Publicidad

4 de noviembre de 2010

Hurts y Crystal Castles, dos dúos de dos mundos

Dos conciertos en cinco días. Tenía muchas ganas de ver a ambos, había muchas expectativas, pero desgraciadamente uno de los dos dúos me aburrió un montón.
Los Hurts salieron a la sala Penélope dispuestos a lucir modelo y pose, con un sonido casi excelente y muy buena voz pero, sinceramente, me hubiese gustado que se quitasen esa escoba que llevaban metida por el culo y que se hubiesen soltado un poco la melena.
Me parecieron una versión de il Divo intentando sonar a Depeche Mode. Los giros de muñeca del cantante, Theo Hutchcraft, me sacaron alguna que otra sonrisa recordándome a Raphael, sus muecas y gestos de chico guapo y sexy me recordaron al mejor Miguel Bosé cantando "Don Diablo" o a Tino, el cantante principal del desaparecido grupo Parchís.
Entre las canciones salieron a relucir casi todas las que componen su primer y único disco "Happiness", más alguna cara B que no sonaba nada mal. Como anécdota diré que después de la canción "Devotion", la que cantan a dúo con Kylie Minogue, cantaron una versión de la mismísima diva, "Confide in Me", dándoles a su directo todavía más cursilería. Si fuesen un poco más arriesgados habrían elegido otro tema de la Diva como "Slow", pero supongo que eso ya sería demasiado para ellos. De todas las canciones que tocaron sin duda las grandes decepciones fueron "Sunday" y "Better Than Love", cuyos estribillos no acabaron de explotar, sonando algo más suaves que en el disco.
El concierto duró una hora y no hubo bis, algo que me pareció una falta de respeto si sumamos que tocaron con más de una hora de retraso, aunque tengo que decir que yo me fui la mar de contento, me estaba muriendo de sueño y sólo podía pensar en las ganas que tenía de llegar a casa y cenar algo. Creo que a estos chicos todavía les queda mucho camino por recorrer si quieren llegar a ser algo más que un simple hype.

Fotografía cedida por Álvaro Rodríguez

A otros a los que todavía les queda mucho que demostrar, pero que van por mejor camino son los Crystal Castles. Su concierto en La Riviera se puede resumir en que lo suyo fue llegar y arrasar con todo. Nada más salir Ethan Kath y empezar a tocar, la gente empezó a entrar en una verdadera esquizofrenia imparable. Yo temí por mi vida e incluso pensé en irme para atrás, pero con lo que me gusta el roce no pude resistirme, saqué todo mi valor y me sumé a los masivos empujones. Cuando llegó Alice Glass con su característica voz de cerda siendo degollada, la locura se desató aún más e hizo entrar a la gente en un sentimiento de furia y alegría tecno punkarra imposible de controlar, porque si algo tengo claro es que si existe una palabra que defina su estilo esa es el tecno-punk.
Empezaron con la primera pista de su segundo disco "Faiting Spells", acto seguido entró a sonar "Baptism", con la que llegaron los primeros desmayos, tres que pude ver en total, gente que se retiraba hacia atrás por el agobio, Alice Glass cayéndose de cabeza al suelo tras tirarse al público e intentar ponerse de pie encima de ellos. En las seis primeras canciones sacaron sus mejores temas rompepistas: "Courtship Dating", "Doe Deer" y "Crimewave", dando después paso a una segunda parte un poco más relajada, donde tocaron temas más centrados en su sonido característico de videoconsola y voces moduladas como "Air War" o "Celestica". El final del concierto me pareció llegar muy pronto, pero con él vino un bis como el que sólo ellos podían dar, haciendo saltar más a la gente con los temas "Intimate" y "Yes No", tema de cierre de sus conciertos, el cual no viene en ninguno de sus dos discos, una pena porque sin duda es un temón.
Con la camiseta sudada hasta la cintura y las zapatillas reventadas me fui de un concierto que me dejó roto.

Si Crystal Castles y Hurts tienen algo en común es que ambas son dos bandas con mucho postureo, pero por mucho que Theo Hutchcraft tire rosas blancas entre canción y canción (quien le daría la estupida idea) el dúo canadiense con su actitud destroyer supo meterse al público en el bolsillo y ellos con su directo descafeinado se quedaron a medias.

Escrito por I am David Crespo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.