Publicidad

20 de abril de 2012

Listas: Mis 10 discos favoritos del 2000

Después de tanto tiempo repasando mis 100 discos favoritos de la década (en la humilde y siempre discutible opinión del que firma), llegamos a la última entrega (que hubiese sido la primera de haber seguido su orden cronógico).
Año 2000. Comienza un nuevo siglo y la forma de escuchar música ya está cambiando (el iPod sin embargo no llegaría hasta 2001). En este panorama, Radiohead se dejan seducir por la experimentación y la electrónica y unos chicos de El Paso (Texas) publican su obra maestra, "Relationship of Command".


Yo también fui un chándal-metalero adolescente. Por mucho que nos hayamos querido olvidar de ello, en el 2000 el nu-metal arrasaba. Incluso en los festivales, aquello del "indie" era todavía una etiqueta que pocos conocían. "Hybrid Theory" es, todavía hoy, el disco de debut más vendido del siglo 21. Más de 24 millones de copias se han despachado en todo el mundo de este álbum al que le salieron cientos de imitadores (especialmente procedentes de EEUU). Fueron los únicos que hallaron la combinación perfecta de angustia adolescente, rabia guitarrera y scratches. "In the End", "One Step Closer" o "Crawling" fueron prácticamente himnos de juventud en aquellos lejanos días. Son también de los pocos grupos de su generación que siguen en activo (aunque ya no puedan estar a la altura de sus primeros trabajos).


No todo en Finlandia es heavy metal. Se hace música pop y de la buena. Un gran ejemplo de ello son Kemopetrol. Este fue su álbum de debut y contenía joyitas tan importantes como "Child Is My Name", que supuso su éxito en su país de origen y les dio cierta proyección internacional. Aquí les conocimos de la mano de Radio 3 (como a tantas otras bandas) y los que escuchamos a Laura Närhi cantando no pudimos ya olvidarla. En "Slowed Down", Kemopetrol hacían de todo y todo bien. "African Air", "Night After Night", "Disbelief" o "Without Listening", un final por todo lo alto para acabar bailando, daban buena cuenta del potencial de un grupo que todavía no ha alcanzado el éxito que merece más allá de las fronteras de su país natal.


El encuentro entre Alison Goldfrapp y Will Gregory dio lugar a un primer disco hipnótico y cautivador que jugaba en la voz de Alison su mejor baza. Se llegó a comparar con la música de Shirley Bassey en los 60, tanto por ese toque retro de su sonido como por su infinita elegancia. La conjunción perfecta entre Gregory y Goldfrapp dio lugar a joyas como "Lovely Head", "Horse Tears", "Utopia" o "Human". Sin embargo, el dúo decidió adentrarse en una vertiente mucho más electrónica y pop en sus álbumes posteriores. Una lástima, porque nunca volvieron a conseguir hacer un álbum tan fantástico y mágico como este "Felt Mountain".


Si bien en los circuitos más alternativos Los Planetas eran ya sobradamente conocidos por canciones como "Qué Puedo Hacer" o "Himno Generacional #83", "Unidad de Desplazamien- to" supuso un mayor reconocimiento de su trabajo. Quizás fuese porque aquel disco suponía una obra de madurez para el grupo, que apostaba por mantener su estilo de siempre pero al mismo tiempo experimentar evolu-cionando. Pero además de ello, "Santos Que Yo Te Pinté" y, especialmente, "Un Buen Día", fueron exitazos dentro de la carrera de Los Planetas. Es, probablemente, junto a "La Leyenda del Espacio", una de las obras cumbre de los granadinos.

Tras la tibia acogida de "Pop" (1997), U2 necesitaban dar un nuevo impulso a su carrera. Para ello decidieron volver a recurrir a la producción de Brian Eno y Daniel Lanois (artífices también de los míticos "The Joshua Tree" y "Atchung Baby") y volver a sus orígenes. Acertaron de lleno. Temas redondos como "Beautiful Day", "Walk On" o "Stuck In a Moment You Can't Get Out Of" les devolvieron al trono de la música pop. "New York" adqurió, además, especial valor para los habitantes de la ciudad después del 11-S. Sin embargo, el grupo no ha vuelto a tocarla en directo desde diciembre de 2001. Al menos podemos seguir disfrutando de ella en este magnífico "All That You Can't Leave Behind".


