Publicidad

27 de noviembre de 2012

Bat For Lashes - The Haunted Man (2012)

Durante este 2012 hemos presenciado la vuelta de muchos artistas y grupos que nos sorprendieron con sus anteriores trabajos en 2009. Algunos de mis favoritos aquel año han vuelto con discos maravillosos (Passion Pit con "Gossamer" o L.A. con su EP "SLNT FLM"), otros han vuelto con trabajos correctos pero para mí menos excitantes (ahí están Grizzly Bear con "Shields") y los menos, directamente, han dado un paso atrás creyendo que más siempre es más (Love of Lesbian y su doble disco "La Noche Eterna. Los Días No Vividos"). No estoy seguro de que Bat For Lashes pueda encajar en alguno de estos grupos, pero lo que está claro es que es difícil (probablemente incluso imposible) superar una obra maestra como lo era "Two Suns" (2009).

Sin embargo, tras volver de la gira de "Two Suns", Natasha Khan se recluyó en su piso en Brighton (Reino Unido). La relación sentimental que había inspirado (al menos en parte) aquel maravilloso trabajo se había terminado y se cerraba un capítulo que dejó a Natasha bloqueada, sin poder ponerse a escribir nuevas canciones. Según contó en una entrevista a Pitchfork, fue entonces cuando decidió llamar al líder de la banda que había teloneado en varias ocasiones, Radiohead. El consejo que Thom Yorke le dio fue que se dedicase a dibujar para volver a encontrar inspiración. Tras enrolarse en un curso de ilustración, tomar clases de dibujo al natural y recibir clases de danza, la inspiración comenzó a llegarle de nuevo y así fueron suergiendo las canciones de este nuevo disco.


La crítica ha coincidido en señalar "The Haunted Man" como la madurez artística de Bat For Lashes. Tal vez lo sea, pero en cualquier caso este álbum es toda una nueva demostración de fuerza y talento. Canciones de una belleza asombrosa como "Lilies" van creciendo en cada nueva escucha, con unos arreglos de cuerda preciosos y la sensacional voz de Natasha reconciliándose con el mundo (Thank God I'm Alive). No es un sentimiento aislado en el disco. Where You See a Wall I See a Door es otra de las positivas frases que pronuncia en la preciosa "A Wall". La otra cara de la moneda es el dolor que se desprende de otras canciones como "All Your Gold", recuerdo de una ruptura sentimental que se ha llevado todo lo mejor de ella, o "Laura", co-escrita junto al talentoso compositor Justin Parker ("Video Games", de Lana del Rey, o "I Know You Care", de Ellie Goulding, son, al menos en parte, obra suya) el día después de una fiesta en casa de la artista.

Es de agradecer también que Khan siga explorando nuevos caminos sonoros y por eso, aunque nos choquen en principio temas como "Horses of the Sun" o la impresionante y compleja "The Haunted Man", que da título al álbum y probablemente sea una de las más románticas del conjunto, esos nuevos derroteros no hacen sino enriquecer la propuesta de Bat For Lashes. Sin olvidarnos tampoco de los parajes encantados que evoca en "Winter Fields", otra composición de una belleza sin igual. 

Sólo puedo poner un pero y debo ser honesto aunque me duela decirlo. Hay un par de canciones como "Oh Yeah" o "Deep Sea Diver" que, para mí, no están a la altura del conjunto. Y no es que sean malas, pero no llegan a atraparme como lo hacen "Laura" o "Winter Fields", entre muchas otras. Tal vez sea, en el fondo, culpa de las comparaciones que no puedo dejar de hacer con su anterior disco. Un final a dúo como el que hizo con Scott Walker en "The Big Sleep" para cerrar "Two Suns" es difícil de repetir. 

Así todo, "The Haunted Man" es un grandísimo disco. De los que apenas se siguen haciendo, de una belleza incomparable y que supone un paso adelante en la carrera de Bat For Lashes, que ya apunta a lograr una larga y exitosa trayectoria como una de sus mayores influencias, Kate Bush. 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.