Publicidad

30 de noviembre de 2010

Listas: Mis 10 discos favoritos de 2004

Una de las cosas maravillosas de las listas es que tienen fecha de caducidad. Exactamente en el momento en que haya acabado de escribir esta entrada, esta lista podría cambiar en cualquier momento. Porque, afortunadamente para todos, siempre nos quedará música por descubrir. Y fue precisamente en 2004 cuando conocimos a Arcade Fire y el mundo se convirtió en un lugar maravilloso.

10. Lori Meyers - Viaje de Estudios

Pensaréis que se me ha ido la pinza. Puede ser. Si habéis escuchado "Cuando el Destino Nos Alcance" (2010), olvidadlo. Producido por Mac McCaughan (miembro del grupo Superchunk y co-fundador de Merge Records, que publicaron, entre otros, los tres discos de Arcade Fire) y con una preciosa portada de Vanesa Zafra, el disco de debut de los granadinos Lori Meyers es, sobre todo, un homenaje a la música de los años sesenta. La sombra de los Beatles o los Beach Boys planea sobre un puñado de melodías contagiosas entre las que destacan "Tokio Ya No Nos Quiere", "Ham'a'cuckoo" (con un estribillo de esos para corear con los colegas), "Mujer Esponja" o la que da título al disco, "Viaje de Estudios". Una pena que hayan cambiado tanto con el tiempo.

9. Feist - Let It Die

La canadiense Feist debutó con "Monarch (Lay Your Jewelled Head Down)" (1999), para poco después unirse a Broken Social Scene (sobre todo en labores vocales después de que Kevin Drew le prohibiese tocar la guitarra en el grupo). Para desquitarse, en su segundo trabajo Leslie Feist dejaba claro que era muy capaz de triunfar por sí misma en solitario. Con la colaboración del músico Gonzales en varios temas del disco, "Let It Die" fue el disco que la catapultó a la fama dentro de la escena indie. La fragilidad de temas como "Gatekeeper", "Lonely Lonely" o "Let It Die" contrastaba con la divertida y pegadiza "Mushaboom" (uno de sus mayores éxitos) o la versión del tema de los Bee-Gees "Inside and Out". Si en los 90 las que pegaron fuerte fueron PJ Harvey, Björk o Fiona Apple, entre otras, en la primera década del siglo XXI Feist fue una de las figuras femeninas imprescindibles en la música pop.

8. Interpol - Antics

Influenciados por el sonido de la new wave ochentera, y con los míticos Joy Division como gran referencia, Interpol se mostraban como la mejor opción para aquellos nostálgicos de las letras oscuras y voces sobrias de los ochenta. Canciones como "Slow Hands", "Next Exit", "Not Even Jail" o "C'Mere" (...es demasiado tarde para estar tan atrapados en nosotros mismos/ el problema es que tú estás enamorada de alguien más/ debería ser yo...) convirtieron al grupo en estandarte del romanticismo más oscuro y los incomprendidos desamores indies. Los neoyorkinos, liderados por Paul Banks, han seguido ganando adeptos pero no han vuelto ha conseguir discos tan logrados como éste.

7. Green Day - American Idiot

Saltaron a la fama con "Dookie" (1994), pero con el tiempo Green Day fueron dejándose llevar por las facilidades que ofrecía su posición en el mainstream y, salvo en contadas ocasiones, arriesgaron muy poco. Pero en 2004 las cosas eran distintas: una guerra absurda y un mandatario con pocas luces estaban dando muy mala prensa a los norteamericanos en el mundo. "American Idiot" era, sobre todo, un grito de rebelión. "Wake Me Up When September Ends" o "American Idiot" son buena prueba de ello. Pero, además, "American Idiot" es también una ópera rock de la que "Jesus of Suburbia", dividida en tres actos, es su pieza cumbre. Lástima que todo esté en venta y su rebeldía haya acabado siendo pasto de un musical en Broadway.

6. Morrissey - You Are the Quarry

Siete años tuvieron que pasar desde "Maladjusted" (1997) para que el ex-líder de The Smiths publicase su séptimo trabajo. Por supuesto no sólo fue un éxito de público, sino que la crítica también se rindió ante su calidad. Morrissey se presentaba en la portada como un elegante gángster, dispuesto a dispararnos canciones tan inmensas como "First of the Gang to Die", "Irish Blood, English Heart", "All the Lazy Dykes" o la enternecedora "Let Me Kiss You", temazos que nos devolvían a un Morrissey en plena forma y dispuesto a volver a ocupar el lugar que le correspondía en el mundo del pop, un gran trono dorado entre los más grandes de las últimas décadas.

