Publicidad

9 de agosto de 2010

Arcade Fire - The Suburbs (2010)

Se suele decir aquello de que el tercer disco es la prueba de fuego para cualquier artista. Claro que no siempre es así pero, por citar algunos ejemplos, tenemos el tercer disco de Radiohead, "OK Computer" (1997), el de Grizzly Bear, "Veckatimest" (2009), o "Third" (2008), de Portishead. Aunque está claro que tendrá que pasar el tiempo para juzgar con una mayor perspectiva el nuevo trabajo de Arcade Fire, "The Suburbs" (2010), se muestra como conjunto a todas luces superior que "Neon Bible" (2007). Y no es porque tenga mejores canciones (ahí estaban las indiscutibles "No Cars Go" o "Keep the Car Running"), pero como disco está mucho más equilibrado, funciona más como un gran conjunto, al igual que lo hacía "Funeral" (2004).
Y es que el pretexto de los suburbios sirve a los canadienses para repasar toda una vida. Definido por los propios hermanos Win y William Butler como una carta desde los suburbios, "The Suburbs" comienza con una huida (En los suburbios yo/ aprendí a conducir/ y tú me dijiste que nunca sobreviviríamos/ llévate las llaves de tu madre, nos marchamos...) de unos suburbios condenados a ser destruidos (...y todos los muros que construyeron en los setenta han acabado cayéndose/ y todas las casas que construyeron en los setenta han acabado cayéndose/ no significaban nada en absoluto...), buscando un lugar mejor para formar una familia (...¿No lo entiendes?/ Por qué quiero una hija mientras soy joven/ quiero cogerla de la mano/ y enseñarle un poco de belleza/ antes de que el daño esté hecho...). Y claro, ante un comienzo tan apabullante, uno se queda sin palabras. En apenas 5 minutos, Arcade Fire acaban de hablar de hacerse adulto, de querer formar una familia y del miedo a esa llamada "civilización" que lo devora todo en nombre del alquitrán y el cemento. Pero es que hay más. Otra canción destinada a ser himno de ritmo imparable, "Ready to Start" (esa ralentización del tempo casi al final es grandiosa), las decepciones de una generación, la del siglo XXI, que espera un futuro que no llega ("Modern Man"), o un relevo generacional que usa palabras grandilocuentes que ni siquiera ellos mismos entienden ("Rococo") y que, al final, probablemente acaben cantando la canción que les critica. "Half Light II (No Celebration)" insiste de nuevo en el pesimismo ante lo que está por venir, mientras que "Suburban War" habla de un distanciamiento entre los que tiempo atrás crecieron juntos ( ... y ahora la música nos divide en tribus/ tú dejas crecer tu pelo y yo el mío/ dijeron que el pasado no descansaría/ hasta que saltásemos la valla y lo dejásemos atrás...todos mis viejos amigos, no me reconocen ahora...) y "Month of May" habla del propio proceso de grabar el disco. Y es que, si en sus letras "The Suburbs" trata todos los males de la sociedad que les preocupan a los canadienses, en lo musical mantiene el sonido característico de la banda y lo mejora por momentos (la aparente sencillez formal de "The Suburbs", la increíble energía que le da Régine Chassagne a "Empty Room", "Sprawl II (Mountains Beyond Mountains)" o la dulzura con la que canta en "Half Light I" son sólo algunos ejemplos).
Y podría seguir así durante horas, pero lo mejor es que disfrutéis de los 64 minutos de melancolía, energía y épica del nuevo disco de Arcade Fire. Porque, al fin y al cabo, lo único que piden es poder vivir en un mundo mejor y, gracias a ellos, ya lo es.

Calificación: 9/10

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo en todo... salvo en que "Neon bible" es inferior a "Funeral". Ambos me parecen, cada uno a su manera, dos joyas perfectamente equilibradas. De hecho, "Keep the car running" y "No cars go" nunca me han parecido las mejores canciones de "Neon bible", prefiero de largo "Black mirror", "Ocean of noise", "The well and the lighthouse" o "My body is a cage".

    Con "The suburbs" creo que, salvo golpe en la mesa de Thom Yorke y cía (lo cual, ojo, no puede ser descartado a estas alturas), mi búsqueda del disco del año ha concluido. Felizmente, además.

    Sospecho que ese 9 se convertirá, con el paso del tiempo, en un 10 ;)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.