Publicidad

22 de julio de 2014

PortAmérica 2014 (viernes): Una retirada a tiempo es una victoria

Climatológicamente hablando, la jornada del viernes pintaba mal. Ya arrancaba con lluvia, y la previsión era que la situación empeoraría de cara a la noche.

Con todo, era probablemente la jornada para la que se preveía una mayor afluencia de público, con nombres como Vetusta Morla, Andrés Calamaro o Calle 13, entre otros. La mayor asistencia, muy superior a la jornada anterior, era evidente viendo la enorme cantidad de coches aparcados de camino al recinto y también la gran cantidad de adolescentes que hacían botellón resguardándose de la lluvia en los soportales de los edificios de oficinas cercanos al festival.

No llegamos a tiempo de ver a los colombianos Mitú, pero sí de ver a sus compatriotas Systema Solar. Ya llovía intensamente, pero durante la actuación llovió a mares. Quien más y quien menos se resguardaba de la lluvia bajo alguna de las carpas de los patrocinadores. Especialmente llena estaba la carpa de Red Bull, desde la que se podía contemplar, aunque de lejos, la actuación de los colombianos en el escenario ABANCA.

Pero sí hubo un puñado de valientes y devotos seguidores de la banda que no tuvieron reparos en mojarse (y mucho) para contemplar al grupo de cerca y bailar con su música. Esa mezcla de cumbia, sonidos latinos y música electrónica, junto a unas bonitas proyecciones y un vestuario muy colorista, hacían de la puesta en escena de Systema Solar una propuesta muy atractiva. Aunque sin duda lo que caracterizó su actuación fueron sus ganas de divertirse y hacer disfrutar al público, que bailó al ritmo de temas como "El Botón del Pantalón". 


Público y organización no tuvieron más remedio que mojarse, pero se lo tomaron con mucho sentido del humor. Systema Solar supieron compensar a los presentes y los hicieron bailar y disfrutar durante todo su concierto.

Mientras tanto, la lluvia no hacía más que intensificarse hasta convertir el terreno en un verdadero barrizal, por el que era cada vez más difícil moverse. Se esperaba la actuación de Nikki Hill sobre el escenario Son Estrella Galicia, pero el tiempo iba pasando y no parecía que fuese a haber concierto. Finalmente, pasados unos minutos de incertidumbre, la organización anunciaba que se suspendían los conciertos del viernes. 

La previsión de tormenta eléctrica para la noche del viernes (cayeron más de 200 rayos en la provincia de Pontevedra) entrañaba un evidente peligro para público, organización y artistas, ante lo que los organizadores decidieron suspender el evento pese al varapalo económico que esto supondría. 

No tardaron tampoco en aclarar que no sólo se devolvería el importe de las entradas para el viernes, sino que también se devolvería la parte proporcional a todos aquellos poseedores del abono. ¿Qué otro festival hace eso? No creáis que debe ser fácil tomar la decisión de cancelar cuando hay ocho grupos que van a poder tocar y hay que pagarles de todas formas sus gastos de desplazamiento y, al menos, una parte de sus cachés (si no al completo, que yo tampoco tengo toda la información de lo que sucede en estos casos). 

Desde el primer momento se pudo gestionar la devolución de las entradas (normalmente en estos casos tienen que pasar al menos unos días para comenzar este proceso) y la organización lo puso todo de su parte para contentar a los asistentes. Y no sólo eso, sino que dando ya por perdida esa jornada, no perdieron un segundo en poner toda la carne en el asador para reanudar el festival al día siguiente.

Camiones de gravilla, maquinaria pesada y un montón de operarios trabajaron desde primera hora del sábado para acondicionar el recinto tras el diluvio de la noche anterior.

Fotografía: Facebook PortAmérica

Un 10 para una organización que no sólo trabajó incansablemente para reanudar el festival en las mejores condiciones, sino que respondió de una manera ejemplar ante el público informando sobre el procedimiento para devolver el importe de las entradas y contestando cada duda y cada comentario en las redes sociales (la organización del Festival do Norte no ha respondido en absoluto ante las críticas de este año). 

Con todo, y aunque me hubiese gustado asistir a la jornada del sábado, no puede uno estar en todas partes y tenía una cita ineludible en Portugal al día siguiente, de la que ya daré cuenta.

Para todos los que queráis saber como transcurrió la jornada del sábado, os dejo un enlace a la crónica de Tanaka Music, que habla de sus impresiones de los conciertos de Love of Lesbian, Nada Surf, Calexico o León Benavente, entre otros.


Un año más, PortAmérica confirma la calidad de su cartel y de la gente que lo organiza, esmerArte, que ha demostrado estar a la altura de las circunstancias cuando han surgido problemas. Un merecido aplauso y todo nuestro apoyo a toda la gente que hay detrás del festival y que consigue que sigamos sintiendo PortAmérica como nuestra casa.


Podéis ver el álbum de fotos del festival en Facebook (iré ampliando estos días)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.