Publicidad

27 de julio de 2015

PortAmérica (viernes 17): un golpe maestro

Sabíamos que el viernes iba a ser el día grande. Pocas bandas españolas son capaces de llenar el Palacio de los Deportes o conseguir llenar durante cinco noches consecutivas una sala como La Riviera en Madrid. Además, la imposibilidad de verles el año pasado no hacía sino aumentar las ganas de escuchar "La Deriva" (2014) en directo. Ese fue, sin duda, uno de los grandes aciertos de la organización, recuperar los nombres de Vetusta Morla, Calle 13 o Niños Mutantes, que el pasado año no pudieron tocar y que llegaban con muchísimas ganas al festival.

Más de 12000 personas se desplazaron hasta Nigrán, sobre todo, para ver a la banda madrileña. Entre ellos, muchos de los que se quedaron sin verles en la anterior edición del festival, fans incondicionales, pero también muchos seguidores de Calle 13. 

Mientras nos íbamos acercando al recinto, comenzaba a sonar "Turn It", lo que indicaba que Neuman ya estaban tocando en el escenario SON Estrella Galicia. "If" (2014) es un discazo, de eso no hay duda, pero ni la hora ni el sol de frente hacían ningún favor al concierto. Quizás con otro horario más adecuado y un poco más de tiempo para el grupo hubiésemos podido disfrutar más y podían haberse explayado con joyitas que por su duración no pudieron incluir como "Kids" o "Battle Starship". Da rabia no haber podido experimentar todo su potencial en directo, pero al menos disfrutamos de temazos como el "Tell You" con el que acabaron su concierto. No estaría nada mal que volviesen al festival en condiciones más favorables.

Tenía muchas ganas de ver a Pasajero sobre un escenario grande en un festival, y lo cierto es que no defraudaron. La banda madrileña se creció ante un público ya numeroso presentando las nuevas canciones de "Parque de Atracciones" (2015), como la que da título al álbum, "Gente Subterránea", "Protégelo" o la coreada "Intocables". A los teclados se estrenaba Javier García, que recoge el testigo del hasta ahora teclista de la banda Eduardo R. Paynter, y su debut no pudo ser mejor. Hubo química con el público y nadie se resistió a cantar "Volverme a Preguntar", "Perdóname" o "Borro Tu Nombre".

"Si fuera por nosotros, nos quedaríamos a vivir aquí", decía el vocalista Daniel Arias antes de dar paso al número final. Y pasó lo que muchos ansiábamos: Jorge González (percusionista de Vetusta Morla) se sumaba a los Pasajero para tocar todo un himno, "Autoconversación". Un clímax total en el que el público también puso de su parte y en el que tanto Josechu Gómez (batería) como el mencionado Jorge lo dieron todo para poner el broche de oro a un concierto impecable. De lo mejor que vivimos en la jornada del viernes. Rasé.

El viernes siguió habiendo sorpresas en el pequeño escenario del Showrocking. Por allí pasó Carmen Johns y también se juntaron Nicolás Pastoriza, Pablo Novoa, Martiño Toro y el propio Pepe Solla que acababan de dar un mini-concierto al tiempo que Pasajero abandonaban el escenario La Playa de los Ahogados. Llegaba entonces el turno de Eladio y los Seres Queridos, otra de las bandas habituales en PortAmérica. Nunca he sido gran seguidor del grupo y, aunque sonaban bien, decidimos hacer el parón para comer en este concierto (en alguno tenía que ser, ya que el ritmo frenético entre ambos escenarios no dejaba ni un minuto del festival sin música en directo). Lo malo es que no se puede estar a todo, así que también nos perdimos la aparición estelar y por sorpresa de Pepe Solla tocando junto a Eladio y compañía. Una lástima.

Los Niños Mutantes tenían muchas ganas de tocar en PortAmérica. Tal y como ellos bien recordaron en un momento de su concierto, era la tercera vez consecutiva que su nombre aparecía en el cartel del festival y por fin podían tocar (en 2013 se cayeron del cartel y en 2014 suspendieron por la tormenta eléctrica). En su repertorio hicieron repaso de algunas de sus canciones más conocidas como "Hundir la Flota", "Errante (Canción Mutante)", "Las Noches de Insomnio", "Náufragos" o "No Puedo Más Contigo". Mención aparte merece ese "Caerán los Bancos" que encantaría al mismísimo Varoufakis.

Los granadinos siempre son un grupo solvente en directo y aportan ese toque de veteranía en la escena independiente española (llevan alrededor de veinte años ya en activo). Se quitaron la espinita de tocar, al fin, en PortAmérica, y el público disfrutó mucho con su directo.

Y si Niños Mutantes tenían ganas de tocar, imaginaos las ganas que tenían Calle 13, después de haber cruzado un océano el pasado año y no poder tocar. La banda portorriqueña, compuesta por cerca de una decena de músicos, salió a darlo todo desde el primer momento. El ritmo frenético de la música y los rapeos de Residente pusieron a bailar y a saltar a todo PortAmérica. Una energía contagiosa que transmitieron en algunos de sus temas más célebres como "No Hay Nadie Como Tú", "Fiesta de Locos" o "Vamo' a Portarnos Mal".

