Publicidad

11 de marzo de 2013

David Bowie - The Next Day (2013)

Bowie's in space/ Watcha doin' out there man... (Bowie está en el espacio/ ¿Qué haces ahí fuera, tío?) Así recordaban Bret y Jemaine, es decir, Flight of the Conchords, al camaleónico artista en uno de los episodios más populares de la serie. Puede que estuviese en el espacio, pero lo cierto es que David Bowie ha vuelto a caer en la tierra. Cuando ya no albergábamos esperanzas de su regreso, cuando ya lo dábamos por perdido, el Duque Blanco vuelve con nuevo disco bajo el brazo. Nada menos que el vigésimo cuarto álbum de estudio de su carrera, y que nos llega una década después de su último trabajo, "Reality" (2003).

Lo hace junto a uno de sus colaboradores de siempre, Tony Visconti, y el responsable de la "portada" es Jonathan Barnbrook, quien ya había diseñado la carátula de "Heathen" (2002), y que, según su versión de los hechos, escogió la portada del mítico "Heroes" (1977) (también producido por Visconti) tachando el nombre del disco e incorporando un cuadrado blanco con el título "The Next Day" para tratar de reflejar una ruptura con el pasado. Pero lo cierto es que "The Next Day", más que una ruptura, es un homenaje a las mil caras del inigualable David Bowie. 

Para deleite de todos los que ya éramos sus seguidores y las nuevas generaciones que quizás le descubran con este álbum (¿por qué no?), Bowie ha compuesto 14 canciones que están plagadas de referencias musicales a la trayectoria del polifacético artista. Si en "The Next Day" nos recuerda que aún le queda cuerda para rato (... aquí estoy/ no del todo muerto...), en "The Stars (Are Out Tonight)" habla de las dificultades que conlleva la fama y el ser una estrella (...las estrellas nunca duermen/ ni las muertas ni las vivas...). Entremedias, "Dirty Boys" nos invita a salir de noche con los "chicos sucios" y "Love Is Lost" nos habla del oscuro secreto de un joven que está/ha estado enamorado. Con "Where Are We Now?" vuelve a trasladarnos a Berlín ("Heroes" era parte de la llamada "trilogía berlinesa") con una canción triste que, sin embargo, acaba con un final cargado de vitalidad cantando: ...mientras haya sol/ mientras haya lluvia/ mientras haya fuego/ mientras yo exista/ mientras tú existas... "Valentine's Day" se convierte, en unas pocas escuchas, en una de mis favoritas. Recuerda al Bowie de los 80, a aquel que nos alegraba el día con una canción, aunque trate sobre una matanza en una escuela, en palabras de Visconti, portavoz de Bowie en todo lo relacionado con este lanzamiento (el artista no ha hecho declaraciones ni entrevistas, alimentando más si cabe el mito).

"If You Can See Me" nos recuerda musicalmente a la época de "Earthling" (1997), mientras que "I'd Rather Be High", según Visconti, cuenta la historia de un soldado en la Segunda Guerra Mundial. ...Quién hubiese pensado/ que una chica de pueblo como tú/ mandaría en mí... reza la letra de "Boss of Me", quizás dedicada a su esposa. "Dancing Out In Space" es otra de las grandes canciones del disco, imposible no rendirnos al baile si nos invita Bowie y, más aún, en el espacio. Y si ésta era buena, "How Does the Grass Grow?" no lo es menos. Una letra oscura (...¿Cómo crece la hierba? Sangre, sangre, sangre...) que se erige sobre una música que es puro Bowie. Como lo es la energética y rockera "(You Will) Set the World On Fire", contrapunto perfecto de "You Feel So Lonely You Could Die", una balada depresiva  pero encantadora. "Heat" es un final al servicio de la voz de Bowie, repitiendo ... me digo a mí mismo/ que no sé quién soy... 

"The Next Day" es un regreso por la puerta grande. Nadie espera a estas alturas un nuevo Ziggy Stardust (los tiempos tampoco son los mismos), pero está claro que este disco podría estar entre los mejores del británico (al menos uno de los mejores Bowie de los últimos veinte años, por ejemplo). Y no ha tenido que vendernos nada, ha renunciado a aparecer en los medios para promocionarlo y tampoco tiene pensado salir de gira. Las protagonistas son aquí las canciones, mientras que Bowie prefiere permanecer en un segundo plano, al menos durante un tiempo.

Visconti contaba la siguiente anécdota en una entrevista concedida al NME: "Uno de los chicos dijo: "¿Cómo vamos a hacer todo esto en directo?" David dijo: "No vamos a hacerlo." Parece que no habrá una gira de este disco, pero no se ha descartado que se hagan "un par de conciertos", aunque en este momento parece poco probable. Lo que sí ha dejado claro es que durante los dos años que estuvieron trabajando en el estudio grabaron 29 canciones, así que podría haber nuevo disco a finales de este mismo año.

¿Qué hacía Bowie en el espacio? Pues ahí estaba, escribiendo canciones para ponerle nueva banda sonora a nuestras vidas. Quizás así el mundo nos parezca más amable, más humano, menos raro.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.