Publicidad

2 de octubre de 2010

Listas: Mis 10 discos favoritos de 2005

Empeñado sigo en tratar de abarcar una lista a destiempo de mis 100 discos favoritos de la década. En esta ocasión, la lista del año 2005, encabezada por uno de los músicos más peculiares y asombrosos de esta década, el incombustible Sufjan Stevens.

10. Fiona Apple - Extraordinary Machine

No deja de ser curiosa la historia de "Extraordinary Machine". Fiona Apple terminó de grabarlo en 2003 y pronto se filtró a Internet. Pero desde su compañía discográfica, Sony, pensaron que el resultado no era "satisfactorio". Así que el disco se quedó en el limbo varios años pululando por la red. Jon Brion y Fiona accedieron finalmente a regrabar el disco y finalmente en 2005, 6 años después de "When the Pawn...", se publicó. Pese al retraso, el disco llegó a ser nº 1 en descargas en EEUU y llegó al nº 7 del Billboard 200. Y es que conocer a Fiona es quererla.
Canciones como "O' Sailor", "Not About Love" o "Please Please Please" son de las que se dejan querer con facilidad y cuesta mucho sacártelas de la cabeza.

9. M.I.A. - Arular

M.I.A. entró de la mano de Justine Frischmann (Elastica) en el mundillo musical. Fue ella quien le pidió que hiciese la portada del disco de Elastica "The Menace" y se fuese con el grupo de gira para rodar un documental. Así fue como conoció a Peaches, que la animó a crear su propia música con un Roland MC-505 y así nacieron temas como "Galang", que le valió un contrato discográfico con XL Recordings. El eclecticismo de "Arular" es tal que va desde incluir un sampler de la banda sonora de "Rocky" ("Bucky Done Gun") hasta el ragga más puro ("Fire Fire"). Su inclasificable estilo musical, en el que mezcla desde las influencias hip-hop hasta las percusiones tribales, ha influenciado a músicos tan dispares como Gwen Stefani o El Guincho.

8. LCD Soundsystem - LCD Soundsystem

James Murphy y compañía irrumpieron en la música con su propuesta de baile que vendría a renovar la idea de lo que debía ser la música para la pista de baile. LCD Soundsystem son un grupo de música de baile, pero suenan como una banda de rock tocando en directo. "Daft Punk Is Playing At My House" fue un auténtico hit en las pistas de baile británicas, y "Tribulations" es una de las mejores canciones disco de la década. Pero Murphy también tiene su lado tierno y lo saca en "Never As Tired As When I'm Waking Up", como lo haría en discos posteriores con canciones como "New York I Love You, But You're Bringing Me Down". Toda una declaración de intenciones de la música de baile neoyorquina post-11s.

7. Sigur Rós - Takk...

La música de los islandeses Sigur Rós ha sido una de las más bellas incógnitas de esta década. El hecho de que en torno a una banda que canta en islandés se haya formado una verdadera legión de seguidores no deja de ser curioso. Desconocemos lo que dicen sus canciones, pero no por ello dejan de resultar maravillosas. Temas como la épica "Glosoli", que van "in crescendo" hasta convertirse en una ruidosa y emocionante explosión de post-rock, la preciosa "Hoppipolla" (¿no es maravilloso que los islandeses tengan una palabra para decir "saltando en los charcos"?), "Gong" o "Saeglopur", con la emocionante voz de Jónsi al frente, hacen de este trabajo una obligada escucha.


6. Iván Ferreiro - Canciones para el Tiempo y la Distancia

Fue el líder durante más de una década de una de las bandas más exitosas de la música española, Los Piratas, pero no fue hasta su debut en solitario cuando conocimos por fin al verdadero Iván Ferreiro. "Canciones para el Tiempo y la Distancia" mantiene la esencia de la música de Los Piratas, pero al mismo tiempo es mucho más. Ferreiro se descubre como un genial letrista que es capaz tanto de aludir al cine de animación japonés ("El Viaje de Chihiro") como de escribir una feroz crítica a nuestro ex-presidente ("Ciudadano A", que es al mismo tiempo un guiño al título del disco de Radiohead "Kid A"). Pero son canciones como "Turnedo", que es ya un himno, las que el público se sabe al dedillo y corea en todos y cada uno de sus conciertos, las que le han convertido en uno de los artistas más importantes y queridos del país.