Entre canción y canción, siempre presentes las reivindicaciones de Residente, desde referencias a la Ley Mordaza (que acabaron despertando entre el público gritos de "sí se puede") hasta la historia estadounidense que se enseña en las escuelas de Puerto Rico. Especial protagonismo tuvo su último trabajo "MultiViral" (2014), del que sonaron temas como el que da título al álbum o "El Aguante", que se apoyaron en proyecciones con imágenes de Bush o Stalin, entre otros. El de "Ojos Color Sol" (canción en la que colaboró Silvio Rodríguez) fue un momento especialmente emocionante, cuando todos corearon el tema que Residente dedicó a su hijo.

Los portorriqueños dieron un gran espectáculo y un concierto memorable, de lo mejor que se ha visto en PortAmérica. Dejaron al público extenuado pero feliz. Sin duda estuvieron espléndidos y fueron el mayor estandarte en esta edición de esa vocación con la que nació el festival de tender puentes musicales entre ambas orillas del océano.

Es innegable que después de Calle 13, los Buzzcocks no pegaban ni con cola, pero también lo es que el eclecticismo es una de las principales características de este festival. En un evento así tiene que haber de todo y para todos, y no faltaron seguidores del mítico grupo punk en las primeras filas. Son una de las pocas bandas de punk británico originales en activo, y demostraron su buen hacer sobre las tablas. Especialmente destacable fue su "Ever Fallen in Love (with Someone You Shouldn't've)", probablemente su tema más conocido. Estuvieron bien, aunque muchos ya sólo pensábamos en el regreso de Vetusta.

La expectación era máxima. Por muchas veces que les hayamos visto en directo, Vetusta Morla es de esas bandas que nunca defraudan. Han estado vinculados a PortAmérica desde el principio (no en vano el director del festival es, además, su mánager) y presentes en todas las ediciones, pero el año pasado no pudieron tocar. Iba a ser, por tanto, la primera vez que sonasen en Nigrán las canciones de "La Deriva", su trabajo más reciente.

En un ambiente de penumbra, sin demasiada escenografía de apoyo, y con Pucho uniéndose a las percusiones comenzaba a sonar "La Deriva", que daba título al álbum. Un disco en el que se centró la primera parte del concierto, haciendo repaso por canciones como "Golpe Maestro", "Fuego", "La Mosca en Tu Pared", "Cuarteles de Invierno" o "Fiesta Mayor", que poco a poco fueron alternando con sus clásicos más habituales. Hubo algún pequeño problema de sonido con el que dejó de escucharse a la banda por completo, pero no tardó demasiado en solucionarse.

Los nuevos temas de los madrileños suenan más contundentes si cabe en directo. Probablemente sean los más rockeros de su repertorio, si exceptuamos momentos puntuales como "El Hombre del Saco", que también sonó en Nigrán. Han tenido el acierto de modificar alguna de sus canciones más conocidas ligeramente para no sonar repetitivos, y así "Copenhague" suena como siempre y al mismo tiempo un poco distinta, con ese ...no llueve en Nigrán... en alusión a la lluvia del pasado año. "Lo que Te Hace Grande", "Valiente", "Escudo Humano" o "Saharabbey Road" fueron parte de esos clásicos ya de los conciertos de la banda. Es curioso que decidieran acabar con la maravillosa (para mí una de sus mejores canciones) "Los Días Raros", con la que abrían antes sus conciertos durante la gira de "Mapas".

Si echas un vistazo a las redes sociales, verás todo tipo de opiniones de este concierto. Algunos dicen que no sonaron bien, otros que el sonido era bajo y se escuchaban más las conversaciones de la gente (que por otra parte no entiendo por qué la gente no es más respetuosa con los grupos tanto en salas como en festivales)... Para gustos, colores. Yo lo que vi fueron miles de personas disfrutando y cantando las canciones de uno de sus grupos favoritos. En mi opinión fue uno de los mejores conciertos que he visto de Vetusta Morla (y creo que era la quinta vez que les veía en directo, por lo menos) y de los que más he disfrutado. Para mí estuvieron inmensos y siguen teniendo un enorme potencial en directo.

Después de un derroche de energía así, me quedaban pocas fuerzas para ver a Novedades Carminha. Llamados a ser el relevo generacional de grupos como el que había tocado la noche anterior en Nigrán, Siniestro Total, los gallegos desplegaron su punk desenfadado ante todos los que se quedaron con ganas de más tras el concierto de Vetusta. "Jódete y Baila" o "Juventud Infinita" fueron algunas de las canciones que sonaron en su directo, al que se les unió el locutor de Radio 3 y músico Ángel Carmona cuando ya íbamos abandonando el recinto.

