Publicidad

29 de diciembre de 2010

Listas: nuestros 20 discos favoritos de 2010 (II)

Seguimos con la lucha encarnizada de listas de nuestros discos favoritos. Hoy toca a su fin con la lista de un servidor. Espero que os guste.

Los 10 discos favoritos de Tenenbaum:

10. Maga - A la Hora del Sol

Hay momentos en los que si un grupo quiere evolucionar necesita dar un cambio, por mucho que eso fastidie a algunos de sus seguidores. Eso es lo que han hecho Maga, renunciando a repetir el esquema con tintes electrónicos que seguían desde su debut homónimo. Aquí las letras de Miguel Rivera siguen siendo auténticos poemas, pero la música es más directa y mucho más enérgica. Un cambio que se nota en canciones tan brillantes y hermosas como "Hoy" (...mientras siga vivo/ no podréis conmigo...), "Harás y Romperás" (... sé lo que voy a pensar/ cuando lea esto mañana/ por algo lo escribí/ no me arrepiento de nada...), "Sí, Pero No Lo Soy", "La Balsa" o "Silencio", que dibuja de forma magistral las impresiones de Rivera durante la semana santa sevillana. A veces menos es más. Aquí sólo hay canciones, pero de las de verdad.

9. Deerhunter - Halcyon Digest

De todos los discos que se incluyen en esta lista, éste es sinceramente el más complejo. No es fácil de escuchar, pero cuando uno oye las primeras notas de temas como "Helicopter" (... no one cares for me/ I keep no company/ I have minimal needs...) resulta casi imposible resistirse. Claro que además del mencionado nos encontramos con "Desire Lines", "Revival" o "Coronado", entre otros, que no hacen sino confirmar que Bradford Cox es, además de un ser apaleado por la vida y redimido por la magia de la música, un magnífico compositor que crea atmósferas tristes y dolorosamente bellas en cada una de las canciones de "Halcyon Digest".



8. The Drums - The Drums

Han sido una de las sensaciones del año. Singles incontestables como "Best Friend", "Let's Go Surfing" o "Forever and Ever Amen" y la presencia de un carismático líder como Jonathan Pierce eran las grandes bazas de este grupo neoyorkino. Pero había mucho más. Desde la forma casera, casi artesanal, de grabar el disco en el apartamento del guitarra Jacob Graham hasta la cuidada imagen y pose del grupo tanto en sus videoclips como en sus fotografías demostraban que su éxito no era casualidad. Las influencias de grupos como Joy Division, The Smiths, The Zombies o Orange Juice quedaban patentes en grandes canciones como "Skippin' Town", el contagioso ritmo ochentero de "Me and the Moon", "It Will All End in Tears" o la nostálgica "Book of Stories", que nos remiten a un tiempo pasado pero suenan al mismo tiempo totalmente actuales.

7. LCD Soundsystem - This Is Happening

Me alegra ver que comparto con I am David Crespo al menos un nombre entre nuestros respectivos 10 discos favoritos del año. Y es que James Murphy, además de haber encabezado una generación que comprendió que la verdadera revolución de la música de baile estaba conseguir que sonase como una banda de rock sobre un escenario, es todo un genio en lo musical. Canciones muy largas ( a excepción del single "Drunk Girls") que nos hacen bailar sin parar ("Dance Yrself Clean", "Pow Pow" o "One Touch"), nos remiten al mejor Bowie ("All I Want") o nos muestran al más honesto Murphy en "I Can Change" ( ...
i can change/ if it helps you fall in love...). Además, entre otras, está esa declaración de intenciones que es "You Wanted a Hit" (...you wanted a hit/ but that's not what we do...). Quizás sea el último disco del grupo, el fin de una era, pero prefiero pensar que quedan más discos de Murphy por venir.

