Publicidad

21 de marzo de 2013

Niño y Pistola - There's a Man with a Gun Over There (2013)

Niño y Pistola son, probablemente, una de las bandas más creativas del panorama gallego. Si en su última entrega se reinventaron como una banda de Iowa (Arthur & the Writers), ahora parten de una canción de Buffalo Springfield para contarnos toda una historia que transcurre en la América profunda de los años 50 pero que sería perfectamente extrapolable a la actualidad.

"There's a Man with a Gun Over There" (Ernie Records, 2013) toma su nombre de la primera estrofa de "For What It's Worth", la mítica canción de Buffalo Springfield. Todo un himno surgido en una época convulsa, repleta de revueltas y manifestaciones contra la guerra de Vietnam, y que ahora les sirve a Niño y Pistola de punto de partida para contarnos una nueva historia.

Se me antoja casi imposible hablar de canciones individualmente. El último trabajo de Niño y Pistola ha sido concebido como un todo, un álbum que debe recorrerse de principio a fin para desvelar su historia, y así debe ser escuchado. Aunque sí es cierto, que si no queréis conocer de antemano esa historia, esta reseña viene cargadita de spoilers.

"There's a Man with a Gun Over There" cuenta la historia de Tom. Un hombre de campo, leñador ("Deep in the Fall"), que solía trabajar de sol a sol como camionero a cambio de una miseria ("I Used to Drive a Truck"). Harto de ser un esclavo, un día decide comprar un arma para acabar con la vida de su jefe ("Fifty Dollars in My Head"). Mientras planea y lleva a cabo su crimen, Niño y Pistola se reencarnan en Deep Purple ("By the Grace of God") y le acompañan en su huida.

En su escapada, su coche es detenido por la policía y encarcelado ("And Then the Rain Started "). Siendo ahora libre, recuerda los diez años que pasó en prisión. En ese momento es cuando hacemos una pausa en el disco y volvemos al presente.

Tom vuelve a su hogar años después para encontrarse una casa vacía y una fotografía que le trae a la memoria los recuerdos de su familia ("Back in the Years"). El recuerdo de una canción india en la voz de su padre les permite a la banda evocar a George Harrison ("Indian Song") al tiempo que nuestro protagonista se da cuenta de todo lo que ha perdido. Tom camina por el bosque buscando una caja enterrada tiempo atrás ("Follow the White Stones"). Una especie de cápsula del tiempo con recuerdos de su infancia que abre pero luego vuelve a esconder, como si quisiese preservar esa parte de su vida al margen de todo ("Box of Brass").

"We've Had Enough" es el epílogo de la historia. Una canción que habla sobre el momento actual (...la televisión está llena de políticos/ dicen que van a encontrar una salida/ pero todos estamos cansados de mentirosos/ y palabras vacías...) y que nos llama a levantarnos y a luchar (... hemos tenido suficiente/ ha llegado el momento...). Toda una declaración de intenciones y un himno que podríamos (deberíamos) hacer nuestro y que manifiesta el descontento de la sociedad, especialmente la española (pero tambián la portuguesa, la griega o la chipriota).

Niño y Pistola se descubren como unos auténticos todoterrenos, capaces no sólo de armar una historia completa a lo largo del disco, sino también de incorporar influencias de los Beatles, Deep Purple, Buffalo Springfield, Neil Young, Bob Dylan y, en resumen, todos aquellos artistas a los que admiran, y hacerlas suyas, construyendo un sonido propio muy difícil de encontrar en otras bandas de nuestro territorio.

La historia de Tom no es, si lo pensamos bien, muy distinta de la de una pareja de ancianos que van a la cárcel por robar unas latas de conserva o la de un ex-toxicómano rehabilitado que tiene que ingresar en prisión al cabo de los años.

Tom podría ser cualquiera de nosotros. Y nosotros podríamos, fácilmente, convertirnos en Tom. Hemos tenido suficiente, ha llegado el momento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.