Publicidad

30 de abril de 2013

Bodas de Plata: Pixies - Surfer Rosa (1988)

Si hace poco os contaba que 1988 fue el año en el que vio la luz el primer trabajo en solitario de Morrissey, también fue el año en que unos chicos llamados Pixies presentaron su primer larga duración. "Surfer Rosa" fue el primero de cuatro discos (su breve discografía la forman cuatro álbumes, el último de 1991) con los que los Pixies hicieron historia en el mundo de la música.

En 1987 habían presentado su primer EP, "Come On Pilgrim" (que ha llegado a editarse junto a "Surfer Rosa" en un solo CD), consiguiendo cierta repercusión entre el sector más independiente del Reino Unido. "Surfer Rosa" no tardaría en llegar.

A principios de 1988 se publicaba el disco. Grabado en apenas dos semanas y producido por Steve Albini, el álbum fue muy bien acogido por la crítica. Con el paso de los años ha sido reivindicado y citado como inspiración por parte de artistas como PJ Harvey  o Kurt Cobain, que reconocía que "Surfer Rosa" había sido una gran influencia para componer "Nevermind" (1991), y de hecho fue en parte la razón de que quisiese trabajar con Albini en el siguiente disco de Nirvana, "In Utero" (1993).


Sobre la grabación de "Surfer Rosa" existen varias anécdotas, aunque no sabemos cúales de ellas son ciertas y cuáles no. Se dice que a Albini le molestaba todo sonido que pareciese humano, por lo que las voces se grabaron en apenas un día. También se apunta a que para grabar la voz de Kim Deal en "Gigantic" y sus coros en "Where Is My Mind?", Albini trasladó todo el equipo de grabación a un cuarto de baño, para obtener un eco más "real" que en el estudio. 

En cualquier caso, fueron trece canciones, poco más de 30 minutos que cambiaron la historia del rock independiente. Entre ellas, "Where Is My Mind?", una canción inspirada por una experiencia submarina de Black Francis en el Caribe, en la que le daba la impresión de que un pez le perseguía. Un tema que, dos décadas después, es todo un himno y una de las canciones más versionadas por los grupos en sus conciertos. Claro que su popularidad se duplicó o triplicó tras aparecer en la escena final y los créditos de la película "El Club de la Lucha" (1999), de David Fincher. Otro de las canciones más recordadas del disco es "Gigantic". Cantada por Kim Deal y con un sonido más pop que la mayor parte de los temas del grupo, la canción está inspirada en la película "Crimes of the Heart" (1986), y hace alusión a la relación de Sissy Spacek con un adolescente negro. Al parecer "Gigantic" no sólo tiene connotaciones sexuales, sino que según Francis, fue una palabra que pegaba mucho con los acordes de guitarra y la progresión que tenía la canción. Fue la única canción del disco que se editó como single.

Pero hay mucho más. "Vamos" ya aparecía en "Come On Pilgrim", pero fue regrabada para el álbum. Es una de las canciones en las que más se nota la influencia que tuvieron en Francis los seis meses que pasó como estudiante de intercambio en Puerto Rico. Mezclando inglés y español a veces sin mucho sentido (... estaba pensando sobreviviendo... dice al principio de la canción), "Vamos" es un claro ejemplo del sonido Pixies. Ese sonido rabioso, punk, distorsionado y a veces incluso desafinado de canciones como "Broken Face", "River Euphrates" o "Break My Body", que les convirtió en un referente para todas las bandas de rock alternativo que vinieron posteriormente. Por no mencionar que otra de las canciones, "Cactus", fue versionada por el mismísimo David Bowie en 2002 para su disco "Heathen".

"Surfer Rosa" es uno de esos discos que hay que escuchar para entender gran parte de la música de hoy. Un sonido directo y rabioso que sigue siendo citado como referencia por parte de muchos artistas hoy día y que conserva esa frescura juvenil de cuatro chicos que se divertían haciendo música. Al fin y al cabo, ese es parte del encanto de los grandes discos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.