Publicidad

13 de mayo de 2013

Pasajero + Los Septiembre, Samá Samá, Vilagarcía, 10-05-13

Se entiende por "concierto fantasma" aquel que, tras promocionarse a bombo y platillo e incluso a veces vender entradas, no llega a celebrarse. Pero, ¿cómo llamaríamos a un evento en el que se produce justo lo contrario, es decir, un concierto que sí llega a celebrarse pero que a duras penas se ha promocionado? ¿Concierto secreto? Este fue el caso del concierto que se celebró el pasado viernes en el Samá Samá de Vilagarcía. Promotora y grupos promocionaron el concierto a través de sus respectivas redes sociales, pero esa promoción se mostró totalmente insuficiente dada la total falta de carteles por las calles (en pleno siglo XXI sigue siendo quizás la fórmula más eficiente de promoción) y la falta de información ofrecida por la sala (ni un cartel en la puerta, ni los nombres de los grupos apuntados en una pizarra, por no saber, no sabíamos ni cuánto iba a costar la entrada).

Sobre las 11 de la noche (hora que conocimos a través de las redes sociales) nos plantamos en el Samá Samá. Un chico apareció y nos dijo que tardarían sobre media hora en empezar, aunque sin darnos información alguna sobre el concierto (seguíamos sin saber nada del tema entradas, y a mí, supuestamente, me había tocado una invitación por parte de la propia sala a través de su Facebook). Volvimos a las 11 y media como clavos. No había nadie en la puerta vendiendo entradas, pero tampoco había una sola indicación de que allí fuese a celebrarse un concierto. Cuando vimos los intrumentos, pudimos confirmar que música en directo iba a haber. Dimos por supuesto que la entrada era gratuita, aunque no tiene mucho sentido que se sorteen invitaciones para un concierto con entrada libre, ¿no?

El local estaba prácticamente vacío. Si contamos a los miembros de ambos grupos (que suman 8), a los trabajadores del local (2), al manager, a las "groupies" y a los pocos que, parece ser, supimos del concierto, apenas habría 20 personas, y la cifra no creció durante la noche. 

Los vigueses Los Septiembre fueron los compañeros de Pasajero a su paso por Galicia. Iban a acompañarles al día siguiente en La Fábrica de Chocolate en Vigo (aquí sí que se vendían entradas, anticipadas incluso), y también les apoyaron a su paso por Vilagarcía de Arousa.

Los Septiembre presentaron "Traiciones y Contradicciones" (2013), un doble EP que acaban de publicar repleto de buenas canciones pop. Temas como "Decidir", "La Fiesta", "Domingo Sideral" o "Mentira" (cantada por el bajista, con muy buena voz, por cierto) se alternaron con "Cajas Amarillas" o "Tiempos de Baile", de su EP "Canciones de un Fin de Semana" (2011). Buenas melodías y buen directo en el que la forma de cantar de Celso Alonso a menudo recuerda, a veces demasiado, a la voz de Miguel Rivera (Maga). Treinta minutos que dieron paso a la llegada de Pasajero. 

Hace unos meses ya dije que "Radiografías", su primer disco, situaba a Pasajero como una de las bandas que se convertirán en la gran revelación de este 2013. Sin embargo, la casi nula promoción del concierto impidió que se acercase más gente a verles. Un ambiente muy íntimo, por el escaso público, pero que no impidió la entrega del grupo lo mismo que si hubiesen asistido cientos de personas.

Pasajero tienen muchas tablas. Llevan años tocando en distintos grupos (Zoo o Nudozurdo, entre otros), y eso se nota en directo. Suenan contundentes y directos, y en vivo sus canciones ganan mucho. Si ya suenan bien en el disco canciones como "Platos Rotos" (una de mis favoritas), "Accidentes" o "Volverme a Preguntar", en directo uno se da cuenta de lo grandes que son. Combinan además a la perfección ese aspecto pop con canciones de rock enérgicas en las que tanto pueden recordar un poco a Radiohead ("El Pozo y el Péndulo")  o liberar su rabia punk ("Borro Mi Nombre"). Canciones que uno no puede evitar corear como "Mañana", "Tu Circo" o "Autoconversación", con la que da gusto acabar un concierto (... eso es que estás vivo/ en la sala de espera con los valientes/ que perdieron el equilibrio... y lo demás no importa...).

Tocaron práctimente todo el álbum, incluso creo recordar que hubo un tema nuevo por el medio, y demostraron una profesionalidad absoluta dándolo todo para los pocos que nos acercamos a verles, tocando algo más de una hora. Se tomaron con humor la escasa asistencia y dieron uno de los mejores conciertos que recuerdo en la ciudad (curiosamente, he ido a un par de conciertos más hace años en la sala y con más público, pero este ha sido el mejor).

Es una lástima que no gozasen de un mayor público, lo merecían, y es curioso que en una ciudad en la que esta semana se va a celebrar uno de los pocos festivales que resisten en la comunidad gallega, todos esos llamados "indies" no se desplazasen (o no se enterasen de ello) a verles en directo. Personalmente, creo que ha sido esa falta de publicidad e información la que ha impedido la presencia de un público más numeroso. Lo que da pena es que los grupos lleguen a pensar que quizás no les compense pasarse por la ciudad.

Y estoy seguro de que hay un público. Siempre lo ha habido, pero ese público necesita que se les informe de que se hacen conciertos. ¿De qué sirve que toquen los Rolling en tu pueblo si no se lo dices a nadie?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.