Tuve que renunciar a ver a BFlecha, que tocaba a una hora imposible (las 4:40 de la mañana). Una pena, y ese es uno de los aspectos a mejorar del festival. Al menos si fuese yo, de las 3 en adelante pondría dj's para quienes quieran prolongar la fiesta, pero creo que un directo tan tarde perjudica tanto al artista, que ve cómo poco a poco su público va menguando, como al público, que se va quedando sin fuerzas cuanto más avanza la jornada.

Un día. Sólo quedaba un día para volver a ver al tipo más encantador que jamás se haya subido a un escenario, Neil Hannon.

22 de julio de 2015

PortAmérica (jueves 16): emitiendo para toda la galaxia

Tras una edición complicada en 2014, con la cancelación de una de las jornadas del festival por motivos climatológicos, PortAmérica volvía a Nigrán con las pilas bien cargadas. De nuevo, tres días de conciertos por delante y dos escenarios, SON Estrella Galicia y La Playa de los Ahogados, que iban a tenernos bien entretenidos yendo de uno para otro sin descanso. Un festival en el que dejarse llevar y con la tranquilidad de que el cambiante clima gallego, esta vez sí, iba a portarse bien. 

Quizás el jueves no hubiese un gran nombre en el cartel de esos que arrastran a las masas, pero sí es cierto que había grupos para todos los gustos: ska, pop, punk, funky, rock 'n' roll... La asistencia no era masiva, pero también es cierto que nunca suele serlo en jueves (ni siquiera lo fue cuando vinieron los Editors en 2013). 

Abría el festival la viguesa Carmen Johns, que presentaba nuevo EP, "Pack Your Bags". Consciente del difícil papel de inaugurar los conciertos a las 7 de la tarde, ella y su banda supieron enfocarlo como una buena oportunidad para darse a conocer y tocaron algunos de sus temas en un breve concierto, en el que también hubo tiempo para versiones. Con su interpretación del "Lisztomania" de Phoenix, Carmen nos ganó a todos los presentes. Su nombre empieza a sonar cada vez más, así que estaremos atentos a sus próximos pasos.

Tras haber conseguido el Premio al Mejor Artista Emergente en los Premios de la Música Independiente, había una gran curiosidad por ver a Belako en directo. Con menos de 20 años (al menos cuando publicaron su debut "Eurie" en 2013), estos cuatro vascos demostraron sobre el escenario de PortAmérica que su energía es arrolladora. Poco les importó el sol que les daba prácticamente en la cara y el público, todavía escaso. Hicieron repaso a sus temas entre los que cayó algún tema en euskera, versionaron el "Sinner Man" de Nina Simone y nos dejaron asombrados con temas como "Mum".

Belako llegaron, tocaron y vencieron. Mostraron complicidad y sonrisas a raudales en todo momento. Tal vez la clave de su éxito esté en que, después de todo, siguen siendo cuatro amigos que se suben a un escenario a hacer lo que más les gusta, tocar música. Su concierto estuvo entre lo mejor de la jornada.

Le tocaba el turno a la franco-chilena Ana Tijoux. Pese a su trayectoria (cuatro discos con su primera banda, Makiza, y otros tantos como solista), su directo me dejó un poco frío. Tal vez sea que ese hip-hop latino que practica no es mucho de mi estilo, pero tampoco me pareció que conectase con la mayor parte del público, pese a éxitos como "1977" (tema con más de 7 millones de visitas en YouTube y que llegó a sonar en la serie "Breaking Bad"). Sea como fuere, cuando vi que Pasajero se subían a un pequeño escenario en la carpa del ShowRocking de Pepe Solla, me dirigí hacia allí.

En esta edición, el comisario y organizador del ShowRocking, el chef Pepe Solla, se propuso romper definitivamente cualquier barrera o reticencia del público festivalero a su faceta gastronómica. Así, a las tapas de alta cocina que se podían degustar allí por sólo 3 euros, se sumaba en esta ocasión un pequeño escenario en el que se vivieron muchas sorpresas musicales en estos tres días. El jueves se subían a tocar Pasajero, que tocarían al día siguiente pero ya andaban por Nigrán. Lo suyo fue un adelanto del concierto que iban a ofrecer, para ponernos los dientes largos de cara al viernes. "Parque de Atracciones" y "Autoconversación" fueron ese aperitivo musical que aumentó si cabe las ganas que teníamos de verles en un escenario grande.

Sin dejarnos apenas tiempo, Villanueva se subía al escenario SON Estrella Galicia para presentar su debut, "Viajes de Ida" (2014). Con poses casi clavadas a las de Tom Smith (Editors), Villanueva se movía sin parar de gesticular de un lado al otro del escenario. Hubo colaboración sorpresa en el escenario y Nicolás Pastoriza se subió a tocar con la banda. Juntos versionaron la mítica "Porque Te Vas" de Jeanette, y creo recordar que algún otro tema del propio Villanueva. "Sota, Caballo y Tú", "Thelma" o "Bombas Nucleares" fueron algunas de las canciones que sonaron en su show. No acabaron de conectar con el público, pero no fue un mal concierto.