6. Kanye West - My Beautiful Dark Twisted Fantasy

Bastaron un par de notas al piano para que todos nos rindiésemos ante "Runaway", una de las canciones de adelanto del quinto álbum de Kanye West. Y es que sólo él podría haber compuesto una maravilla de 9 minutos de duración inspirado por un incidente ocurrido con una foto en la que él mismo enseñaba sus vergüenzas. La muerte de Michael Jackson, el gobierno de Obama o las autocríticas de un personaje, Kanye, que se hizo mucho más grande que su música, son parte de la inspiración de temazos como "All of the Lights", el mencionado "Runaway", "Dark Fantasy" o "Lost in the World". Samplear a King Crimson y conseguir una canción tan brutal como "Power" o rodearse de gente como Rihanna, Bon Iver, Alicia Keys, Elton John, Pusha T o Jay-Z, entre otros, es algo que muy pocos pueden conseguir. No es R&B, no es pop, no es hip hop. Es todo ello y mucho más. Es la música de Kanye West.

5. Vampire Weekend - Contra

Muchos pensaron que lo de Vampire Weekend era un hype en toda regla, que se les había prestado demasiada atención. Sin embargo, "Contra", su segundo trabajo de enigmático título y portada despejó toda sombra de duda. No sólo cumplía las expectativas, sino que iba mucho más allá. Los neoyorkinos, liderados por Ezra Koenig, ganaban en complejidad y madurez con canciones que parecían mucho más simples de lo que eran. Rimar "Horchata" con "balaclava" para contar una ruptura sentimental acompañándola de un imparable ritmo tropical o hablar de una relación homosexual de uno de los miembros de la banda en "Diplomat's Son", son sólo algunas de las joyas que podemos encontrar en "Contra". No menos contagiosos son "California English", "Run", "Cousins" o "White Sky" (esos "uh-uh's" enganchan de verdad) y aún nos queda tiempo para ponernos más melosos con "Taxi Cab" o "I Think UR a Contra". Mención aparte merece "Giving Up the Gun", que era una canción compuesta por Koenig en el pasado con su primer grupo, L'Homme Run, y que fue regrabada por la banda para el disco. Mucho más que influencias de Paul Simon y ritmos africanos. Esto es música pura y dura.

4. Jónsi - Go

Por si alguien dudaba de la existencia de Peter Pan, aquí le tenemos. Cambiemos el país de Nunca Jamás por los hermosos parajes de Islandia y a Wendy por un chico moreno y bajito llamado Álex y ya tendremos completada nuestra nueva versión de la historia.
Canciones como "Go Do", "Animal Arithmetic" o "Boy Lilikoi" nos hacen volar alto, saltar, sonreír, y todo ello al mismo tiempo. Unas increíbles percusiones presentes a lo largo de todo el disco mantienen un latido permanente junto al nuestro. Pero Jónsi también es capaz de abrumarnos con emocionantes composiciones mucho más tranquilas como "Tornado", "Kolnidur" o "Hengilás", que cierra el disco. Porque, sin duda, el debut en solitario del cantante de Sigur Rós es todo un alarde de imaginación y posee el espíritu y la ilusión de quienes quisiéramos seguir siendo niños eternamente.

3. Arcade Fire - The Suburbs

A estas alturas, Arcade Fire ya no tenían nada que demostrar. Pero lo han hecho, vaya si lo han hecho.
En su tercer disco, "The Suburbs", los canadienses deciden huir de los épicos "uoh-oh's" que marcaban temas como "Wake Up" o "No Cars Go" y beben de lo mejor del rock y del pop para construir una obra magnífica sobre la vida en los suburbios. No sólo son capaces de componer brutales letras como las de "The Suburbs" (...¿No lo entiendes?/ Por qué quiero una hija mientras soy joven/ quiero cogerla de la mano/ y enseñarle un poco de belleza/ antes de que el daño esté hecho...) o "Suburban War", sino que al mismo tiempo son capaces de crear un energético himno para empezar sus conciertos como es "Ready to Start" (que ya ha sido descrito como su particular "Start Me Up") o tomarse con ironía a los adolescentes que reivindican sus canciones sin entender nada de lo que dicen en "Rococo". Pero tampoco puedo olvidarme de maravillas como "Empty Room", los guiños a los ochenta de "Half Light II (No Celebration)" y "Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)" o la genial "We Used To Wait". Además dieron el mejor concierto del año en el Monte do Gozo y gratis, ¿qué más se puede pedir?