5. Scissor Sisters - Scissor Sisters

El glam no había muerto. Ahí estaban los Scissor Sisters para recordarnos que el espíritu de libertad y diversión que llenaba Studio 54 cada noche en los setenta seguía vivo en ellos. Ya fuese recordándonos que sacásemos a nuestra madre a bailar esta noche ("Take Your Mama"), convirtiendo una balada de Pink Floyd en todo un llenapistas digno de los Bee-Gees ("Comfortably Numb") o haciéndonos bailar con la historia de un chico enamorado de su peluquera ("Laura"). Pero Jake Shears y compañía tenían además un lado "serio" fascinante que brillaba como una estrella en canciones como "Mary", "Return to Oz" o la maravillosa "It Can't Come Quickly Enough" (...no puede llegar lo suficientemente rápido/ y ahora te pasas tu vida/ esperando este momento/ y cuando lo ves venir/ pasa a tu lado y/ te deja tan derrotado...). Fascinante, colorista y a todas luces divertido.

4. Rufus Wainwright - Want Two

"Want Two" no era sino el esperado yang que completaba una obra magnífica junto al maravilloso "Want One". Rufus nos presentaba una obra emocionalmente más intensa. Bastaba escuchar la poderosa "Agnus Dei" que abre el disco para rendirse ante su calidad. "Want Two" también incluía historias de amor imposibles con trasfondo artístico ("The Art Teacher"), preciosas declaraciones de amor ("The One You Love") o incluso la llegada de un mesías homosexual procedente de Studio 54 ("Gay Messiah"). Pero lo mejor se lo guardaba para el final, y es ahí cuando su dueto con Antony Hegarty cierra con broche de oro su obra maestra con la inclasificable y pegadiza "Old Whore's Diet". Un disco maravilloso que cerraba una obra completa y sin fisuras.

3. Franz Ferdinand - Franz Ferdinand

En el año 2004 comenzó a sonar una canción que al mismo tiempo era rock, pop y 100% bailable. Era como dos canciones en una: lo que en un principio parecía una canción indie más, iba ralentizando su ritmo y cambiando radicalmente para convertirse en todo un hit sobre la pista de baile. Se trataba de "Take Me Out", sin duda uno de los himnos que han marcado la pasada década. Pero a los británicos Franz Ferdinand les sobraban temones que sacarse de la manga, desde "The Dark of the Matinee" al loco estribillo juerguista de "This Fire" (... este fuego está fuera de control/ vamos a quemar esta ciudad...) pasando por el amor incomprendido de "Auf Achse" (... la quieres, no puedes tenerla... no es tan especial, mira lo que has hecho, chico...). Un disco que sentó cátedra y ha sido imitado hasta la saciedad.

2. The Killers - Hot Fuss

Tomando su nombre de la banda ficticia que protagonizaba el videoclip "Crystal" de New Order, la banda liderada por Brandon Flowers sorprendió a todo el mundo con su debut. Sonaban muy británicos, pero venían de la ciudad del pecado, Las Vegas. Con hits tan incontestables como "Somebody Told Me" (...alguien me dijo que tenías un novio que se parecía a una novia que tuve en febrero del año pasado...), "Mr. Brightside", "Glamorous Indie Rock & Roll", "Smile Like You Mean It" o "All These Things That I've Done" (ese I Got Soul But I'm Not a Soldier es ya un clásico), el mundo se puso a sus pies y vendieron más de 6 millones de copias de "Hot Fuss". Uno de los imprescindibles de la década, sin lugar a dudas.

1. Arcade Fire - Funeral

Pocos grupos han revolucionado la música en la pasada década como Arcade Fire. La banda liderada por Win Butler y su esposa Régine Chassagne debutó con un disco marcado por el fallecimiento de la abuela de Chassagne y el abuelo de Butler. De los sentimientos de pérdida y tristeza surgieron 10 canciones emocionantes y cargadas de energía que han marcado una época. Desde la épica llamada al despertar de una nueva generación ("Wake Up") hasta las súplicas de un enamorado en forma de vals (...si todavía me quieres, por favor perdóname, la corona del amor no está sobre mí... tu nombre es la única palabra, la única palabra que puedo decir... dice "Crown of Love"), pasando por una huida del vencindario descrita a través de las 4 entregas de "Neighborhood". Una obra maestra cargada de emoción como pocas y que no sólo ha acompañado a toda una generación, sino que ha despertado en muchos de ellos (yo me incluyo) un amor por la música mayor si cabe del que ya sentíamos.