Cuando nos giramos, nos sorprendió ver a Iván Ferreiro subido al escenario del ShowRocking. De alguna manera, Iván siempre acaba por estar presente en PortAmérica, ya sea por sorpresa o como parte del cartel, y eso es algo que se agradece mucho. Interpretó el clásico "Años 80" de Piratas y, cómo no, "Turnedo", que dejó ya en boca del público, dirigiendo a un coro multitudinario que se rindió a sus pies. #MomentazoPortAmérica

Los mexicanos Little Jesus no lo tenían fácil después de lo de Iván, pero consiguieron hacernos bailar. Habiendo cruzado el charco para girar por España y Portugal, el grupo no tardó en conectar con un público que tenía ganas de bailar con sus ritmos indies latinos. Temas como "Azul" (que sirvió de banda sonora al spot del festival), "Mal", "Pesadilla", "Cretino", "Jóvenes" o "Color" pusieron a los presentes a bailar y a saltar. Recordaban un poco a sus paisanos Volován, aunque también eran reconocibles en su música influencias de Phoenix o Vampire Weekend. Fue otro de los grandes conciertos del día.

Lo cierto es que si nos fijamos en que el jueves estuvieron presentes Killer Barbies, Nicolás Pastoriza y Siniestro Total, podemos hablar de la presencia de parte de la "xeración Xabarín", esas bandas gallegas que se juntaron en torno a un programa infantil y juvenil que en un principio apostó por el rock gallego. Siniestro Total eran uno de los platos fuertes del día. Una de las bandas más veteranas del rock y el punk gallego que conquistó al público con clásicos como "Miña Terra Galega" (esa versión adaptada del "Sweet Home Alabama" de Lynyrd Skynyrd), "Camino de la Cama", "Ayatollah!", "Bailaré Sobre Tu Tumba" o "¿Quienes Somos? ¿De Dónde Venimos? ¿A Dónde Vamos?". Su concierto fue un éxito para todos sus seguidores, que acabaron coreando su adaptación del "Highway to Hell" de AC/DC, reconvertido en "Somos Siniestro Total".

He de reconocer que ya era fan por anticipado, pero es que The Asteroids Galaxy Tour estuvieron soberbios. Arrancaron con "Bring Us Together", sorprendiendo a todos aquellos que no les conocían, y enseguida nos pusieron a bailar funky con la contagiosa "Navigator". El de Nigrán iba a ser su único concierto en España (al día siguiente tocaban en Holanda) y no quisieron dejar pasar la oportunidad de triunfar. Su vocalista, Mette Lindberg, no paraba de bailar y moverse sobre el escenario, animando al público en todo momento. Hubo tiempo también para momentos más pausados con canciones como "Hurricane" o la versión que se marcaron de "Earned It", tema de The Weeknd para la BSO de "50 Sombras de Grey". Enseguida recuperaron el pulso bailongo con "Around the Bend" o "Heart Attack", con las que nadie podía parar de bailar y saltar. El broche lo puso su tema más popular, "The Golden Age".

Sólo tenían una hora para montar la fiesta y dejar el pabellón bien alto, y vaya si lo consiguieron. Los daneses se convirtieron en los reyes absolutos de la noche y es innegable que dieron el concierto más divertido y entretenido del día. Ya estamos deseando que vuelvan. 

The Skatalites iban dirigidos a un público bien distinto. Fans del ska, el reggae o el jazz dispuestos a disfrutar de una banda con más de 40 años de historia. De aquel grupo original sólo sigue con la banda actual Doreen Shaffer, vocalista que tardó unos cuantos temas en aparecer en escena. De hecho, en un principio, parecía que el concierto iba a ser una sesión instrumental de jazz-ska-reggae con canciones como "James Bond Theme", "Dick Tracy" o "(Music Is My) Occupation", y que mejoró notablemente con la aparición de la voz soul de Shaffer. No es un estilo del que sea particularmente seguidor, pero técnicamente nada que objetar. Buen directo.

Los vigueses Killer Barbies venían a PortAmérica a dar uno de sus últimos conciertos. Como bien han afirmado en alguna entrevista, la banda en realidad nunca anunció su separación, aunque dejamos de saber de ellos sobre el año 2007. En 2014 surgió la oportunidad de reunirse con motivo del 25 Aniversario de Subterfuge, y tras el éxito de aquella actuación, volvieron a la carga. Ahora que han anunciado su separación definitiva, ésta iba a ser una de las últimas oportunidades de verles en directo. En su repertorio no podían faltar "Love Killer" o "They Come from Mars", con Silvia Superstar haciendo miles de poses por minuto (ya sabemos de quién ha aprendido su amigo Mario Vaquerizo).

Mientras Killer Barbies seguían sonando y dándolo todo sobre el escenario, emprendimos ya la vuelta a casa. Quedaba pendiente el Gorillaz Sound System DJ Set, ese "proyecto" que ha emprendido el batería de Gorillaz para sacar algo de rentabilidad al nombre de la banda, pero que dista muchísimo de lo que sería un directo del grupo.

