Publicidad

9 de abril de 2013

Rusos Blancos - Tiempo de Nísperos (2013)

Tan sólo dos años después de debutar con "Sí a Todo" (2011) y aquel hit indie-pop que era "Supermodelo" (...nosotras no llevamos chándal...), los madrileños Rusos Blancos vuelven con "Tiempo de Nísperos" (Ernie Records, 2013), todo un tratado sobre rupturas sentimentales y el amor en tiempos de crisis. Tras la producción nos encontramos a todo un clásico dentro del indie español de los 90, Paco Loco, y el disco ha sido masterizado por el ex-Surfin' Bichos, Joaquín Pascual.

En este "Tiempo de Nísperos", la banda deja su marca personal, un sonido que les acerca a bandas como La Costa Brava (no en vano Iván Jávega, uno de sus miembros, tocaba con aquel grupo y sigue haciéndolo con Francisco Nixon). Un disco que arranca con una historia de amor surgida en una clínica de venéreas, "Dudo que el Amor Nos Salve": ...y aunque ya es tarde/ para que el amor nos salve...ya no puedo esperar/ para volver a enamorarme... para volver a equivocarme). Se trata, sin duda, de uno de los puntos álgidos del disco, en el que caben títulos tan brillantes como "Baile Letal 3" u "Orfidal y Caballero", que esconden letras sobre una tristeza que ya forma parte de uno mismo (...soy un hombre triste...) o la dificultad de competir con todos los ex-novios de tu pareja (como si de Scott Pilgrim se tratase) sobre una pista de baile (¿soy el único al que hay algo de esa canción que le evoca a "Vacaciones en el Mar"?).


No son las únicas razones para acercarse a este "Tiempo de Nísperos". Están el que se pone muy pesado hablando sobre la chica que le ha dejado ("Hogareña") o el pesimista que ha perdido la capacidad de disfrutar de las pequeñas cosas de la vida (...tengo tanto miedo a perderte que no soy feliz cuando estoy contigo... canta Manuel Rodríguez en "Oro, Disfruto"). 

También hay espacio, ojo, para la sensualidad en la intimidad de la alcoba ("La Playa de los Locos") y para cantarle a las desdichas de un chico enamoradizo que se siente traicionado y no sabe encajar la derrota (...escribí "puta" en tu puerta/ pero tú sabes que quería decir/ "te quiero"... dice la letra de "Bonito Cortejo"). Alguien que comienza a preguntarse, como hacía Rob, el protagonista de "Alta Fidelidad", por qué sus parejas siempre acaban dejándole en "Se Me Enamoran" (...se enamoran de mí, pero a ninguna le dura...). Una serie de defectos que uno puede querer cambiar, o no, pero los acepta, y que se resumen en "Algunas Cosas Acerca de Mí que Aprendí Estando Contigo".

Con "Tiempo de Nísperos", Rusos Blancos se convierten en trovadores del amor en tiempos de la Merkel. Recortes que se aplican no sólo sobre nuestra economía, nuestra educación o nuestro sistema sanitario, sino que hemos acabado aplicando también en nuestras relaciones sentimentales y en nuestra propia felicidad. Esperemos que no sea demasiado tarde para que el amor nos salve...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.