4 comentarios:

  1. No he escuchado nada de Feist así que éste me lo anoto ;) De Morrissey reconozco haberme quedado en su época con The Smiths y no haberle prestado excesiva atención a lo que vino después. Algún día me pondré a ello con calma. Respecto a los demás, estoy totalmente de acuerdo con los cuatro primeros (quizás no en esas posiciones) y en desacuerdo con los demás. Pese a tener algunos temas más que decentes, una escucha prolongada de Scissor Sisters puede acabar con mis nervios (qué le vamos a hacer), Lori Meyers me gustan más en "Cronolánea" (aunque tampoco es una de mis bandas fetiche; aún tengo "Cuando el destino nos alcance" en la nevera virtual a la espera de su oportunidad) y con Interpol y Green Day no puedo. Los primeros no me transmiten (quizás las comparaciones con Editors sí sean odiosas), los segundos me recuerdan demasiado al rollito "American Pie" y no me los puedo tomar en serio.

    Echo en falta (aunque como dice el nombre de este blog...) el "Seven Swans" de Sufjan Stevens (de este tío, como del cerdo, se aprovecha todo), "How to dismantle an atomic bomb" de U2, "Medulla" de Björk y una filia personal, "El viaje a ninguna parte" de Bunbury. Y ya que estamos a vueltas con él, también podría haber caído "The college dropout" de Kanye West.

    2003 fue un añazo, así que estoy impaciente por descubrir cómo resuelves el "embolao"...

    Ah, y qué raro que no hayas hablado de "Rebellion (lies)". Creía que si uno mencionaba "Funeral" sin referirse a este tema, la policía montada canadiense entraba por la fuerza en tu casa y te secuestraba. Ahora que no me escuchan diré que yo también prefiero "Crown of love"...

    ResponderEliminar
  2. Hola Jero. Lo del orden de esta entrega en particular me ha costado bastante y ni siquiera yo mismo estoy muy seguro (del primero sí, por supuesto). De los discos que mencionas que echas en falta te confesaré que, como nos pasa a todos aunque nos cueste reconocerlo, el único que he escuchado varias veces y he descartado ha sido el "Medulla" de Björk, que no acaba de entrarme. Del resto tanto Bunbury como U2 estaban al alcance de mi mano, pero no los he escuchado (pero U2 sí estará presente en la lista del 2000 al igual que Radiohead), y ni el de Sufjan ni el de Kanye han caído en mis manos. Sin ir más lejos, creo que en breve publicaré una lista con discazos que me dejé atrás en la lista del 2009 (léase Florence + the Machine o Fanfarlo, por ejemplo) y entonar un mea culpa apropiado.
    Con el 2003 acabo de empezar, y creo que habrá más de una sorpresa (seguro que me dejo muchos discos atrás).

    PD: como ya me hiciera sospechar el visionado del mediometraje de Kanye, su disco está nominado a portada más horrorosa pero está ya en mi top 10 con sólo una primera escucha.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo también me dejé fuera de mi top de 2009 a Fanfarlo y a Florence + the Machine. Los descubrí meses después de concluido el año y lamenté profundamente no haberlos tenido en cuenta entonces (de hecho casi pedí perdón en el blog, jejeje). "Medulla" es un disco raro, raro, raro, pero yo creo que una vez se le pilla el punto se vuelve casi adictivo (de esa forma oscura y enigmática en que Björk consigue generar simultáneamente admiración y rechazo).

    Repasando tus listas de años posteriores (debería estar currando, jajaja, pero uno puede perderse en este blog de mala manera), debo decir que en 2006 echo muy mucho en falta el debut de Wolfmother y el "10.000 days" de Tool. Si no los has escuchado, ¡buf!, te los recomiendo mucho antes que estos otros que proponía a propósito de 2004. Y si no estás muy puesto con Tool, tienes hasta llegar al año 2000 para escuchar "Lateralus", que yo creo que podría entrar perfectamente en el top 10 rivalizando con "Kid A".

    De todos modos espero que no te tomes mis puntualizaciones a estas listas como un reproche o algo así. Faltarías más. Es sólo que me mola hablar de los discos que me gustan y como muchas veces coincidimos en preferencias me hace tilín comprobar si algunas se han quedado fuera por decisión propia o, casi mejor, si puedo servirte para descubrir música nueva igual que "Paragustoscolores" me sirve a mí ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tranquilo Jero, no me lo tomo como reproche, de hecho me gusta saber que discos me perdí y en cuales coincidimos Gracias por perderte en el blog de mala manera (como curiosidad decirte que el blog empezó un aburrido día durante mi primer trabajo como becario, pero hay que currar, que últimamente también le dedico demasiado tiempo quizás). A Wolfmother no los controlo salvo un tema que salía en la banda sonora de "(500) Days of Summer)", pero el "10.000 Days" de Tool si lo he escuchado varias veces. Me gusta y lo aprecio de verdad, pero siempre me han gustado más A Perfect Circle (su debut probablemente esté en la lista del 2000). Aún así, le volveré a dar otra oportunidad al "Lateralus" (que creo es del 2001). Pero conste que los admiro y en directo creo que son acojonantes.

    Creo que coincideremos bastante en la lista de este año.

    Un abrazo y gracias de nuevo por perderte por aquí.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.