5. Editors - The Back Room

En medio de un panorama que recogía toda la angustia post-punk abierta por Joy Division mucho tiempo atrás, Editors aparecieron aportando, sobre todo, un voz muy carismática, la de Tom Smith. Las canciones de su debut, "The Back Room", tenían ese sonido oscuro, pero a la vez aportaban un cierto aire positivo en temas como "Bullets" o "Munich". Pronto se convirtieron en grandes esperanzas del panorama británico y "The Back Room" llegó al número 2 de las listas de ventas. En 2006 publicaron una edición limitada que incluía descartes del álbum, entre ellos "Let Your Good Heart Lead You Home" , "You Are Fading" o "Release", que no sólo estaban a la altura de las incluidas en "The Back Room", sino que eran casi mejores que algunas de ellas.

4. Antony and the Johnsons - I Am a Bird Now

A estas alturas no creo que haya nadie que no haya escuchado "Hope There's Someone" en la inigualable voz de Antony Hegarty sin haberse emocionado al menos un poquito. Antony irrumpió en el panorama musical con su imagen andrógina y su impresionante registro vocal, y lo hizo con su segundo álbum, rodeándose de artistas como Rufus Wainwright ("What Can I Do?"), Lou Reed o Boy George ("You Are My Sister"). Sus letras hablaban de fragilidad, de un niño que siempre se sintió distinto (Algún día creceré, seré una chica bonita/ algún día creceré, seré una mujer bonita/ pero hoy soy un niño, hoy soy un chico... dice "For Today I Am a Boy") o de un amor que dejó de serlo violentamente ("Fistful of Love").


3. Dredg - Catch Without Arms

Resulta casi imposible catalogar a un grupo como Dredg. ¿Art Rock? ¿Rock alternativo? Desde luego, lo que está claro es que "Catch Without Arms" es un discazo de cabo a rabo. Muchos les acusaron de volverse más "comerciales", quizás porque a diferencia de su anterior trabajo, "El Cielo" (2002), aquí lo que primaba no era el concepto sino las canciones. Sin embargo, las letras tienen en común que critican a la sociedad en la que vivimos, hablan de la existencia, del amor e incluso de la fe. "Bug Eyes", "Jamais Vu", "Sang Real", "Plating Seeds" o "Matroshka" son canciones intensas y emocionantes que sólo pueden venir de un grupo que hace la música que le place sin guiarse por modas ni listas de éxitos.

2. Bloc Party - Silent Alarm

El suyo fue uno de los debuts más sonados. "Silent Alarm" fue un auténtico éxito indie, tanto es así que en 24 horas se convirtió en disco de oro y se han vendido más de un millón de copias en todo el mundo desde entonces. Las auténticas razones de este bombazo hay que buscarlas en la fuerza de canciones como "The Pioneers", "Banquet", "Helicopter" o "Positive Tension", con la poderosa voz de Kele Okereke al frente, pero también en la belleza de temas como "So Here We Are", "This Modern Love" o el hipnótico "Compliments". Su sonido post-punk, que recogía infinidad de influencias que iban desde Mogwai a Radiohead, han intentado imitarlo desde entonces multitud de bandas. Sigue siendo un disco clave para entender lo que ha ocurrido en la música durante esta década. Una pena que el resto de sus discos no le hayan llegado ni a la altura de los zapatos.

1. Sufjan Stevens - Illinois

Está muy claro que Sufjan Stevens no es un músico corriente. Este año publica "The Age of Adz", el que supone su décimo disco en una década, a una media de disco por año, vaya. Este "Illinois", álbum conceptual dedicado al estado norteamericano homónimo, está considerado su obra maestra. Formaba parte (en principio) de un muy ambicioso y megalómano proyecto de Sufjan, que pretendía grabar 50 discos, uno por cada estado de EEUU. Pero tras "Michigan" (2003) y este "Illinois", el músico aparcó el proyecto.
"Illinois" contiene, además de algunos de los títulos de canciones más largos y complicados de la historia, algunas de las más maravillosas composiciones de este siglo 21. Baste mencionar la inconmensurable "Chicago", "Come On! Feel the Illinoise!", "Casimir Pulaski Day" o "John Wayne Gacy, Jr." para darse cuenta de que este es un disco asombroso e irrepetible. Y es que Sufjan no parece de este mundo...

