bien, otros que el sonido era bajo y se escuchaban más las conversaciones de la gente (que por otra parte no entiendo por qué la gente no es más respetuosa con los grupos tanto en salas como en festivales)... Para gustos, colores. Yo lo que vi fueron miles de personas disfrutando y cantando las canciones de uno de sus grupos favoritos. En mi opinión fue uno de los mejores conciertos que he visto de Vetusta Morla (y creo que era la quinta vez que les veía en directo, por lo menos) y de los que más he disfrutado. Para mí estuvieron inmensos y siguen teniendo un enorme potencial en directo.

Después de un derroche de energía así, me quedaban pocas fuerzas para ver a Novedades Carminha. Llamados a ser el relevo generacional de grupos como el que había tocado la noche anterior en Nigrán, Siniestro Total, los gallegos desplegaron su punk desenfadado ante todos los que se quedaron con ganas de más tras el concierto de Vetusta. "Jódete y Baila" o "Juventud Infinita" fueron algunas de las canciones que sonaron en su directo, al que se les unió el locutor de Radio 3 y músico Ángel Carmona cuando ya íbamos abandonando el recinto.

Tuve que renunciar a ver a BFlecha, que tocaba a una hora imposible (las 4:40 de la mañana). Una pena, y ese es uno de los aspectos a mejorar del festival. Al menos si fuese yo, de las 3 en adelante pondría dj's para quienes quieran prolongar la fiesta, pero creo que un directo tan tarde perjudica tanto al artista, que ve cómo poco a poco su público va menguando, como al público, que se va quedando sin fuerzas cuanto más avanza la jornada.

Un día. Sólo quedaba un día para volver a ver al tipo más encantador que jamás se haya subido a un escenario, Neil Hannon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.