Publicidad

14 de julio de 2009

Cultura Quente 09 (sábado)

Tras el plantón de Depeche Mode en Oporto, no fuimos pocos los que nos pasamos por la carballeira de Caldas de Reis para ver que se cocía. El viernes había arrancado el festival con Vive la Fête, MC5's Wayne Kramer o Igloo entre otros, y aunque yo no estuve (todavía me dolía demasiado lo de Dave Gahan), los chicos de pistaoculta si lo hicieron y trajeron la pertinente crónica (también lo hicieron con los festejos del sábado).
La segunda jornada del festival arrancaba con Atomic Garden, pero un servidor llegó justo cuando comenzaba ya la actuación de Zahara. Zahara y sus Chicos Fabulosos (que así se llaman quienes la acompañan en los escenarios) presentaron en directo los temas del álbum "La fabulosa historia de la chica que perdió el avión", debut de la cantante y compositora. Pese a la escasa afluencia de público a esas horas (alrededor de las 10 de la noche), dieron un gran concierto en el que no faltaron "Merezco" (que ha sido escogida como la banda sonora de la próxima vuelta ciclista a España), "La Canción Más Fea del Mundo" u "Olor a mandarinas", canción a la que hacían referencia 2 fans que por allí pululaban vestidos de mandarinas gigantes. Algunos pedían sin cesar "Domingo Astromántico", que canta en el disco a dúo con Santi Balmes ( el original es de Love of Lesbian), pero sin Santi tampoco hubiese sido lo mismo. Quien sin embargo si se subió al escenario para acompañar a la cantante fue Fon Román, con el que cantó "Funeral", que en el disco canta junto a Ricky Falkner, bajista de Standstill y productor del álbum. El dueto fue quizás el momento cumbre del concierto, y en el que muchos nos preguntamos por qué Fon Román no estaba en el cartel del festival, si bien es cierto que no se prodiga en conciertos y mucho menos en festivales.
Inmediatamente después les tocaba el turno a Delahoja, grupo de hip hop pontevedrés. Aquí no voy a comentar nada, ya que fue el momento escogido para esparcimiento y bocata para coger fuerzas de cara a la noche.
Tras reposar la comida unos minutos, llegamos para la actuación de Lagartija Nick. La verdad es que me esperaba otra cosa, quizás porque lo que conocía del grupo era de su etapa con Paco Luque a la guitarra, y con un sonido mucho más cañero. Tuvieron algunos problemas de sonido al principio, que superaron un par de temas después. Particularmente, al escuchar la voz en directo de Antonio Arias me resultan difíciles de descifrar las letras, apenas lo justo para saber en qué idioma canta. Tocaron un repertorio variado, pero nada de su etapa más experimental con Luque.


La actuación me dejó un poco indiferente, pero la cosa no mejoró con The Wedding Present. Me habían hablado muy bien de ellos, y quizás por eso tenía altas expectativas. Durante hora y cuarto de concierto, los británicos levantaron aplausos sólo entre sus fans y convencieron a pocos.

Eran ya casi las 3 de la mañana y sólo un milagro podía salvar aquella jornada del festival del más puro olvido. Y sucedió. Facto Delafé y las Flores Azules se subieron al escenario con toda la artillería y conquistaron a todo el público. Los conciertos que está dando este año la banda catalana, acompañados de coros, violines e instrumentos de viento no, no dejan a nadie indiferente. Fueron además los únicos que aprovecharon las posibilidades que ofrecía la pantalla montada en el fondo del escenario para ofrecer un espectáculo multimedia. Oscar Daniello (Delafé) demostró ser un animal del escenario, por el que se movía a gusto bailando con su peculiar estilo. Ofrecieron una acertada combinación de temas de sus 2 álbumes, entre los que no faltaron "Gigante", "Mar el Poder del Mar", "Desde el Este", "La Luz de la Mañana" o "La Juani". Con el público totalmente entregado y comiendo de su palma, los globos gigantes de colores y el confeti empezó llover sobre la carballeira. La banda dejó el escenario llenó de color para luego reaparecer y contraatacar con "El Indio" y "Poquito a Poco", para despedirse. La banda lo dió todo en el concierto y el público respondió con una merecida ovación.
Lo que consiguieron Facto Delafé y las Flores Azules el pasado sábado fue casi épico, pero sobre todo hicieron que volviésemos a nuestras casas sonriendo de oreja a oreja y sabiendo que acabábamos de vivir algo irrepetible.

Aqui podéis ver las fotos del concierto y aquí las de otras ediciones del Cultura Quente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.