Publicidad

20 de noviembre de 2013

Iván Ferreiro, Pazo da Cultura, Pontevedra, 16-11-13

Si hablamos de gallegos ilustres dentro del panorama musical de nuestra tierra, está claro que Iván Ferreiro se llevaría la palma. Si hablamos de los artistas más queridos, también saldría ganando. Lo demostró en sus dos conciertos de presentación de su nuevo disco en Santiago y Pontevedra, en los que agotó todas las entradas.

Puede parecer extraño que Iván no escogiese la ciudad de Vigo para presentar nuevo trabajo, más teniendo en cuenta la amplia oferta de recintos y auditorios de que dispone la ciudad olívica, pero lo cierto es que la acústica del pontevedrés Pazo da Cultura es espectacular.

Mientras seguía entrando la gente, Nicolás (que ahora prescinde del apellido Pastoriza en este nuevo proyecto) presentaba "Poetas y Motocicletas", producido por el propio Iván Ferreiro. Temas muy apropiados como "La Canción del Telonero", "Hoy Le Disparé al Presidente" o "Ojos Gris Metalizado" sirvieron al ex-líder de La Marabunta para entretener al personal ya sentado, al tiempo que muchos buscaban a oscuras sus butacas.

A eso de las 10 de la noche, Iván Ferreiro salía a escena con su banda actual, entre los que se encontraban el siempre presente Amaro, su hermano, y otro gallego ilustre, Pablo Novoa (Golpes Bajos, La Marabunta), dos de los grandes responsables del sonido del artista de Nigrán.

Pocos (quizás ningún otro) artistas se atreverían a quemar su primer cartucho con un himno como "Turnedo" (buena parte de los gallegos nos la sabemos mejor que el propio himno, no os quepa duda). Empezando tan arriba iba a ser complicado mantener el nivel, pero Iván y su banda lo lograron. Siguieron con fuerza con "Abrázame", versión de un tema de Julio Iglesias, para a continuación pasar a presentar su nuevo trabajo.

Iván pidió disculpas con antelación: "Os van a faltar temas, ya lo sé"; para a continuación anunciar que "Val Miñor - Madrid: Historia y Cronología del Mundo" (2013) iba a ser el protagonista del concierto, como ya esperábamos. Comenzaron a interpretar el disco por orden cronológico. Primero llegó "El Bosón de Higgs", para pasar luego al pop bailable de  "Pájaro Azul" y a la contagiosa y coreada "Bambi Ramone". No era, sin embargo, el objetivo de Iván olvidarse del pasado, y desde ese momento fueron alternando temas nuevos con clásicos del repertorio de Iván como "Me Toca Tirar", olvidándose prácticamente de las canciones de "Picnic Extraterrestre" (2010) y "Mentiroso Mentiroso" (2008), del que sí tocaron "Jet Lag" y  "N.Y.C.".


Tal y como dijo el propio Iván, hay que reconocer que el Pazo da Cultura "suena de miedo". Un lugar ideal para un concierto especial, que nada tiene que ver con tocar en una sala, y que sirvió de tarjeta de presentación para el que quizás sea el mejor disco de Ferreiro desde su debut, "Canciones para el Tiempo y la Distancia" (2005). "Si con esta no os levantáis, ya no sé qué más podemos hacer", dijo Iván antes de interpretar la espléndida y positiva "Cómo Conocí a Vuestra Madre", poniendo al público en pie y bailando. A ella le siguieron "Tristeza", ese peculiar dueto consigo mismo, y "Alien vs Predator", en el que tuvo que hacer doblete al no estar presente Julieta Venegas.

No podían faltar tampoco el single, "El Dormilón", u otros temas destacados de este nuevo trabajo como "Pandelirios", "Twins Peaks" o "Una Inquietud Persigue Mi Alma", que cerraron el primer acto del concierto.

Tras la aclamación popular, Ferreiro volvió para sentarse en el piano e interpretar el primer bis en solitario. Nos dio a elegir entre tres canciones para versionar una de ellas a votación popular. Las candidatas fueron "Leñador y la Mujer América", de Zahara, "Tierra", de Xoel López, y "Vidas Cruzadas", de Quique González. Aunque en un primer momento Iván se decidió por la canción menos votada, la de Zahara, pronto se preguntó "¿Y por qué no las tres?", dejando así satisfechos a todos los sectores del público.

Después de volver a desaparecer entre bambalinas, Iván volvió junto a su banda para echar un vistazo al pasado. Sorprendió a todos interpretando "Años 80", de Piratas, uno de los temas más coreados de la velada, y tampoco se olvidó de su aclamado debut con "Canciones para el Tiempo y la Distancia" o la mítica "El Viaje de Chihiro".

Creo que ha sido la cuarta vez que he visto a Iván en directo, y sólo puedo decir que esta ha sido la más especial. Ha influido el lugar, por supuesto, pero también su estupendo nuevo disco y los grandes músicos y amigos de los que ha sabido rodearse (su banda nunca había sonado tan bien). Dos horas de concierto en las que demostró sentirse mejor que nunca y volver a su etapa más positiva bajo la producción de Ricky Falkner (Standstill) en su último trabajo.

Pocos artistas gallegos pueden presumir de llenar en cada concierto (lo hicieron en Santiago, lo hicieron en Pontevedra y lo han vuelto a hacer en Madrid) y mejorar su directo con el paso de los años. Como el buen vino, Iván sigue mejorando con el tiempo, y puede presumir de ser uno de los más grandes artistas de este país. Made in Galicia, para más señas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.