Quedaban dos días por delante y había que ahorrar energía. El viernes iba a ser un día grande.

14 de julio de 2015

Destino PortAmérica: The Asteroids Galaxy Tour

No son el grupo más conocido del festival, pero seguro que consiguen hacernos bailar sin parar con su directo. The Asteroids Galaxy Tour son un dúo danés formado por Lars Iversen (compositor y productor) y Mette Lindberg (vocalista y compositora). Sobre el escenario, el dúo llega a convertirse en quinteto, como poco (pueden incluso llegar a ser más). Su sonido va un poco en la onda de artistas como Blondie o The Ting Tings, aunque más orientado al funky y el acid jazz. 

Debutaron en 2008 teloneando a Amy Winehouse (casi nada) después de que el mánager de la artista escuchase su maqueta. Luego giraron por Europa con Katy Perry y alcanzaron cierta fama internacional cuando Heineken escogió su tema "The Golden Age" para un spot de su cerveza. Salieron incluso en el propio anuncio tocando su canción.


Pero lo suyo no es cosa de un día. The Asteroids Galaxy Tour tienen ya tres álbumes publicados, y basta con escuchar canciones como "Navigator", "Heart Attack", "Rock the Ride", "Satellite" o "My Club", por citar sólo un puñado de ellas, para darse cuenta de que son un grupo con mucha personalidad y un estilo propio. Ese "rollazo" tan auténtico que tienen es el que hace que incluso cualquier tema que versionen se lo lleven a su terreno por completo, imprimiéndole su huella, como hicieron con este "Lust for Life", de Iggy Pop.


¿Qué más puedo añadir? El de PortAmérica será su único concierto en España, así que será una oportunidad única para verles en directo. Tenemos una cita con ellos el próximo jueves a las 00:00 en el escenario La Playa de los Ahogados, así que si queréis pasároslo bien y volver a disfrutar como un niño de un concierto, no os los podéis perder.

13 de julio de 2015

Festival do Norte (sábado): las otras vidas del cazador

Dejando atrás ya la lluvia, afrontábamos la jornada del sábado con más curiosidad que otra cosa. En mi caso, había ganas de ver a Other Lives, curiosidad por ver a Hercules & Love Affair y también disfrutar de los conciertos cómodamente en el Auditorio. Precisamente esa fue nuestra primera parada (hubo Sesiones en los Bares a mediodía pero eso no fue compatible con nuestras horas de sueño), en la que ya se notaba más público que el día anterior.

Pese a la hora, 18:30, ya se notaba que había mucha más gente en el Auditorio que el día anterior. Procedentes de Valga, Cazador llegaban al Festival do Norte tras haber recorrido las salas de toda Galicia con su primer EP bajo el brazo. Toda una grata sorpresa escuchar su propuesta folk-rock-americana en un lugar así y con un sonido fantástico. Nada que envidiar a grupos norteamericanos. Cazador parecen llevar toda una vida sobre el escenario y si hablamos de un grupo revelación en esta edición del festival, serían ellos. Con sus grandes canciones y su simpatía, estos "Fleet Foxes de Valga" fueron una de las grandes sorpresas del sábado y nos alegraron la tarde a más de uno. Algo está pasando en Valga...

Miembro de los recientemente reunidos Slowdive o Mojave 3, Neil Halstead aparecía recién llegado del VIDA Festival en Barcelona. Acompañado de su guitarra y su harmónica, el británico fue entregando sus canciones y emociones desnudas al público. En el auditorio no cogía un alfiler y los que fueron llegando cuando ya había empezado el concierto tuvieron problemas para encontrar asiento. Habló con el público entre canción y canción y sus seguidores salieron encantados. A los demás nos gustó sin más, aunque hay que reconocer que se nos hacía difícil distinguir una canción de otra.

Al igual que se hizo notar en el Auditorio más público que el día anterior, también se veían más coches de camino al escenario Son Estrella Galicia. Sobre él, en pleno atardecer, Grupo de Expertos Solynieve repetían en el Festival do Norte, en el que en 2007 presentaron su debut, "Alegato Meridional". Jota probablemente sea uno de los artistas que más veces ha estado en el festival, ya que entre sus participaciones con Los Planetas y con los Solynieve habrá figurado al menos en la mitad de las ediciones del Festival do Norte, pero siempre que puede repite. Con los Solynieve, Jota se muestra más relajado que con Los Planetas. Quizás porque no está sólo al frente, ya que Manuel Ferrón además de componer canta buena parte de las canciones del grupo, y porque se siente arropado por un supergrupo como éste, con miembros de Lori Meyers y Lagartija Nick.

Las mejor recibidas, probablemente por ser más conocidas, fueron las canciones de "Alegato Meridional". Temas como "Claro y Meridiano" o la versión del "Déjame Vivir con Alegría" de Vainica Doble, que aquí incluyó alusiones al ya ex-ministro de finanzas griego Varoufakis en el día previo al referéndum. Sencillo pero bonito, así fue el directo de este supergrupo de "allí abajo" que comenzó a animar la segunda jornada del festival.

