Publicidad

24 de abril de 2013

Bodas de Plata: Morrissey - Viva Hate (1988)

Durante este mes se ha hablado bastante de la opinión de Morrissey acerca de la Dama de Hierro. Todos sabíamos que la Thatcher no era del agrado del cantante (ni del suyo ni del de la gran mayoría de los británicos), y eso era algo que ya había dejado claro hace mucho tiempo con su canción "Margaret On the Guillotine" (When Will You Die? repite hasta cinco veces en el tema).

Quizás haya sido la casualidad la que lo ha querido así, pero lo cierto es que casi al tiempo que "Viva Hate" (1988), el debut de Morrissey en solitario que incluía aquel duro tema en contra de la ex-Primera Ministra Británica, cumplía un cuarto de siglo, la política fallecía en Londres. Un hecho que no es más que casual, pero que resulta curioso, tanto como el hecho de que el debut en solitario de Johnny Marr, su compañero en The Smiths, haya llegado 25 años después del suyo.

Habían pasado apenas unos meses desde que Marr dejó The Smiths cuando Morrissey comenzó a grabar "Viva Hate". Para ello contó con la colaboración de Stephen Street, que había producido el último disco de su banda ("Strangeways, Here We Come", 1987) y que había trabajado anteriormente con ellos en el estudio. Street co-escribió todas las canciones del disco junto a Morrissey.

El resultado de esta colaboración es uno de los mejores discos de la carrera de Morrissey en solitario (9 discos van ya), que incluye los primeros clásicos de su repertorio. Canciones como "Everyday Is Like Sunday" o "Suedehead", que lo convirtieron en una de las primeras estrellas de la música indie. Sólo habían pasado 6 meses desde la publicación del último disco de The Smiths, así que Morrissey aprovechó el tirón que todavía conservaba la banda y también parte de su sonido característico. La portada corrió a cargo del mítico fotógrafo holandés Anton Corbijn, que por aquel entonces ya había trabajado con U2 en "The Joshua Tree" (1987).

El título del disco hacía referencia a las letras sarcásticas de Morrissey, pero también al poco amistoso fin de The Smiths. Las depresivas letras de "Everyday Is Like Sunday" (...cada día es como un domingo/ cada día es silencioso y gris...), la difícil ruptura de "Suedehead" o la nostalgia de un tiempo pasado en "Late Night, Maudlin Street" son sólo algunas de las virtudes del álbum. Por no hablar de la rockera "Alsatian Cousin", la emocionante voz de Morrissey acompañada por una sección de cuerda en la romántica "Angel, Angel, Down We Go Together" o la contagiosa y muy bailable "I Don't Mind If You Forget Me".


En 1997, con motivo de la celebración de un siglo del sello discográfico EMI, que publicó el disco, se relanzó "Viva Hate" con nueva portada y ocho temas extra. De entre ellos, cabe destacar "Let the Right One Slip in" o "Girl Least Likely To", además de una canción en directo, "Disappointed", en la que ya se puede apreciar el divismo del artista, y oímos como tira el micrófono tras la última canción del concierto.

"Viva Hate" es un disco imprescindible para comprender a Morrissey. Con él acababa el mito de The Smiths y comenzaba el suyo propio. Su visión depresiva del mundo, su romanticismo casi desesperado en ocasiones y todo aquello que hace grandes sus canciones. 


1 comentario:

  1. ¿Conocen algún link para descargar el albúm?

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.