Publicidad

18 de junio de 2013

Igloo - El Conjunto Vacío (2013)

Hace algunos años, surgía en la localidad gallega de Caldas de Reis (famosa por albergar el ahora tristemente extinto festival Cultura Quente) una interesante banda que respondía al nombre de Overlook. De aquel  grupo pop con tintes electrónicos salieron dos bandas relevantes en el panorama musical gallego: Nadadora, en la que militaba Montxo Couselo (teclista), e Igloo, proyecto encabezado por Beni Ferreiro (voz y guitarra), que es el que hoy ocupa estas líneas.

De esa banda en constante mutación (por ella han pasado miembros de Deluxe o The Blows), nos llega ahora su cuarta referencia, "El Conjunto Vacío" (Ernie Records, 2013).

Sorprende, en primer lugar, su presentación. El álbum viene acompañado de la portada, contraportada y lomos del disco en forma de pegatina, además de la bandeja para un segundo cd que nos prometen para 2014 y que completará esta obra. Para que no nos volvamos locos con este kit al más puro estilo sueco de "hágalo usted mismo" sin hoja de instrucciones, la banda ha difundido a través de YouTube un didáctico vídeo en el que muestran el correcto montaje del disco.


Pero vayamos a lo musical. "El Conjunto Vacío" sigue la línea de su anterior trabajo, "Infinito 3" (2011), aunque sus canciones son mucho menos inmediatas que las de su predecesor. Exceptuando quizás "Han Solo", single de adelanto del disco, un homenaje al mítico personaje que encarnó Harrison Ford, y probablemente la primera canción con la que uno se queda al escuchar el disco, las canciones de "El Conjunto Vacío" son más complejas y variadas que en anteriores trabajos del grupo.

Por decirlo de alguna manera, estos Igloo contienen a todos los Igloo de los anteriores discos. "La Máquina de Fabricar Relámpagos" recuerda, en cierto modo, a ese primer disco homónimo de la banda en 2005, mientras que "Mi Gran Evasión" puede evocar el estilo más directo de su segundo trabajo, "La Transición de Fase" (2009), mucho más rockero. Con las escuchas ganan temas como "Halloween vs Samaín", que puede ser un verdadero pelotazo en directo, "Sinatra" o la épica "HADA".

Una de las sorpresas son las baladas del disco. "Todos los Días Amanece", de esperanzador título, se mueve entre la nostalgia de tiempos mejores y el habernos dado cuenta de que sólo estamos de paso. Pero también hay una "Canción para el Fin del Mundo", con arreglos de cuerda, que insiste en la idea de que incluso un apocalipsis se vive mejor de manera compartida.

Reencuentros ("Todo") y desencuentros ("EX") son también objeto de las letras de Igloo, que manejan tanto referencias musicales icónicas ("Sinatra") como referencias cinematográficas, en especial con cierta atracción hacia el cine de ciencia ficción y la serie B ("Han Solo" o "Halloween vs Samaín" son buenos ejemplos).

Si Igloo han llegado hasta aquí, después de tantas idas y venidas de miembros de la banda, es porque han logrado construir un proyecto sólido, cimentado en la experiencia de todos los que han pasado por el grupo y con la única pretensión de hacer buenas canciones. Que no es poco.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.