Nada hacía pensar que unos jovencitos británicos que debutaban con "Parachutes" en aquel lejano año llegasen a donde están hoy. Temazos como "Yellow", "Trouble", "Shiver" o "Everything's Not Lost" fueron los que marcaron la diferencia entre ellos y sus más directos competidores (Starsailor, Travis). Su productor, Ken Nelson, fue también artífice de sus dos siguientes discos, por lo que lo justo sería atribuirle su parte del éxito en la carrera de la banda liderada por Chris Martin. Coldplay reunían las buenas cualidades del brit pop, la épica de los primeros Radiohead y la devoción por las masas de U2. "Parachutes" les ha llevado muy, muy lejos.


Aunque la banda se había formado ya en 1993, su primer disco no llegó hasta el año 2000. Ficharon por Roadrunner Records (con la que romperían relaciones poco después) y Ross Robinson, su productor, dijo de su sonido que destruiría el "Adidas metal" (en referencia a grupos como Korn o Limp Bizkit, a los que, sin embargo, también produjo). Sea como fuere, Glassjaw jugaban en una liga aparte y etiquetas como post-hardcore o emo-core se les quedaron pequeñas. La facilidad con la que combinaron la rabia del hardcore y las emociones en temas como "Siberian Kiss", "Majour", "Piano" o "Pretty Lush", por citar sólo unos pocos ejemplos, dejaban en evidencia a la mayoría de sus compañeros de generación. Parece que este año es posible que llegue su tercer LP, 10 años después de la publicación de "Worship and Tribute".


El año pasado se llevó su segundo Mercury Prize por "This Is England", pero este "Stories From The City..." le dio el primero. Considerado como uno de sus mejores discos, Thom Yorke colaboró en tres de sus canciones, entre ellas el genial dueto "This Mess We're In". "Big Exit", "This Is Love", "One Line" o "You Said Something" siguen estando entre sus mejores composiciones, que consiguieron el equilibrio perfecto entre rock y emoción que buscaba Harvey. "A Place Called Home" o "Horses In My Dreams" demuestran además la riqueza de sonidos que puede abarcar PJ Harvey logrando la perfección en cada uno de ellos.


"Todo en su lugar adecuado". Así arrancaba "Kid A" con "Everything In Its Right Place", en lo que sería un cambio radical en el sonido de Radiohead. Después del exitoso y aclamado "OK Computer", Yorke y los suyos desapa- recieron por un tiempo. Se dice que discutieron mucho acerca de cómo debía sonar su nuevo álbum. Sin embargo, todos acordaron tomar el camino más difícil, el de la experimentación. La jugada les salió redonda. "Kid A" no es sólo uno de los mejores discos de Radiohead, sino que supuso un antes y un después para la música. La electrónica y el rock se dieron la mano y desde entonces todo fue distinto. "Everything In Its Right Place", "Kid A" o "Idioteque" abrían nuevos caminos (¿un grupo de rock haciendo una canción para la pista de baile?) y "How To Disappear Completely", "The National Anthem" o "Optimistic" cerraban el círculo con el anterior "OK Computer". Una obra maestra que tiene en "Motion Picture Soundtrack" uno de los finales más bellos de la historia de la música.


Seguramente será muy discutible que "Relationship of Command" esté por encima de "Kid A", pero el caso es que reuniendo las mismas características en lo que se refiere a disco innovador y que marcó un punto y aparte, a At The Drive-In no se les ha reconocido justamente el mérito. Detrás de ellos también estaba esta vez Ross Robinson, que supo sacarles el máximo partido en el estudio. Pocos pueden meter un sampler de la "Lambada" en un temazo como "Enfilade" y no caer en el ridículo. "One Armed Scissor", "Pattern Against User" o "Cosmonaut" son absolutas cumbres del género. Pero sería un error definir con una etiqueta canciones como "Invalid Litter Dept." (cuya letra habla de los crímenes cometidos en Ciudad Juárez) o la inmensa "Non-Zero Possibility". De no haberse separado en 2001, probablemente el éxito les habría llegado a nivel mundial. En cualquier caso, aprovechad si podéis para verles en directo en su vuelta a los escenarios. Seguro que merecerá la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.