Publicidad

26 de agosto de 2009

Dolorock 09

El verano toca a su fin y, con él, van acabándose los festivales al solete. Aunque todavía quedan el Lolapop este fin de semana y algún que otro evento en septiembre, para mí el Dolorock 09 es el último festival de este verano de 2009. Así que nos acercamos hasta Mosteiro (Meis), para disfrutar (por primera vez en nuestro caso) del Dolorock. Un buen cartel (Niños Mutantes, Love of Lesbian...) a un precio insuperable (de gratis total) para un festival que se celebra en el campo de la fiesta del pueblo de Mosteiro. Aunque el inicio estaba previsto para las 21:00, llegamos a las 22:00 y estaba pinchando Chema Rey, locutor al frente del programa "El Bulevar", de Radio 3. Poco después, y con escaso público todavía, salían a escena los vigueses The Blows. Pese a las buenas críticas que han tenido en algunas publicaciones y medios, la verdad es que a mí siguen sin convencerme. No es que suenen mal, pero es que no logro diferenciar 2 canciones suyas, y esa pose de "somos modernos y molones" me revienta bastante. No recuerdo cuanto tiempo tocaron, pero se me hizo bastante largo, y me da la impresión de que tampoco convencieron al resto del público presente. Poco a poco iba llegando más gente hasta el lugar, muchos de ellos deseosos de ver a Nudozurdo (foto izda) en directo. Los madrileños empezaron a tocar sin mediar palabra, tónica que mantendrían durante todo el concierto (no hubo ni hola, ni gracias, ni adiós). Su "post-rock" (no me gustan nada las etiquetas, pero haré una excepción esta vez) hizo disfrutar a sus seguidores, en especial su esperado tema "El Hijo de Dios". A decir verdad, a mí todo me sonaba muy pesado, y lo poco que me gustaba me recordaba demasiado a Sonic Youth, y para eso ya les tengo a ellos que lo hacen muchísimo mejor.

Cerca de la 1 de la madrugada salieron a escena los granadinos Niños Mutantes. Antes de que se subieran al escenario, sonaba una versión instrumental del "Where Is My Mind?" de los Pixies interpretada con violines. Los NM ya son como de casa. Vienen a menudo por Galicia y los hemos visto en más de una ocasión. Desde la primeras filas ya se veía una muchedumbre deseosa de escuchar al grupo. Esta vez el repertorio fue un repaso a temas de todos sus discos, empezando por algunos de los más célebres de su último álbum, como "Sapos y Culebras" (con ese "uuú" que recuerda a la antes mencionada canción de los Pixies), "Te Favorece Tanto Estar Callada" o "Ayurveda" (que alude en su final al "Across the Universe", de The Beatles). Pero pronto empezaron a sonar temas como "En Avión", "Bárbara", "Nada Nuevo" o "Oso Polar", extraídos de sus ep's luego recopilados en "Canciones Para el Primer Día en la Tierra". La gente lo estaba disfrutando (algunos fans adolescentes de primera fila más propios seguidores de los Jonas Brothers lo daban todo literalmente) y el grupo también se animaba. Siempre suelen tocar alguna versión, y esta vez la escogida fue "Perdido en Mi Habitación", de Mecano. Pero aún hubo tiempo para "Ítaca" y "En la Tierra" de "El Sol de Invierno" (en mi opinión, su mejor disco) y una sorpresa con "Veneno-Polen", un tema de sus inicios. Abandonaron el escenario para luego hacer un bis con la instrumental "Ejército de Brutos Mecánicos" (la gente esperaba algún tema más, pero no hubo suerte). Un buen concierto de un grupo que es un valor seguro en cualquier festival.


Y le tocaba ya el turno a los más esperados, "Love of Lesbian", que le han cogido cariño a la tierra y cada vez sus visitas son más habituales. Desde que han decidido cantar en español, llevan 3 discos geniales en 5 años, y tienen uno de los mejores directos nacionales. Abrieron como suele ser habitual en esta gira de su álbum "1999" con "Allí Donde Solíamos Gritar". "1999", "Las Malas Lenguas", "Club de Fans de John Boy" o "Incendios de Nieve" (especialmente pensada para los directos por su necesaria colaboración del público), entre otras, nos hicieron entrar en calor. Hubo también referencias al pasado con "Los Colores de una Sombra", uno de sus temas ya clásicos. Poco después dedicarían otro de sus temazos, "Música de Ascensores", a los hermanos Iván y Amaro Ferreiro, que por lo visto estaban entre el público. "Miau" era el puente para pasar a un espectáculo más coñero y divertido, como suelen hacer en sus conciertos. Una careta de elefante y otros artilugios servían a Santi Balmes para interpretar su rol de showman absoluto cantando "Me Amo", "Marlene, la Vecina del Ártico" o "Los Niños del Mañana". La banda se bajó del escenario y volvió a subir ataviada con trajes espaciales para acabar el show con "Houston, Tenemos un Poema", que poco a poco fue mutando para entonar el estribillo de "Shiwa" y acabó en una apoteosis festiva al grito de "Ritmo de la Noche" (algo que también es habitual en su directo). Parece que estos chicos son incapaces de dar un concierto malo, ni siquiera mediocre, y eso es algo que sólo hacen los grandes.

El Dolorock 09 se mantiene ahí, despacito pero con buena letra, y aunque no tenga unos presupuestos a la altura de los festivales más conocidos, sabe apostar por la buena música y traer buenos grupos. El cartel podría haber sido más completo (hay más grupos gallegos que The Blows), pero no nos podemos quejar, y menos a ese precio.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.