Perro era para mí una de las bandas más desconocidas del cartel. No logré conectar demasiado con el rock de los murcianos, así que pasados los dos primeros temas, decidí que ése iba a ser el momento apropiado para comer algo y reponer fuerzas. Pese a que en el nuevo recinto ha mejorado la zona "gastronómica" en cuanto a que hay más bancos y espacio para sentarse y comer tranquilamente, la oferta dejaba mucho que desear. Las posibilidades, básicamente, eran tres: una hamburguesería "cool" y de moda, un puesto de bocadillos y una furgoneta-pizzería. Optar por la pizza era quizás la opción más económica, pero la peor si tenías prisa. Hubo gente que pidió la pizza el viernes y se la sirvieron el sábado. No, en serio, era algo surrealista. Podían pasar entre tres cuartos de hora y una hora mientras esperabas a que llegase la ansiada pizza. Dentro de lo malo, al menos llegamos a tiempo para ver a Other Lives.

La banda de Oklahoma parecía tener problemas técnicos antes de comenzar, y así lo admitió Jesse Tabish, su vocalista. Pese a ello y paradójicamente, Other Lives fue uno de los grupos que mejor sonaron de todo el festival. Presentaron algunos de los temas que forman su nuevo álbum, "Rituals" (2015), entre ellos los fantásticos "2 Pyramids" y "Reconfiguration", pero a veces se les seguía viendo contrariados por algún detalle técnico que como público no captábamos. Así, y cuando sólo llevaban 3 canciones, anunciaron que tocarían 10 minutos más (no sabemos si por cumplir horarios o por motivos técnicos)  y pidieron disculpas. Acabaron metiéndose al público en el bolsillo con una estupenda versión del "Something in the Way" de Nirvana como despedida. Al día siguiente, el Festival do Norte compartía en Facebook un escueto comunicado en el que la banda pedía disculpas y prometía volver para dar un concierto como es debido.

Es extraño que pese a su cortísima duración (menos de 25 minutos, ojo), el de Other Lives me pareció uno de los mejores conciertos de la jornada. Una pena que fuese tan corto, esperemos que cumplan y repitan en el festival el año que viene.

No voy a andarme con paños calientes, Dorian nunca han sido santo de mi devoción. Sin embargo, son uno de los grupos más habituales en este festival (están en los carteles de casi todos los festivales de España este verano, de hecho) y, por su horario, al menos por los organizadores del festival sí eran considerados los cabeza de cartel de la jornada. "10 años y un día", así se llama la gira con la que Dorian celebran una década y en la que han decidido acompañarse de una sección de cuerda con violines y cello. Entre sus hits sonaron "Verte Amanecer", "Paraíso Artificial" o "A Cualquier Otra Parte", quizás el tema que les dio a conocer al gran público. Acabaron con "Todo Lo que Siento Por Ti", con parte del respetable saltando, pero dejando a todos los que no éramos fans un poco fríos. Supongo que algo tendrán si están en todos los festivales, pero yo sigo sin cogerles el punto.

De forma inesperada y sin previo aviso, Hercules & Love Affair convirtieron el festival en una improvisada fiesta del Orgullo Gay. Una celebración y una invitación al baile que no pudo tener una mejor acogida entre el público, que disfrutaba con los temas del grupo. Pero si hay que destacar un momento de la noche, ese sería el de la célebre "Blind", originalmente interpretada por Antony Hegarty (Antony and the Johnsons), que nos puso a bailar a todos los presentes sin excepciones.

Una formación que ha cambiado mucho desde sus comienzos, pero que sigue conservando su capacidad para hacer bailar y que fue de las pocas que salieron a hacer bises en el festival.

Remataba la jornada y, para muchos de nosotros, el festival. Una pena que Hidrogenesse no tocasen en el escenario grande en lugar de participar en las Sesiones en los Bares, pero qué se le va a hacer. Quince años van ya desde el primer Festival do Norte, y sigue habiendo un poco de todo. Hay que decir que, teniendo en cuenta el cartel, debería haber una mayor asistencia de público, especialmente el viernes, pero bueno. Standstill, Glass Animals, Javiera Mena, Cazador u Other Lives han hecho que el festival haya merecido la pena. ¿Que se puede mejorar? Pues sí, pero de momento nos conformamos con que vuelva cada año y venga algún grupo que merezca la pena.

9 de julio de 2015

Festival do Norte 2015 (viernes): una despedida épica

Un año más, el Festival do Norte volvía a traernos buena música a la Illa de Arousa (este era el segundo año que se celebraba allí, ya que desde su comienzo siempre tuvo lugar en Vilagarcía de Arousa). Dos verdades como templos parecieron confirmarse el viernes: el FDN nunca se librará de la lluvia (el cambio de mayo a julio en Galicia no garantiza nada) y nunca tendremos esa carpa que esperamos cada año (y que en esta ocasión incluso habían prometido a través de las redes sociales). 