2. Foals - Total Life Forever

Emulando la mítica portada del "Nevermind" de Nirvana, Foals nos entregaban un sorprendente discazo que, sin embargo, ha estado injustamente ausente de la mayoría de las listas de lo mejor del año. Arrancando con la impresionante "Blue Blood" ,
Foals exploran terrenos musicales ya visitados pero de una forma totalmente nueva. La riqueza de distintas sonoridades que puedes encontrar en cada canción del disco es tan abrumadora que cada escucha va descubriéndonos nuevas capas sonoras. Temazos como "Black Gold", "Miami", la maravillosa "Spanish Sahara" o "This Orient" dan paso a un bloque final (tras la sabia división que marca "Fugue" entre ambas partes del disco) absolutamente arrebatador que empieza con la magnífica "After Glow", sigue con la preciosa "Alabaster" y remata la jugada con una belleza de otro mundo como es "2 Trees" y "What Remains", probablemente uno de los más bellos finales que se recuerdan en un disco. Impresionante.

1. Standstill - Adelante Bonaparte

Hay discos buenos, hay discos que se convierten en nuestros favoritos, pero sólo unos pocos son capaces de cambiarnos la vida. Se cuentan con los dedos de una mano. Uno de ellos ha sido para mí "Adelante Bonaparte".
Tenían todas las papeletas para estrellarse con todo el equipo. Un disco difícil, autoproducido y demasiado largo (20 cortes divididos en 3 EP's), con apenas unas pocas canciones que pudiesen convertirse en singles. Pero tienen algo que muy pocos tienen: creen a muerte en lo que hacen y siempre se exigen lo máximo. Pocos se atreverían a contar una historia tan personal como la que transcurre entre la muerte del padre y el nacimiento del hijo de Enric Montefusco. Y lo mejor de todo ello es que, pese a estar cargado de tristeza y adversidades (como la vida misma), "Adelante Bonaparte" deja un regusto absolutamente optimista. Canciones como la que da título al disco (en sus dos versiones), "Vida Normal" o "La Familia Inventada" son sólo algunas de las perlas que esconde esta obra maestra. La maestría con que abordan "El Resplandor" (pocos son capaces de empezar con tanto humor y acabar emocionando tanto) o la maravillosa "Cuando Ella Toca el Piano" (la mejor canción de amor jamás escrita en español sin mencionar una sola vez las palabras "amor", "cariño" o "te quiero") son dos de las mejores muestras de esta bellísima historia.
Y no sólo han triunfado agotando los 5000 ejemplares hechos a mano del disco (que ahora también se edita en triple vinilo), sino que nos han ganado a todos los que les hemos visto en directo y se han sacado de la manga un espectáculo, "ROOOM", que lleva al disco a una nueva dimensión sobre el escenario y que no se parece a nada de lo que hayamos visto en concierto en este país. Matrícula de honor.

10 comentarios:

  1. (breve pausa mientras amartillo el revólver , jejeje)

    Espero que a David no le parezca mal que comente ambas listas en esta entrada, por comodidad. La verdad es que os habéis currado, entre los dos, una selección muy variada, que incluye cosas bastante dispares: pop, rock, electrónica, hip-hop, pseudo-soul (lo siento, Duffy no tiene alma, se la robó toda Sharon Jones)... Me apunto los que no he escuchado ("4x4=12", "Subiza", "The Runaway" y "Pop negro" por un lado y "A la hora del sol" por el otro) y confieso que varios de los presentes (5, en concreto) estarán en mi lista personal (que subiré al blog el día de Año Nuevo). Los que no estarán seguro son Crystal Castles (no es que me disguste canción a canción, es que no soy capaz de escuchar el disco entero; me satura), Caribou (creo que no le he dado suficientes escuchas para poder valorarlo con rotundidad, pero en principio me deja un poco frío), The Drums y Vampire Weekend. Estos dos últimos me parecen bastante reguleros, absolutamente sobredimensionados por la prensa musical y demasiado anclados en sus referentes, sobre todo en el caso de los primeros. Estoy bastante convencido de que de aquí a 20 años poca gente seguirá escuchando a ambas bandas y sí a quienes les precedieron. "Contra" me decepcionó un poco porque los singles de adelanto me habían parecido muy potentes y luego el álbum... no sé, muy blandito, ¿no?

