Publicidad

17 de febrero de 2013

Julio de la Rosa - Pequeños Trastornos Sin Importancia (2013)

Existen muchos tipos de discos: los que divierten, los que aburren, los originales, los repetitivos... y luego están los menos habituales, los que crecen con cada nueva escucha, los que van descubriendo con el tiempo nuevos matices y acaban convirtiéndose en la banda sonora de nuestras vidas. Así son los discos de Julio de la Rosa, y muy especialmente este grandioso "Pequeños Trastornos Sin Importancia" (Ernie Records, 2013). 

Él mismo fue quien dejó con "La Herida Universal" (2010) el listón altísimo, consiguiendo que crítica y público coincidiesen en señalarlo como uno de los mejores discos de aquel año y un artista muy a tener en cuenta de cara al futuro. Las expectativas ante este nuevo trabajo eran, por tanto, enormes.

Julio de la Rosa ha tenido muy claro que la mejor manera de hacer todavía más grandes sus composiciones era invitar a una larga lista de artistas a participar y a hacer también suyas sus canciones. La selección es francamente impresionante: Ainara LeGardon, Bunbury, Xoel López, Anni B Sweet, Juan Alberto Martínez (Niños Mutantes), Miguel Rivera (Maga)... por no mencionar a Havalina, con Manuel Cabezalí, que han sido "su banda" en este álbum. Todos ellos se convierten en parte imprescindible de estos "Pequeños Trastornos Sin Importancia".

Probablemente sería una estupidez hablar de un disco "conceptual", pero sí es cierto que las 10 canciones que componen este trabajo giran en torno a un denominador común que ya poblaba los anteriores discos de Julio, las relaciones de pareja. Esos "pequeños trastornos" son los que le han inspirado para grabar el que muchos ya califican como el mejor disco nacional en lo que llevamos de 2013. 

De esos trastornos comienza a hablar "Colecciono Sabotajes", sobre perversos juegos emocionales y amores incompletos, repitiendo como un mantra en el estribillo ... que quien te quiere a medias...cambie haciendo crecer la canción hasta un final épico. Como contrapunto encontramos "Maldiciones Comunes", o cómo hacerse daño mutua y constantemente repitiendo con fuerza ...y si escuece/ que te jodan...

Temas brillantes como "Tarde a Todas Partes" (...voy despacio, voy contigo/ sonriente y bien jodido...), declaraciones de amor disfrazadas y destinadas a convertirse en himnos generacionales ("Gigante")  o las trabas que nos autoimponemos para hacer fracasar nuestras propias relaciones ("Glorieta de Trampas") son sólo algunos de los trastornos que componen el álbum. Mención aparte merece la épica de "La Fiera Dentro", una canción de más de 8 minutos por la que desfilan las voces de Bunbury y Miguel Rivera, sólo por citar a un par de ellas, y que descubre un amor visceral e incondicional ...salto si saltas/ yo voy detrás... que no puede ser domesticado.

Pero si tengo que quedarme con una, me quedo con la que me ha agarrado las tripas en estas primeras escuchas (de las muchas que serán a lo largo de mi vida), "Borrón y Cuenta Nueva". Una canción con la que entiendes por qué la música de Julio de la Rosa está ahí para quedarse y formar parte de tu vida, y que cada vez que sufras por amor resonará una frase en tu cabeza: ... sin ti soy alguien...

Y después de 9 canciones hablándonos de relaciones destructivas, contradicciones sentimentales y todos esos defectos del corazón que todos, en mayor o menor medida, padecemos, Julio se despide, esta vez sólo, aclarando que, pese a todo, este no es un disco sobre rupturas sino un homenaje a todos los que sufren por amor y quieren seguir haciéndolo, y sólo pide un amor un poco menos venenoso ("El Amor Saludable").

"Pequeños Trastornos Sin Importancia" viene a confirmar de lo que es capaz uno de las artistas más grandes de este país. Un genio prolífico que lo mismo pasa su tiempo escribiendo (acaba de publicar su primera novela, "Peaje"), que componiendo grandes canciones o bandas sonoras de cine (esta misma noche podría llevarse a casa un Goya por la banda sonora de "Grupo 7"). 

Ojalá siempre pudiésemos hacer de los trastornos del mundo canciones tan maravillosas. Sus trastornos. Los nuestros.




1 comentario:

Gracias por tu comentario.