Publicidad

16 de marzo de 2010

L.A. + Dorian, La Fábrica de Chocolate, Vigo, 13-03-10

Debo confesar que las ganas que tenía de ver en directo a L.A. eran muchas. Tras la cancelación de los conciertos que tenían previsto dar a finales del pasado año junto a Elastic Band y Alex Ferreira, una conocida marca de whisky los traía por fin a Vigo en un concierto, además, gratuito.
Ya situados en primera fila como estábamos, salía a escena la banda mallorquina. Como inicio, "Close to You", que sonaba con una precisión y una fuerza incluso superiores al disco en la voz de Luis Albert Segura. "Crystal Clear" y "Hands", el que fuera single de presentación, no hicieron más que confirmar que L.A. es una banda de directo, de esas que se crecen hasta el infinito dándolo todo en el escenario. La parte más rockera llegaba con "Heavenly Hell", que da título a su último álbum, a la que seguiría la más tranquila "Elizabeth".

Y entonces comenzó a sonar el tic-tac de los relojes como preludio de una de las canciones más maravillosas del disco, "Stop the Clocks". Una de esas canciones que hacen a un grupo grande de verdad, y que demostraban que L.A. es probablemente una banda sin rival hoy por hoy en la música española. "Microphones and Medicines" parecía encaminar ya el principio del fin, con buena parte del público entonando el "ohohohoh" y con una química absoluta con el grupo.
Tocaron dos temas que no venían en el disco (no sé si procedentes de los discos anteriores de Lluis Albert en solitario o si serán temas para su segundo álbum) que no tenían nada que envidiar al magnífico "Heavenly Hell". Ya para despedirse, una rockera versión de Cyndi Lauper, "Girls Just Wanna Have Fun", dedicada a todas las chicas de la sala.
Una verdadera lección de lo que debe ser un concierto en directo, contudente, mágico, sonido perfecto... La única pega que, debido al tiempo del que disponía el grupo (unos 40 minutos), se quedaron fuera temazos como "Evening Love" o "Perfect Combination".

Lo cierto es que después del pedazo de concierto anterior, es tontería que te subas al escenario a no ser que te apellides Vedder (Eddie) o Followill (Kings Of Leon). No me habían hablado nada bien de Dorian, pero quería concederles el beneficio de la duda. Craso error. Ya me parece una herejía juntar a dos bandas que no pueden tener menos que ver, pero es que encima "considerar" a Dorian la más importante y darle más tiempo en el escenario ya me parece inadmisible.
Desgraciadamente, la sala se llenó más de adolescentes femeninas para ver a este grupo (si el frontman llega a ser guapo, apaga y vámonos). Pero los problemas empezaron desde el primer minuto. Tras una introducción que se cortó, el Mac que fallaba y el bajo que no sonaba (ni sonaría luego), ni corto ni perezoso, su líder, Marc, dice en alto "¡Vaya mierda! Perdonad, pero es que estamos teniendo un montón de problemas. Esto es lo que pasa cuando no puedes probar sonido, que ha venido un imbécil a interrumpirnos y sólo hemos tenido 15 minutos." Olé tus huevos, colega. Hay que tener valor para decir eso después de haber escuchado un concierto sobre el mismo escenario que sonó absolutamente increíble. Además, que la excusa es como la de de "se me ha comido los deberes el perro". ¿Y a mí que me importa tu vida? ¿Se supone que sois profesionales, no? Pues ateneos a las consecuencias y si no sabéis torear no os metáis.
Pese a todo, la sobrevalorada banda (que lo es, y muchísimo) contaba con un grupo de fieles seguidoras coreando sus canciones.
Durante una agotadora hora y media, la banda barcelonesa presentó las canciones de "La Ciudad Subterránea", su último trabajo. Entre ellas sonaron "Verte Amanecer", "La Mañana Herida" o "Paraísos Artificiales", esta última muy coreada entre sus fans como también sus hits "A Cualquier Otra Parte" o "Te Echamos de Menos". Algunas gritaban pidiendo otra, yo me marchaba con alivio.
Quizás los seguidores de L.A. fuésemos menos, pero nuestros aplausos eran sinceros y estoy seguro de que si había 10 fans, al final de su concierto acabaron siendo al menos 20. Sin duda son la revelación del pasado año, y "Heavenly Hell" es un disco atemporal, que podremos seguir disfrutando 10 y 50 años más tarde. Una noche en la que tocamos primero el cielo y luego el infierno. Lo peor de todo es que Dorian tocarán en el Festival do Norte (creo que ya sé cuál será la hora del bocata...).

Más fotos del concierto en nuestro flickr

4 comentarios:

  1. plasplasplasplasplas (aplauso rotundo, aún sin conocer a L.A. - ahora me pongo algo - y pese a no haber ido al concierto)

    Dorian, comedme la cosa!

    ResponderEliminar
  2. Uy, creo que te ha podido la emosiooon. L.A. están bien y eso, pero de ahí a banda sin rival, jeje. Tienes que dejar que te bajen las pulsaciones antes de escribir :P

    Y no creo que Dorian estén sobrevalorados ¿Conoces a alguien que los valore algo? Que tenga más de 16 años, digo.

    Apertas compañeiro

    ResponderEliminar
  3. Bueno, en lo de banda sin rival me refiero sobre todo al terreno del rock español (de lo que yo conozco son lo mejor) y, hombre, en lo de Dorian me refería a los medios sobre todo (Radio 3 y la Mondosonoro pierden bastante el culo hablando de ellos). En cuanto a fans como personas físicas que adoren a Dorian no conozco a ninguno/a. Gracias por los comentarios. Se nota que Giovannes comparte mi opinión, jeje.

    ResponderEliminar
  4. L.A es una copia de pearl jam y eso es estar muy desfasado

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.