    Por lo demás, me parece una selección muy válida y también muy personal, en la que algunos álbumes a mí se me quedarían fuera del top 10 por muy poquito (hay 3 en concreto de tu lista, J, que estaban ahí-ahí y al final no entraron...) Después de todo lo comentado, el número 1 de J no ha sido ninguna sorpresa, pero creí que Kanye West estaría más arriba en la lista (un 9'5... eso implica que los 5 que lo superaron están rozando el 10). Con David ya sabía que coincidiría mucho menos, claro. Vivimos en extremos opuestos del abecedario, jajajaja. Sí parece claro que a ninguno de los dos os ha convencido el "Surfing the void" de Klaxons: ni en las canciones ni en los discos hay una sola mención...

    En fin, siento no explayarme más, pero no quiero cargarme la (poca) expectación que pueda haber hacia mi propio listado... ;) Antes de que se me acuse de copión: mi lista lleva una semana redactada y me jode un poco que mis descripciones de algunos de los discos se parezcan tanto a las vuestras. Va a ser un pelín "dejà vu", me temo... (joder, ya parezco Umbral, que "si no se habla de mi blog, mi voy", jajajaja)

    ResponderEliminar
  2. Muy completo tu comentario.
    Te respondo por partes:
    - La verdad es que sí que ha quedado variada (de hecho de las más variadas que he visto por ahí, que algunos fusilan el top 10 de Pitchfork y tan contentos) y me alegro de ello. Pensé en escoger otro en lugar del de LCD Soundsystem para no repetir, pero creo que también es interesante ver en qué coincidimos y comentarlo por separado.
    - En cuanto al "Contra" de Vampire Weekend, creo que es un disco que va ganando poco a poco, al menos en mi caso. Lo de The Drums es más discutible, si no te gustan no creo que vayan a engancharte.
    - Me alegro de que coincidamos en 5 nada más y nada menos. Me huelo que Los Planetas y Klaxons asomarán en tu lista. Y no te preocupes que no te acusaremos de copión.
    - Me costó mucho decidir la posición de los discos (no con el primero, pero sí con el resto) y a Kanye le fueron ganando la partida otros que llevaban ahí más tiempo (el de West lleva apenas un mes entre nosotros). Sigo pensando que es un discazo, pero quizás me excedí en la puntuación dejándome llevar por esa polvareda que levantó el 10.0 de Pitchfork y que ha contagiado a casi todo el mundillo musical.
    - Por último, el disco de Klaxons (al menos yo) no lo he escuchado, así que haré caso de tu recomendación. Es que la explotación del "Golden Skans" en el anuncio de champú hizo mucho daño...

    ResponderEliminar
  3. Cruzando comentarios inter-blog, jejeje:

    -El de LCD Soundsystem es un discarral, uno de los 5 que están aquí y que estarán también allí ;) Yo creo que estas listas deben ser ante todo honestas, y si a los dos os parece de lo mejor del año, merecidamente debe estar en ambos tops. Lo otro sería discriminación positiva, ¿no?

    -Los Planetas y Klaxons... Mmm, maybe, jejeje. Lo que sí es seguro es que "Echoes", de los segundos, sí estaría en una hipotética lista con mis canciones favoritas del 2010.

    -Lo de la posición de los discos es complicado. Igual sería más cómodo ponerlos por orden alfabético o cronológico (por fecha de publicación), pero claro, entonces se perdería la gracia de hacerse el pajote padre con el número 1, jejeje.

    -Pitchfork hay que saber entenderlo como lo que es: un aquelarre de snobs con ganas de polemizar. Le cascaron un 10 a Kanye West (ni tanto...) y un ABERRANTE 2,1 a Mumford and Sons (...ni tan poco), así que yo lo visito muy de vez en cuando para probar cosas nuevas en el Spoty, pero no le hago mucho caso a sus notas y reseñas. Les puede la "modernez" (yo creo que "Rococo" está dirigida a ellos, jajaja). Lo malo es que la gente se crea que lo que Pitchfork dice es palabra-de-dios-te-alabamos-señor, cuando sólo son otro medio más de información...