7 comentarios:

  1. Yo diría que Sufjan Stevens, a pesar del nuevo disco, más que incombustible está bastante quemado jeje. Me sorprende por otro lado que te guste MIA. A lo mejor aún se te puede salvar :P

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya, se me había escapado esta entrada! Con lo que me gustan a mí las listas de cosas, jajaja. De ésta estoy de acuerdo en el "Takk" de Sigur Rós, el "I'm a bird now" (que yo hubiera puesto probablemente de segundo) y, por supuesto, el "Illinoise" de Sufjan (yo no lo veo nada quemado, la verdad: tanto "All delighted people EP" como "The Age of Adz" me parecen unos discazos, publicados sólo con ¡dos meses de diferencia!)

    Si fuera mi lista probablemente entraría el "X&Y" de Coldplay (un álbum algo descolgado en su discografía, pero que tiene algunas canciones acojonantes) y, suponiendo que se puedan añadir álbumes en directo (no lo tengo muy claro, ésta parece una lista de discos de estudio), el "En public" de Noir Desir, que fue mi banda sonora vital durante finales de 2005 y principios de 2006 (mi erasmus en Francia).

    Por otro lado, es curioso, me gusta bastante más "An end has a start" que "The back room" (igual lo he escuchado poco), "This is happenings" que "Sound of silver" y resulta que Bloc Party, Iván Ferreiro y MIA me valen para temas sueltos, pero un disco entero no sé si lo aguanto... Para gustos los colores, ¿no?

    Fiona Apple vuela por debajo de mi radar: me pongo a investigar ;)

    ResponderEliminar
  3. No le hagas caso a sierjo, que lo que quiere es crear polémica jejeje. Con "X&Y" estoy de acuerdo en que tiene la mejor canción de Coldplay para mi gusto, "Fix You", pero como disco prefiero mil veces "Parachutes" o el "Viva la Vida...". Noir Desir los desconozco, tendré que oír algo.
    El "An End Has a Start" también estaba en mi lista de los 10 del año en su momento, pero con el tiempo me ha acabado gustando más el anterior, aunque "Smokers Outside the Hospital Doors" también me parece su temón más absoluto.
    Por último, a Fiona la amo desde "Tidal" (1996), lo que pasa es que en 14 años ha publicado "sólo" 3 discos y es anti-redes sociales, así que se habla poco de ella. Aunque creo que el año que viene saca disco:
    http://jenesaispop.com/2010/09/17/fiona-apple-saca-disco-en-primavera/

    Gracias por comentar una vez más!!

    ResponderEliminar
  4. Hagamos trueque: te cambio a Fiona Apple por Noir Desir ;)

    Noir Desir es un grupo gavacho con escasa proyección fuera de tierras fancófonas. Yo los descubrí de Erasmus porque durante una temporada en las pantallas de la sección de música de la Fnac de Burdeos no paraban de proyectar el DVD que venía con el álbum "En public". Me hice con él y me enganché cosa mala. Creo, además, que es el mejor disco para adentrarse en su música (en estudio suenan algo apagados).

    Aquí, como ya digo, no los conoce ni dios, pero allí vendrían a ser (a nivel de celebridad) como unos Héroes del Silencio o unos Extremoduro. Y el cantante (el polémico Bertrand Cantat) tiene una voz que recuerda poderosamente a Jim Morrison.

    Te dejo un par de enlaces de canciones suyas que me gustan especialmente:

    "Le vent nous portera"
    http://www.youtube.com/watch?v=0sLGYjKUces&feature=related

    "À ton étoile"
    http://www.youtube.com/watch?v=S1kxZPOyCeg

    ResponderEliminar
  5. Prometo escuchar Noir Desir en cuanto tenga un momento. Para adentrarte en la música de Fiona Apple te recomiendo que escuches "Tidal" (1996), un discazo. Por cierto que fue pareja de tu amado Paul Thomas Anderson, creo que durante la época de "Magnolia".

    ResponderEliminar
  6. Great post! I want to see a follow up to this topic

    generic paxil

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.