Publicidad

21 de julio de 2014

PortAmérica 2014 (jueves): Malos Tiempos para la Lírica

PortAmérica llegaba a su tercera edición consolidándose como uno de los eventos musicales imprescindibles que se celebran dentro del territorio gallego. Su propuesta de combinar artistas españoles con artistas del continente americano, principalmente, resulta de lo más atractivo tanto para los músicos como para el público. Tras una exitosa segunda edición, a la que asistieron 19000 personas durante los tres días del festival, el cartel de este año reunía a lo más granado del pop nacional (Iván Ferreiro, Vetusta Morla, Love of Lesbian, El Columpio Asesino) junto a una importante representación americana (Calle 13, Andrés Calamaro, Calexico, Nada Surf). 

El panameño Carlos Méndez daba ya el pistoletazo de salida al festival cuando entrábamos en el recinto. Además de inaugurar los conciertos, Méndez estrenaba el nuevo escenario ABANCA, que este año se alternaría con el escenario Son Estrella Galicia. Las protagonistas del concierto fueron las canciones de su segundo disco, "Mar" (2012), que venía a presentar a España. El público a esa hora era todavía escaso, pero poco a poco se iba acercando cada vez más gente.

Vega comenzó su actuación protegiéndose con gafas de sol del molesto Lorenzo que todavía iluminaba PortAmérica. Junto a sus "Wolverines" (nombre con el que ha bautizado a su banda), presentó las canciones de su último trabajo. "El Alud", "Treinta y Tantos", "Que No Te Pese" o "Wolverines", que da título al disco, centraron la primera parte del concierto. La cosa se iba animando y la gente iba uniéndose al concierto a su llegada al recinto. Hubo también algún guiño al pasado con "Mejor Mañana" o "Cuanta Decepción", e incluso una versión de "Eres", de Café Tacvba, que se incluía en su segundo disco, "Circular".

Pero sin duda uno de los momentos más especiales fue cuando apareció Xosé Manuel Budiño para interpretar junto a Vega "Martes", canción de su nuevo trabajo en la que colabora el gaitero gallego. Sin duda fue el primer #MomentazoPortAmérica de esta edición de 2014, junto a un fin de fiesta en el que Vega versionó el "Como Yo Te Amo" de Raphael (recordemos que él también colabora en "Wolverines"), coreado por todos los presentes a pleno pulmón.

Su concierto fue de menos a más y dejó buen sabor de boca entre todos los asistentes. Es justo reconocer que dio uno de los mejores conciertos del jueves y ya esperamos verla actuar de nuevo por tierra gallegas. 

Les tocaba el turno a The Jayhawks que, aunque en un principio pensábamos que actuarían en el escenario ABANCA (porque se preveía que se alternarían ambos escenarios con cada concierto), finalmente se subieron al escenario Son Estrella Galicia tras el concierto de Vega.  Con casi 30 años de carrera a sus espaldas, la banda procedente de Minnesota trajo la música country a PortAmérica. Pese a que nos perdimos parte de su concierto para ir en busca de algo de comida y bebida a los puestos del recinto y gastarnos nuestros primeros Amaros (la moneda oficial del festival a la que pone nombre y cara el hermano de Iván Ferreiro), sí disfrutamos de sus primeras canciones y de un magnífico final con la mítica "I'd Run Away". 

Si os soy sincero, no veía a Sidonie en directo desde la época en la que cantaban en inglés y acababan a menudo sus conciertos en pelota picada. No seré yo quien diga que echo de menos aquello, pero lo cierto es que ese giro al castellano y la búsqueda de un público más amplio ha cambiado la forma en la que afrontan sus conciertos. Convertidos ahora en quinteto sobre el escenario, de ellos se esperaba un concierto divertido, con muchas canciones para corear y dar palmas, y en ese sentido no defraudaron.

"Sierra y Canadá" o "Estáis Aquí" son canciones muy pensadas para ese momento de comunión con el público, lo mismo que lo son las muy coreadas "Fascinado" o esa complicidad que busca "Un Día de Mierda". 

De cara al final de su concierto, se lanzaron a palmear versionando el clásico de The Buggles, "Video Killed the Radio Star", para acabar con la muy celebrada y coreada "El Incendio". No buscan dar más de lo que prometen, pero sí que contentan a sus seguidores con un directo efectivo y un poco populista. Para algunos quizás fuese el mejor concierto de la noche, aunque personalmente yo no coincida.

