Publicidad

28 de marzo de 2012

Example - Playing in the Shadows (2011)

Será que el mundo musical va demasiado rápido o quizás que yo voy demasiado lento (puede que ambas cosas sean en parte ciertas), pero cada vez me cuesta más mantener el ritmo y escuchar los discos del momento. Todo va tan rápido que corremos el riesgo de que se nos escapen propuestas tan interesantes como la de Example.
Pese a su éxito en su tierra natal, el Reino Unido, Elliot John Gleave (más conocido como Example) está todavía lejos del éxito a nivel internacional. Su tercer disco, "Playing in the Shadows", entró directo al número 1 en las islas.
Una manera más o menos acertada de definir este "Playing in the Shadows" sería establecer una comparación con la serie de televisión "Misfits". Coinciden en aspectos como los de ser portavoces de una generación (la nuestra) no ya perdida, sino desengañada y desmotivada con el mundo que le ha tocado vivir. También posee esa sabiduría de barrio y ese punto "choni" que sitúa sus historias en los suburbios londinenses, rodeados de drogas y excesos.


"Playing in the Shadows" contiene himnos discotequeros llenos de contenido como "Stay Awake" (if we don't kill ourselves, we'll be the leaders of a messed up generation es lo que reza su estribillo). Producida por la banda electrónica Nero, este llamamiento a las masas (see you at the finish line if you got the heart to join us) que habla de la mencionada generación perdida entró directamente al número 1 de la lista de singles del Reino Unido.
No son Nero los únicos productores reconocidos que han unido sus fuerzas a Example. También Faithless colaboran y co-escriben "The Way" (otro himno sobre la elección de caminos equivocados), por no mencionar a Laidback Luke, que se encarga de una de las mejores canciones del álbum, "Natural Disaster", sobre un amor venenoso pero irrenunciable (and even though I don't need you/ you're clearly the best thing that happened to me). 
Tampoco son todos himnos electrónicos revientapistas. Gleave demuestra que también puede enfrentarse a los medios tiempos con grandes canciones como "Microphone" o "Anything", el tema más calmado y que cierra el disco. Aunque he de reconocer que prefiero al Example más bailable que sigue regalando temazos como "Midnight Run", "Under the Influence" o "Skies don't Lie".
Es posible que Example haya conseguido lo que no han podido hacer conmigo Daft Punk o Justice. Amigos, me he reconciliado con la pista de baile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.