Estos detalles son los que hacen que, pese a un buen cartel entre el que se incluían el último concierto de Standstill en Galicia, Hercules & Love Affair, La Bien Querida, Javiera Mena o Glass Animals, entre otros, la afluencia de público no fuese tanta como prometía. Para que os hagáis una idea, unas 7000 personas asistieron en 2009, mientras que en esta edición lo hicieron cerca de unas 5000 (no sé si serían tantas, pero esos son los datos que aparecen en los medios).

Volvamos a la música. Este año ha supuesto el cambio del escenario Son Estrella Galicia a la Playa do Bao, oferta que se complementaba con los conciertos a partir de las 6 de la tarde en el Auditorio y las Sesiones en los Bares que tuvieron lugar a la hora del vermú.

Aunque los madrileños White Bats eran los encargados de abrir el festival en el Auditorio, apenas llegamos a los minutos finales de su concierto y decidimos esperar a la siguiente banda. Los valencianos Polock repetían tras tocar en el festival en 2012, con la tranquilidad de tocar a cubierto pero con el inconveniente de ser de los primeros en tocar un viernes a las 7 de la tarde. Pese a ello, bastante gente se acercó al Auditorio a verles.

Repasaron las canciones de sus dos álbumes, desde las ya habituales en su repertorio "Fireworks" o "Sometimes", hasta composiciones más recientes como "Everlasting". Fue un concierto entretenido, sonaron muy bien y lo cierto es que uno se pregunta como no sucede más a menudo esto de que toquen bandas de rock y pop en nuestros auditorios (cada ciudad española tiene uno, aunque luego no tenga lugar ningún evento dentro). Un buen arranque antes de desplazarnos al escenario grande al aire libre.

Como parece que no hay Festival do Norte en el que la lluvia no haga su aparición, lo hizo cuando estaba a punto de salir a tocar La Bien Querida. No había carpa, por supuesto, así que no teníamos otra que mojarnos (literalmente) para verles tocar.

Ana Fernández acudió al festival a presentar (en formato trío) el que probablemente sea su mejor trabajo hasta la fecha, "Premeditación, Nocturnidad y Alevosía" (2015), publicado en un principio como 3 EP's entre 2014 y 2015, y reunido ahora como su cuarto LP. Temazos como "Muero de Amor", "Disimulando" o "Poderes Extraños" sonaban de vicio, así como adaptaciones más electrónicas con mayor ("9.6") o menor acierto ("De Momento Abril"). Un buen concierto que sigue confirmando que La Bien Querida hace discos estupendos y suena bien en directo, pero le falta esa chispa encima de un escenario.

Tampoco se puede decir que Los Punsetes sean la banda más divertida que haya pisado un escenario, pero han hecho de su escasa atención hacia el público y la hierática expresión facial de su cantante una de sus señas de identidad. Acompañados de unas proyecciones en las que se mezclaban dibujos manga con fragmentos de grabaciones encontradas (found footage), tuvieron la suerte de no tener que enfrentarse a la lluvia y gozar, de paso, de una mayor afluencia de público. "Arsenal de Excusas", "Me Gusta que Me Pegues" o, especialmente, ese que le den por... a "Tus Amigos", fueron de los temas más coreados entre la afición mientras caía la noche.

No conocíamos a los norteamericanos Broncho prácticamente de nada. Como mucho, habíamos escuchado su muy tarareable "Class Historian", que sirvió de banda sonora al spot del festival y fue la que de verdad hizo bailar al público aunque se hiciera de rogar (fue el cierre de su show). Por lo demás, Ryan Lindsey farfulla las letras más que cantarlas. Era prácticamente imposible distinguir una sola de sus letras. Hubiésemos entendido lo mismo si cantase en finlandés. Aparte de eso, un directo correcto que sirvió para calentar los ánimos antes de los grandes platos de la noche.

Los británicos Glass Animals vinieron e invocaron a la lluvia. Hubiésemos abandonado y corrido a resguardarnos si no fuese porque dieron un concierto brillante y memorable, de lo mejor que se recuerda en el festival. Un sólo álbum, "Zaba" (2014), ha bastado para que los festivales se los rifen y situarles de paso en la órbita de grupos como alt-J. Dave Bayley, su vocalista, nos ganó desde el primer momento con su manera de bailar sobre el escenario y sus constantes guiños al público, acercándose desde todos los puntos del escenario. 

Poco a poco fueron cayendo temazos como "Black Mambo", "Walla Walla" o "Flip", que convencieron a los más escépticos de que Glass Animals no eran un grupo más. El sonido era alucinante, el rollo que desprendían desde el escenario también, incluso la lluvia hizo más épico si cabe su concierto.

