Publicidad

20 de junio de 2011

David Fonseca, La Fábrica de Chocolate, Vigo, 15-06-11

Recién llegado como estaba de la aventura madrileña, no me lo pensé dos veces para ir a ver al grandísimo David Fonseca. Con motivo de la presentación del festival Cultura Quente, que este año nos traerá a Klaxons, OK Go, Standstill, Micah P Hinson, Delorean o al propio David Fonseca, entre otros, el músico portugués se trajo a La Fábrica de Chocolate de Vigo el espectáculo "One Man, a Thousand Instruments and a Polaroid", en el que él solito toca todos los instrumentos en directo, al igual que lo hace en el estudio. Además, el evento era gratuito y se repartían camisetas del Cultura Quente y del Vigo Transforma (eso sí, del año pasado), así que la cita era ineludible.

Media hora más tarde de lo previsto, a eso de las 22:30, David Fonseca salía a un escenario repleto de instrumentos y con una escenografía sencilla pero realmente efectiva, con apenas unas cuantas lámparas portátiles colgadas a uno y otro lado, a enfrentarse al público. Abrió fuego con "Kiss Me Oh Kiss Me" y la sala, llena, se rindió ante la magnífica voz del portugués. Casi sin esfuerzo, grabando poco a poco las notas del instrumento que necesitaba y las cuales se sabía al dedillo, Fonseca nos regalaba canciones como "Someone that Cannot Love", "A Cry 4 Love" o la maravillosa "U Know Who I Am". Nos recordó en varias ocasiones que se pasaría por el Cultura Quente con su banda, pero los organizadores no debieron dejarle claro donde quedaba Caldas de Reis, ya que remarcó varias veces que sería en Vigo.

Ni la batería, ni el piano, ni el teclado se le resistían. Incluso aprovechaba para bromear sobre "las notas que bastaban para dominar el mundo", a propósito de un breve guiño al "Paparazzi" de Lady Gaga. Con la interpretación de "Superstars", todos los presentes nos sumamos a su contagioso silbido sin dudarlo. Antes de sentarse al piano, sacó varias Polaroids al público (como podéis ver arriba) y las pegó sobre el teclado (quien sabe si para tenernos presentes, ya que desde esa posición nos daba ligeramente la espalda).
"Who Are U", "I See the World Through You" o "Cold Heart" iban completando un pequeño gran concierto que ya llegaba a los 90 minutos de duración. Fonseca se despidió entre aplausos y gritos que reclamaban "otra, otra" insistentemente.

A David Fonseca todavía le quedaba un último cartucho por quemar. Pese a que ya sonaba música enlatada de la que sentencia el final de un concierto, Fonseca volvió a salir a escena para regalarnos dos geniales versiones (este hombre todo lo hace bien). Primero cayó el "I Drove All Night " de Cyndi Lauper, y sin apenas darnos cuenta ya estaba sonando un impresionante "Hallelujah" de Leonard Cohen en la versión del legendario Jeff Buckley, que ponía broche de oro a un gran concierto.
Y es que Fonseca sabe ganarse al público. Sea tanto en esa faceta más tímida e intimista en la que se esconde tras unas gafas de pasta o como verdadero animal de escenario junto a su banda, el portugués da lo mejor de sí mismo y contagia al público con su ilusión. No sabemos con que nos sorprenderá en el Cultura Quente, pero estoy seguro de que será un concierto inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.