Publicidad

22 de julio de 2013

PortAmérica 2013 (jueves 18 de julio): Editors conquistan PortAmérica

Teníamos marcadas las fechas en nuestro calendario desde hacía semanas. Los días 18, 19 y 20 de julio tendría lugar la segunda edición del festival PortAmérica en Nigrán, al sur de Pontevedra, uno de los acontecimientos musicales más grandes del verano en Galicia.

Los que no habíamos asistido a la primera edición (coincidió con la presencia de una de mis bandas favoritas en el país vecino) llevábamos en la cabeza la idea de que Porto do Molle estaría prácticamente a pie de playa. No era así, claro, y algunos hicimos el primer día la ruta por carreteras secundarias esperando vislumbrar un escenario cerca de la arena. El festival está ubicado en la naturaleza, sí, pero Porto do Molle es el nombre que recibe el polígono industrial en el que se ubica el recinto.

Una vez dentro, las dimensiones del festival sorprenden. Probablemente se trate de uno de los recintos más grandes habilitados para un festival de música en Galicia. Y, teniendo en cuenta que hay espacio para ampliar, no parece que vaya a estancar su crecimiento en los próximos años.

El "marrón" de abrir el festival y ser el primero de la tarde en tocar recayó en el asturiano Sethler. Un honor, sí, pero también una dificultad añadida, más saliendo él solito al escenario. Probablemente con una banda detrás, la cosa hubiese mejorado bastante, pero tampoco hubo queja. Durante unos 30 minutos (más o menos), presentó las canciones de su disco de debut, "Batalla" (2012), entre las que cayeron temas como "Míranos". "Ni siquiera mi abuela sabe pronunciar mi nombre", decía el cantante. Aún así, el escaso público presente en las primeras filas acabó coreando "Qué Vas a Hacer", logrando así el primer momento de química con el público de PortAmérica 2013. Corto, pero muy bien.

El tiempo acompañaba y el sol invitaba a darse un paseo por el recinto. Muchos puestos de comida y cocina creativa a muy buen precio (por un par de euros podías probar un pincho innovador, una empanadilla del tamaño de la palma de tu mano o un buen bocata de jamón), aunque pocos puestos que no fuesen de hostelería. Apenas había dos o tres, uno con merchandising de algunas bandas (camisetas, principalmente) y algún otro de artesanía. 

Siguiendo el horario establecido, el hermanísimo de Iván y el hombre que dio nombre a la moneda del festival, los "amaros", salía a escena acompañado de otro guitarrista. Amaro Ferreiro interpretó canciones como "Bambi Ramone" (que aparecerá en el próximo disco de Iván), "Música de Contrabando" o "N.Y.C." (compuesta por Amaro, pero del repertorio de Iván Ferreiro, también). Después del concierto tranquilo de Sethler, hubiese venido mucho mejor algo más animado, y las canciones de Amaro no ayudaban a conectar. En opinión de un servidor, el escenario se le quedó grande.

Más acertada fue la iniciativa de Fon Román de juntarse con algunos miembros de Los Coronas. No es habitual su presencia en festivales (recuerdo que hace unos años se subió al escenario del Cultura Quente para colaborar con Zahara), pero con PortAmérica hizo una excepción. Además de canciones de "Entretelas" (2011), como "Mis Movimientos", "Dos Elevado a Uno" o "De Romper", no faltaron temas de su debut en solitario como "Colegio Vacío", "Dosis" o "Canción Positiva". Pese a que el público todavía no era demasiado numeroso, Fon Román y los suyos fueron los primeros en recibir una merecida ovación del público.

Siempre hay alguna presencia inexplicable (y no me refiero a fantasmas) en el cartel de todo festival. En este caso, esa presencia fue la de Sala & The Strange Sounds. No es mi intención ofenderles, pero bandas como la suya abundan por toda nuestra geografía. Rock simplón y modernillo, pero falto de personalidad. Ni les conocía nadie antes ni creo que nadie les recordase al término de la jornada. Si su único mérito es haber versionado "Yes Sir, I Can Boogie" con parte del dúo Baccara, me parece que no es suficiente. Creo que hay muchas otras bandas tanto nacionales como gallegas que se merecen mucho más tocar en PortAmérica.

