Publicidad

13 de septiembre de 2010

Brandon Flowers - Flamingo (2010)

No voy a negar que me sentí profundamente decepcionado por "Day & Age" (2008), el último trabajo de The Killers. Después de lo que me gustaron tanto su debut, "Hot Fuss" (2004), como su segundo disco, "Sam's Town" (2006), el hecho de que el grupo se dejase caer en manos de la electrónica, sin mucho acierto salvo en "Human" (que tampoco es la bomba, si prestamos un poquito de atención a su letra nos daremos cuenta), su tercer disco me dejó bastante frío. Es por ello que a estas alturas ya no esperaba nada nuevo de Brandon Flowers más allá de chaquetas con plumas y hombreras.
"Flamingo", el debut en solitario de Flowers, no es una obra maestra ni mucho menos. Pero ha hecho que recupere mi fe en el autor de temazos como "Read My Mind", "All These Things that I've Done" o "Somebody Told Me", entre otros. Y es que escuchando "Only the Young" (acertadamente elegido próximo single), vuelvo a recuperar la ilusión perdida en Flowers. Un estribillo absolutamente coreable y una épica en su justa medida que recuerda a los tiempos del "Sam's Town". Y es que "Flamingo" tiene más en común con el segundo disco de The Killers que con el último. Aquí vuelven las referencias a la música norteamericana, a Springsteen, a U2, a Las Vegas (ahí está el corte que abre el disco, "Welcome to Fabulous Las Vegas", que recuerda bastante a "Sam's Town", que daba título al álbum homónimo de la banda). Pero junto a buenas canciones como las anteriormente mencionadas, "Crossfire" (de nuevo sale la vena "Sam's Town") o "Jilted Lovers and Broken Hearts" surgen canciones mucho menos poderosas como "Magdalena" o "Swallow It", que carecen de la fuerza de los primeros temas del disco. También hay canciones como "Hard Enough", un curioso dueto con Jenny Lewis cuyo estribillo recuerda mucho a Springsteen una vez más, guiños ochenteros como "Was It Something I Said?" o "On the Floor", donde recupera unos coros muy semejantes a los de "All the Things that I've Done" , pero al conjunto le falta algo de equilibrio.
No será el disco del año, pero al menos me he reconciliado con Brandon, que no es poco.

Calificación: 6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.