    ResponderEliminar
  4. Está claro que LCD nos gusta a todos, si hiciesemos una lista general los tres sería nuestro número 1.

    Me ha sorprendido tu lista J y eso que ya sabía la mitad, mi sorpresa al igual que la Jero es que West no éste en el nº2 y Arcade en el nº1. Por cierto ayer escuche otra vez el último disco de los canadienses y la verdad es que me pasé un poco la primera vez que hablé de ellos, la verdad es que me suena bastante mejor que lo recordaba, pero creo que me pasa lo mismo que a Jero con los Crystal Castles, aunque también estoy seguro que si los hubiese visto en directo aparecerían en mi lista, a MIA le falto poco y no fue precisamente porque el disco me pareciese una delicia.

    No lo puedo evitar, en mis lista de 10 discos, no sólo están los discos que me parecen más interesantes, hay un montón de factores que les hace estar en esta lista, para mí poner un disco en el top ten es también poner todo lo que el grupo o artista arrastra con él, directos, video clips, imagen. Por ello soy tan fan de gente como Gorillaz o Daft Punk, porque para mi no son sólo música, tienen un discurso conseptual muy desarrollado, desde su imagen, hasta en el título del disco, no crean música sólo con el ánimo de hacer un producto de entretenimiento sin más. Para mi punto personal eso es de valorar.

    Respecto a lo de Duffy, diré que no me parece un disco que vaya a llegar más allá de este año y del que viene, durará como mucho 6 meses y en mi ipod le doy 3, pero creo que es un disco muy fácil de escuchar y que no desagrada en ningún momento, además dentro del mainstream es de las cosas que se pueden rescatar, tan poco es tan mala..

    Como último diré que ayer a parte de escuchar a Arcade Fire me puse a ver vídeos suyos de directos. Ahoro sólo pienso en que quiero ir al FIB a verlos!!! bueno a ellos y a Friendly Fires, en fin...

    ResponderEliminar
  5. Otra cosa respecto a Duffy.

    Es verdad que es un disco que acaba de salir hace nada y me emocioné muy pronto con él, a día de hoy no me arrepiento de que esté en mi lista, pero podría sustituirlo facilmente por el último de Tote King.

    Ya le haré una reseña prontito.

    ResponderEliminar
  6. El de LCD parece haber calado mucho entre la gente. Lo veo prácticamente en todas las listas de la bloguesfera (y ya me he comido unas cuantas) y no genera polémicas tan airadas como Arcade Fire o Kanye West, que la gente adora u odia.

    Lo de las impresiones personales sobre los discos me parece totalmente comprensible: a algunos les gustará tal grupo por su puesta en escena, a otros porque los acompañó durante una época particularmente memorable de su vida y a unos cuantos porque el/la cantante les pone bellacos. Si eso hace que un disco les guste más o menos, lo lógico es que se refleje en su lista de favoritos del año. A mí no me mola que exista una "versión oficial" (ya sea la de Pitchfork, la de JNSP o la de Uncut) sobre qué mola y qué no. Al que le vuelva loco el disco de Brandon Flowers o de Supersubmarina que lo diga bien alto, que parece que si afirmas que te gusta tal o cual artista la "élite de la intelectualidad musical" te va a saltar a la chepa o te va a ningunear.

    Yo personalmente valoro por encima de todo el trabajo en estudio, el álbum propiamente dicho, e intento separarlo del show en directo y de la imagen que cada grupo quiera montarse. No obstante, es cierto que después de un buen concierto uno le da muchas más escuchas al disco de marras y sus impresiones previas se enriquecen con el recuerdo del directo; las canciones ya no significan lo mismo, porque ahora están ligadas a una vivencia personal y ya no son sólo unos minutos aislados en un reproductor de audio, sino un pedazo de tu pasado... Con los malos conciertos pasa justo lo opuesto, claro.

