Publicidad

10 de mayo de 2014

Una de cine: "Footloose" (1984)

Hace unas semanas veíamos cómo Kevin Bacon rendía homenaje a la mítica película de los 80, "Footloose", en el show televisivo de Jimmy Fallon. Lo mirábamos con envidia, comprobando cómo sigue manteniéndose en plena forma a sus 55 años, y con mucho sentido del humor para auto-homenajearse.

Y es que el pasado 17 de febrero se cumplieron 30 años desde el estreno de "Footloose" en 1984.  Todo un éxito de taquilla que recaudó 10 veces lo que había costado hacerla sólo en EEUU, convirtiéndose en una de las películas más taquilleras del año. Un año, 1984, en el que se estrenaron otras películas míticas como "Indiana Jones y el Templo Maldito", "Gremlins", "Cazafantasmas", "Superdetective en Hollywood" o "Terminator", entre otras.

Puede que "Footloose" no haya alcanzado por aquí (digo por aquí porque se ha llegado a hacer un musical tanto en Broadway como en el West End londinense) el estatus de culto que tiene gran parte del cine fantástico de los ochenta o las películas de John Hughes, pero lo cierto es que tiene un encanto del que carece la mayor parte del cine hoy día, especialmente el cine orientado al público más joven y adolescente.

Para quienes no conozcan la historia, "Footloose" cuenta la llegada de Ren (Kevin Bacon), un forastero venido de la ciudad, a un pequeño pueblo en el que se han prohibido el baile y la música rock. Puede parecer un argumento muy de los ochenta, un poco naïf si queréis, pero lo cierto es que se basa en cierto modo en hechos reales. En 1980, la comunidad religiosa de Elmore City (Oklahoma) había prohibido el baile hasta que, un día, los chicos del instituto se empeñaron en tener su baile de promoción (la mítica noche de prom que tienen los americanos).

Una de las claves del éxito del film fue el carisma de su protagonista, Kevin Bacon. Aunque sólo tenía 25 años, Bacon ya había aparecido en películas como "Viernes 13" (1980) o la genial comedia de culto "Diner" (1982), en la que coincidió con otro jovencísimo Mickey Rourke. Ese aire despistado, el look despeinado y ese toque rebelde le dieron al personaje el toque justo, al que se sumó la química con la chica protagonista, Lori Singer.

Hermana de Marc Singer, el mítico protagonista de la serie original de "V", Lori era conocida por ser una de las protagonistas de la mítica serie "Fama". "Footloose" era su debut en la gran pantalla y fue el comienzo de una carrera breve e irregular, cuyo último papel destacable fue el de actriz secundaria en "Short Cuts" (1993), de Robert Altman.

Pero también tenemos entre el resto del reparto destacadas apariciones, como la de Christopher Penn (hermano de Sean Penn) o Sarah Jessica Parker, años después inexplicablemente exitosa con la insulsa serie "Sexo en Nueva York". No nos olvidamos tampoco de los padres de Singer en la ficción, John Lithgow (también conocido como el padre de Barney Stinson en "Cómo Conocí a Vuestra Madre") y Dianne Wiest, que luego se convertiría en actriz fetiche de Woody Allen, protagonizando, entre otras, "Hannah y Sus Hermanas" (1986).

Además de todo esto, tenemos una banda sonora que incluye el tema que da título a la película, "Footloose" (y que suena tanto en los créditos como en la mítica secuencia final del baile), de Kenny Loggins, y la mítica "Holding Out for a Hero", de Bonnie Tyler, que suena durante la secuencia de la carrera de tractores.

Por todo lo anteriormente dicho y algún detalle más que aparece en la película (Bacon menciona "Matadero Cinco", de Kurt Vonnegut, uno de mis libros favoritos), os recomiendo que veáis esta película, de una época en la que no todo era cine de superhéroes y remakes en la cartelera (huid, por cierto, del remake que se hizo en 2011, tiene toda la pinta de ser un despropósito).

No será una obra maestra, pero es buen entretenimiento, puro y duro.


Mañana domingo, a las 13:30, se emite en el canal Paramount Channel


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.