Y llegaba el que iba a ser uno de los conciertos más especiales del festival. Por irrepetible, por tratarse de un homenaje y por tratarse de uno de los artistas más queridos del panorama gallego. Iván Ferreiro iba a homenajear a Germán Coppini, fallecido el pasado año, interpretando todas las canciones de Golpes Bajos por orden cronológico inverso, es decir, que la última canción en sonar sería la mítica "No Mires a los Ojos de la Gente". Para ello, en el escenario le acompañaban sus habituales Amaro Ferreiro y Pablo Novoa (miembro de Golpes Bajos en su día), Martiño Toro y Luis García, bajista original de Golpes Bajos que volvía a tocar expresamente para este homenaje. 

No será porque no lo anunció a bombo y platillo, que iba a ser una noche dedicada a los temas de esa mítica banda de los ochenta, uno de sus grupos favoritos, que sus canciones no iban a sonar, pero nada. No está hecha la miel para la boca del asno, como dice el refrán y demostró una gran parte del público, pidiendo incasablemente "Turnedo", negándoles el aplauso y abucheándolos a menudo. Para mayor vergüenza, esta gran pandilla de impresentables que en-su-puta-vida-se-han-comprado-un-disco-y-presumen-de-ello, en su mayoría adolescentes (aunque algunos ya no tanto), encontraron un pasatiempo a la medida de sus capacidades intelectuales en la pantalla en la que se proyectaban los mensajes de Twitter relacionados con el PortAmérica. Así que, en lugar de marcharse a dar una vuelta por el recinto, tuvimos que soportar a semejante pandilla tuiteando sus mensajes para verlos en pantalla, sin respetar a los que queríamos escuchar a Ferreiro y haciendo gala en general de una enorme falta de educación y respeto al artista y la banda que tocaban sobre el escenario. 

Pero dónde otros, muchos otros, habrían abandonado y dejado de tocar ante tanta falta de respeto, Ferreiro y los suyos demostraron una profesionalidad y una clase que dejaba a la altura del betún a esa facción más ignorante e irrespetuosa del público. Sólo ellos sabían las semanas o meses que llevaban ensayando esas canciones, adaptándolas a la voz de Iván, planeando un concierto tan especial y un homenaje tan emotivo. Clásicos tan grandes como "Fiesta de los Maniquíes", "Colecciono Moscas", "Malos Tiempos para la Lírica" o "No Mires a los Ojos de la Gente", sonaban de una manera muy especial interpretados por este supergrupo en el que sólo faltó uno de los miembros originales de la banda, Teo Cardalda.

A Pablo Novoa se le veía entusiasmado, dándolo todo en la percusión, como a todos los miembros de la banda, conscientes de que aquel era un concierto irrepetible y nadie iba a estropearles su noche. Los que ibamos dispuestos a escucharles presenciamos un gran concierto, pero sí que es cierto que hubiésemos disfrutado mucho más sin la presencia de esos que se hacen llamar fans y que no hacen más que abuchear e increpar al artista en cuanto no les da exactamente lo que les pide.

Con todo, consiguieron que las canciones de Golpes Bajos fuesen las protagonistas de la primera jornada del festival. A modo de colofón, una reverencia de todos los miembros de la banda sobre el escenario que supo a agradecimiento a todos aquellos que aplaudimos y escuchamos sus canciones, y a un que-os-den-por-ahí elegante y con clase a todos aquellos que no supieron estar a la altura de las circunstancias. Chapeau.

Triángulo de Amor Bizarro demostraron su buen estado de forma con una descarga electrizante en toda regla. Llamadlo shoegaze, post-punk o noise rock, pero aquí la actitud punk es la protagonista. Si bien he de reconocer que no soy fan devoto de la banda, hay que reconocer su talento y la energía de su directo. Sonaron muy bien, mejor de lo que esperaba recordando su atronador paso por el Festival do Norte hace unos años. 

Especialmente celebrados por un servidor y la mayoría del público son esos hits que canta Isa. De "El Fantasma de la Transición" a "Estrellas Místicas", pasando por "De la Monarquía la Criptocracia", estas canciones son ya casi himnos de la escena indie nacional. 

Vencieron y convencieron, que se suele decir. Era el último de los conciertos antes de dar paso al dj set de 2ManyDjs y Meneo, y eso se notó. Una buena parte de los presentes abandonábamos el recinto para recorrer ya el camino de vuelta a casa. 

El viernes prometía ser uno de los días de mayor asistencia con Vetusta Morla, Calle 13 y Andrés Calamaro, entre otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.