    Los discos más recientes son un poco engañosos de cara a estas listas. Pienso que la música hay que juzgarla con cierta perspectiva y lo que hoy te parece lo replús igual dentro de 6 meses ya no te dice lo mismo. Quizás habría que esperar a mediados de 2011 para hacer una lista un poco más meditada sobre nuestros favoritos del 2010, sobre todo porque al acumularse tantísimas listas en internet al mismo tiempo se produce un efecto contagio con los discos de los grupos mejor valorados y uno acaba creyéndose con apenas un par de escuchas que ese álbum es increíble y que se merece todos los parabienes del mundo. Lo que a David le pasa con Duffy podría haberme pasado a mí hace 6 meses con Hurts. Estoy convencido de que si "Happiness" hubiese salido hace 15 días entraría casi fijo en mi top 10, y sin embargo ahora echo la vista atrás y lo recuerdo como un trabajo interesante sin más, con algunos cortes destacables pero bastante irregular.

    Curiosamente, uno de mis discos preferidos del año lo descubrí hace un par de semanas, jajaja, así que me la voy a jugar con mi lista...

    ResponderEliminar
  7. jajajaja, yo después de ver a Hurts los tuve que eliminar de mi spotifi en destacadas para siempre, lo mismo que Joe Crepúsculo, aunque éste último tiene una nueva canción que me chifla, jajaja, que cabrón!!, con lo malo, malo, malo, que es en directo

    ResponderEliminar
  8. A mi personalmente el disco de Brandon Flowers no me ha calado profundamente, aunque algunas canciones me hayan gustado y mucho (ahí está "Only the Young" en nuestro Top 100 del año), pero sí que me extraña no ver a Supersubmarina en las listas de discos españoles del año (que hayan entrado en el top 20 de Mondosonoro Lori Meyers y no ellos tiene mucho delito), aunque ya se sabe que cada uno... Sí que me parece muy cierto eso de que deberíamos esperar a mediados de 2011 para hacer las listas. Así, por ejemplo, ni a un servidor ni a Jero (que ya lo vi en su día en tu blog) se nos hubiesen escapado joyas imperdonables como "Lungs", de Florence + the Machine, "Reservoir" de Fanfarlo o incluso "La Superbe" de Benjamin Biolay en el pasado 2009. Pero así son las listas. Caprichosas y suicidas.

    ResponderEliminar
  9. Lo importante de las listas es que sean un pequeño balance de lo que se ha dado este año para cada uno, compartirlo y discutirlo con los demás, podríamos hacer listas todos los meses, pero lo interesante de esto es escuchar y opinar de música, siempre desde la subjetividad de cada uno.

    yo a la vez que os escribo estoy viendo una gala de la 1 del mejor disco de año, y ahí estan peleándose grupos que os aseguro que nunca aparecerían en ninguna de nuestras listas jajajaja.

    ResponderEliminar
  10. Yo creo que lo de Supersubmarina es más un daño colateral de la moda "grupos a lo Vetusta Morla" que otra cosa. A mí el disco me parece muy majo, como el de Miss Caffeina, pero reconozco que ambos son malas copias de Pucho y cía. Y a quienes los vetustos ya no les entraban, estos directamente les tienen que repatear... El de Benjamin Biolay lo desconocía, me lo apunto (algún día conseguiré escuchar toda la música que me voy apuntando, jajaja). Aparte de Florence y Fanfarlo, mi gran ausencia injustificable del 2009 fue el "Strict Joy" de The Swell Season. O igual me gusta tanto por eso que hablábamos antes del subidón post-concierto, jejeje...

    El de Brandon Flowers me parece un bajuno total (sólo salvo 3 temas: "Only the young", "Jilted lovers and broken hearts" y "Crossfire"), pero lo que quería decir es que me parecería ridículo que si a alguien le gustase no lo dijese por miedo al "qué pensarán de mí". Del mismo modo que si a uno no le gusta un disco que todo el mundo pone por las nubes (a mí me pasa con el "One one" de Matthew Herbert, que siempre que lo pongo me ataca la narcolepsia), también debería poder decirlo sin que le salgan un millón de trolls en los comentarios...

    En la gala de TVE ha ganado Sergio Dalma, ¿no, David? ¡Sin complejos! ¡Ellos sí que saben, carambas!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.