Publicidad

24 de abril de 2012

Jero Romero, Sala Capitol, Santiago de Compostela, 21-04-12


Lo de la contraprogramación musical es una putada, las cosas como son. Al igual que sucede en los macrofestivales, uno tiene que decidir a qué artista optará por ver y a cuál renunciará, pese a que dentro de una hora ninguno de los artistas que le gusten se solape y se quede sentado en una acera comiendo tallarines con brotes de soja. Lo mismo ha pasado este sábado en Galicia. Pese a que hay semanas en los que puede que no haya ningún concierto que atraiga tu atención, hay otros días en los que vienen todos juntos.
Esta vez la competencia venía, en lo musical, por parte de los míticos The Waterboys y los vascos Lisabö, y en lo futbolístico, por ese partido del siglo que se celebra al menos dos veces al año, el Madrid-Barça. Ambos grupos actuaban en Pontevedra (los musicales) y The Waterboys habían agotado entradas. El sector más adulto y maduro del público optó por la banda de Mike Scott, mientras que los ávidos gafapastas lectores de la Rockdelux optaron por Lisabö.
El reducido público que se reunió en la sala Capitol abarcaba desde las groupies más adolescentes (la presencia femenina superaba con mucho la masculina) hasta los que ya conocíamos a Jero Romero al frente de The Sunday Drivers. Sin embargo, el que no llenasemos la sala no impedía que los allí presentes se supiesen de cabo a rabo las canciones de "Cabeza de León" (2011), el debut en solitario y en castellano de Jero Romero. 
Acompañado de una banda en la que había caras de sobra conocidas como la de Charlie Bautista (habitual acompañante también de Russian Red), Jero interpretó un repertorio que abarcó su disco al completo además de algunos temas nuevos. Como en el caso de Love of Lesbian o Second, el éxito más rotundo le ha llegado al pasarse a su lengua natal, como demuestran sus acérrimos seguidores y micromecenas, que han financiado "Cabeza de León" a través de una plataforma de crowdfunding.

Es lógico que con canciones como "Señor Gigante", "Reloj de Sol" o "Devolverte", de un pop luminoso y letras contagiosas, se haya ganado a sus seguidores. Ha facturado un disco de pop redondo y al margen de la industria (sin necesidad de una compañía discográfica), y sobre el escenario demuestra las tablas que le han dado sus años al frente de The Sunday Drivers. Pero no mira al pasado, Jero prefiere descubrir nuevas canciones ante su público que tirar de la nostalgia y acordarse de canciones como "On My Mind" o "Little Heart Attacks".
Sólo es cuestión de tiempo que "Las Leves" o "Correcto" se conviertan en clásicos de la música popular española. En directo, la música de Jero contagia su optimismo no sólo por sus letras, sino también porque la banda disfruta sobre el escenario y eso se transmite al público.
Además de las ya conocidas canciones de "Cabeza de León", como decía antes, cayeron nuevos temas. Canciones en la línea de su debut cuyo único pero es que el público no ha tenido todavía la posibilidad de aprenderse sus letras. Hubo un primer bis con los pocos temas que aún no habían sonado del disco y un segundo en el que Jero Romero y su banda transmitían, en sus propias palabras, un mensaje optimista a través de una versión de un conocido tema de Los Mitos, "Es Muy Fácil".
Hacen falta más canciones como las de Jero Romero para incitarnos al optimismo en estos momentos. Menos primas de riesgo y más Jero Romero, por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.