Publicidad

26 de mayo de 2014

Bodas de Plata: Pixies - Doolittle (1989)

Es innegable que los Pixies están de plena actualidad. Razones no faltan: su próximo paso por España y Portugal con motivo del festival Primavera Sound; su nuevo disco ("Indie Cindy"), el primero en 23 años y sin su bajista original, Kim Deal; la incorporación a la banda de Paz Lenchantin; o, por qué no, la aparición del tema "Gigantic" en el nuevo anuncio del iPhone, promocionando todo un surtido de aplicaciones audiovisuales para el terminal.

Entre todo este cúmulo de circunstancias, hay una que ha pasado bastante desapercibida y que es el 25 aniversario de la publicación de "Doolittle" (1989), uno de los discos más conocidos e influyentes de la banda. 

Tras publicar su primer LP, "Surfer Rosa" (1988), con una gran acogida por parte de la crítica pero que no fue en absoluto un éxito de ventas, Black Francis comenzó a componer nuevas canciones durante la gira europea de los Pixies con los Throwing Muses. Entre concierto y concierto, el grupo comenzó a grabar demos de aquellas canciones hasta meterse en el estudio para grabar con Gil Norton, que había producido por entonces los últimos trabajos de los Throwing Muses y que produciría los siguientes discos de los Pixies, incluso el álbum que publican este año. 

Norton consiguió que Francis aceptase parte de sus sugerencias musicales, aunque en el fondo le reventaba y le frustraba cambiar casi cualquier cosa de sus canciones. Una de las anécdotas que se cuentan de su relación es que Francis llevó a una tienda de discos a Norton, cuando éste le había sugerido que las canciones fuesen más largas. Francis cogió un álbum de grandes éxitos de Buddy Holly, en el que todas las canciones duraban alrededor de 2 minutos, y le dijo: "Si es suficientemente bueno para Buddy Holly..."

Las razones de la influencia posterior de "Doolittle" tenemos que buscarlas, por supuesto, en sus canciones. "Debaser", que abre el disco con el inconfundible bajo de Kim Deal sonando, está inspirada en la película "Un Perro Andaluz", de Buñuel y Dalí. Concretamente, en la perturbadora escena del ojo y la navaja (Got me a movie/ I want you to know/ slicing up eyeballs... don't know about you/ but I am un chien andalusia...), de la que consigue extraer una gran canción de rock. Canciones oscuras como "I Bleed" (...and all the while/ as vampires feed/ I bleed...), con las voces de Francis y Deal al unísono hablando de sangre, vampiros y del miedo en general; la experiencia de lanzarse al mar dentro de un coche que nos cuenta "Wave of Mutilation", la sofocante y distorsionada "Dead" o incluso "Monkey Gone to Heaven", conforman ese lado más oscuro del disco, más perturbador y a menudo surrealista.

El contrapunto lo ponen los temas más "comerciales" y amables, como "La La Love You", cantada por el batería David Lovering, o esa inusual y divertida declaración de amor que Tom Hansen le hacía en un karaoke bastante indie a Summer Finn en "(500) Days of Summer", "Here Comes Your Man". Además de todo ello, tenemos temas directamente inclasificables como la muy punk "Crackity Jones".

En definitiva, y sobre todo si vais a acudir a alguna de las ediciones del Primavera Sound, no está de más repasar un clásico indiscutible del rock alternativo como "Doolittle", del que seguro caerá más de un tema en sus próximos conciertos.

Pixies tocan el viernes 30 de mayo en el Primavera Sound de Barcelona y el 6 de junio lo harán en el Primavera Sound de Porto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.