A Los Coronas les tocaba calentar el ambiente antes del plato fuerte del día (Editors, of course). "Surf Music Spanish Style", como ellos mismos dicen en su web o, lo que es lo mismo, rock instrumental con ecos de Tarantino, spaghetti western e incluso pasodobles eléctricos. Son buenos en lo que hacen, aunque en algunas ocasiones tiraron de populismo versionando temas como "Paquito Chocolatero" o "Tengo el Corazón Contento". El mundo festival y el mundo verbena se cruzaron sobre el escenario, y los Editors debían de estar flipando si presenciaron el concierto. Estuvieron bien, pero les recuerdo mejores conciertos a su paso por festivales como el Cultura Quente.


No cabía duda de que los Editors eran los cabezas de cartel de la jornada. Las miles de personas que se acercaron el jueves a Nigrán vinieron prácticamente a la hora de su concierto, bien entrada la noche. La presencia de los británicos (por primera vez en Galicia), era una de las grandes bazas del cartel y razón suficiente para estar el jueves en PortAmérica.

Tom Smith, su carismático líder, se subió al escenario sabiéndose la estrella de la noche. Comenzaron interpretando temas de su último e irregular disco, "The Weight of Your Love" (2013), pero escogieron bien los temas. El primero en sonar fue "Sugar", canción que recuerda a la oscuridad electrónica que abrazaron en su anterior disco, para seguir con "A Ton of Love", en la que Smith emula al líder de U2 repitiendo "Desire" en el estribillo. La atención se centraba en el cantante y sus poses, a medio camino entre las de Dave Gahan y Enrique Bunbury. No cabe duda de que Smith es un animal de escenario, y así lo demostró, animando al público al grito de ¡PortAmérica!

No se hicieron de rogar para presentar sus temas más conocidos. Pronto sonó la maravillosa "Smokers Outside The Hospital Doors" y el público se rindió a sus pies. Cosa que volvió a suceder con otros de sus clásicos como "The Racing Rats", "Munich" o "Bullets", que propiciaron momentos mágicos en el festival. "Formaldehyde", de su nuevo disco, sirvió para tender un puente de nuevo entre su presente y su pasado más reciente y oscuro, interpretando "In This Light and On This Evening" y "Eat Raw Meat=Blood Drool". Llevaban ya una hora de concierto y parecía que, por mucho que nos fastidiase, la cosa iba tocando a su fin.

Para acabar, Editors se despidieron con el ritmo frenético de "Papillon", un tema muy en la onda de Depeche Mode y perfecto para poner el cierre a un concierto redondo. Tienen fama de poco agradables, pero nada más lejos de la realidad. Muy agradecidos, Tom Smith y los suyos se despedían del público habiendo conquistado un nuevo continente, PortAmérica.

A los portugueses The Gift no les vino nada mal salir al escenario después de Editors. Los británicos habían dejado al público "bien calentito" y mucho se tenían que torcer las cosas para que The Gift no diesen un buen concierto. Arrancaron con una de sus canciones más conocidas, "Music", a la que siguieron los temas más populares de "Explode" (2011), "Made For You" y "RGB". Enseguida volvieron a conectar con el pasado e interpretaron "Driving You Slow", "Question of Love" o "OK, Do You Want Something Simple", temas que el público siempre espera escuchar en sus conciertos. Viendo al público receptivo incluso se atrevieron con el larguísimo "The Singles" (11 minutos), antes de terminar con "In Repeat".

Pese a repetir prácticamente al dedillo el repertorio de su concierto en Vigo Transforma 2011, el éxito no fue el de aquel show. Fue un gran concierto, sin embargo, y la química entre la banda y el público gallego fue evidente. Su puesta en escena colorista y su energía se contagiaron a los allí presentes y cerraron exitosamente la primera jornada de PortAmérica 2013.

Eran casi las 4 de la mañana ya y tocaba emprender el regreso a casa. Buenas sensaciones dejaba la primera jornada de PortAmérica, con algunos conciertos memorables, buena afluencia de público y una gran organización (horarios puntuales, buen ambiente y respeto entre los asistentes, entre otras cosas). Quedaban dos días por delante y las cosas sólo iban a mejorar, aunque eso todavía no lo sabíamos...


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.