Si con un sólo disco ya cuentan con pelotazos como "Pools", "Hazey", "Wyrd" o "Gooey" y tienen un directo tan alucinante, el tiempo dirá lo lejos que pueden llegar. Sabiendo que ya nos tenían rendidos a sus pies, los Glass Animals nos regalaron una gran versión del "Love Lockdown" de Kanye West que acabó por redondear un concierto ya de por sí memorable. El suyo fue uno de los mejores conciertos del festival y se recordará por mucho tiempo.

Lo malo de esa lluvia incesante que acompañó a los británicos es que el techo del escenario acabó por filtrar parte de ella, además de que su orientación ayudó a que lloviera de pleno sobre él. La situación era tan rocambolesca que pensamos que Standstill no saldrían a tocar. Además de retirar todos los instrumentos hacia la parte de atrás del escenario y taparlos, hubo que sacar el agua que inundaba las tablas y ponía en peligro todo el equipo eléctrico. Aún así, y pese al peligro (real) que podían correr, Standstill salieron (un poco más tarde de lo previsto, eso sí), a dar su último concierto en tierras gallegas.

"Parece que la épica va a acompañarnos hasta el final..." señaló Enric Montefusco en alusión a la lluvia y a los problemas técnicos que les ocasionó. Pese al riesgo (que lo había) Standstill decidieron no defraudar a los fans gallegos que habíamos acudido a despedirles. Porque, no lo olvidemos, Standstill escogieron el Festival do Norte como su último concierto en Galicia, tras anunciar el pasado mes de mayo un "parón indefinido" en cuanto se celebre el último concierto de esta gira, el próximo 3 de octubre en Barcelona.

El retraso de casi media hora y los problemas técnicos obligaron a la banda a ajustar su repertorio a apenas una hora de concierto. Eso no impidió que las emociones de buena parte del público (muchos les vimos por primera vez en ese mismo festival en 2009) estuviesen a flor de piel mientras sonaban "Que No Acabe el Día", "Me Gusta Tanto" o "Nunca, Nunca, Nunca", de su último trabajo "Dentro de la Luz" (2013). Pero sin duda uno de los momentos más emocionantes fue cuando comenzó a sonar "¿Por Qué Me Llamas a Estas Horas?", uno de sus himnos de siempre.

Mientras el universo ronca... ¿No te importa oír mi voz...voz...voz? cantaba Montefusco junto al público. No fue el único guiño al pasado, por supuesto. No faltaron "Feliz en Tu Día", "La Mirada de los Mil Metros" (con todos los presentes coreando aquello de ...eso estaría muy bien...) o la emocionante "1, 2, 3 Sol", que años atrás hizo que muchos de nosotros nos convirtiésemos en seguidores de la banda. Quizás el disco menos representado en este breve repaso a su trayectoria fuese el "Adelante, Bonaparte" del que, con todo, rescataron la canción que da título en sus dos versiones. La segunda, más oscura, tensa y frenética, sirvió de puente entre canciones de álbumes distintos, mientras que la primera, más luminosa y positiva, puso el broche de oro a su paso por el festival.

No fue el concierto que ellos esperaban dar, eso es evidente. Aún así, fue una emotiva despedida en la que más de uno contuvo como pudo la lagrimilla (yo mismo me incluyo). Sabemos que no es una separación, sino un parón indefinido, pero, aún así, les vamos a echar mucho de menos.

Estaba complicado poder mantener el nivel de los Standstill y, además, seguir enfrentándose a la lluvia, pero Javiera Mena lo consiguió con creces. Arrancó con "Los Olores de Tu Alma", tema que abre su último trabajo "Otra Era" (2014), mientras en el escenario hacían su aparición las cuatro chicas que formaban el cuerpo de baile de Javiera. Una estupenda puesta en escena que aunaba baile y teatralidad y que marcó todo su espectáculo. Posturas imposibles, bailes frenéticos y hasta duelos con espadas láser se sucedían mientras sonaban "Otra Era", "Joya", "Espada", "Que Me Tome la Noche", "Esa Fuerza" o "Sincronía, Pegaso", que montaron la mayor fiesta que se vivió en el festival.

Con todo, no hubo manera de librarse de la lluvia. Afortunadamente, en el escenario todo pudo transcurrir con relativa normalidad, y desde el público, al menos, estábamos viviendo una serie de conciertos excepcionales (Glass Animals - Standstill - Javiera Mena) que hacían mucho más llevadera la lluvia. Además de presentar su gran disco "Otra Era", la chilena nos tenía guardadas algunas sorpresas. La primera de ellas fue un dueto con el arousano Alex Casanova para cantar "La Carretera". Hubo algunos problemas con su micrófono y, aunque fuese una lástima, el dueto no pasó de la anécdota.

Las otras sorpresas vendrían con la versión de la mítica "Yo No Te Pido la Luna", en la que Javiera se unió a sus cuatro chicas para bailar junto a ellas, y con el bis final, una versión del placer culpable "Ritmo de la Noche", con coreografía incluida, que puso a todo el público a bailar (por si alguien no estaba bailando aún).

No es de extrañar que Javiera Mena se haya convertido en un icono de la música chilena, su directo es espectacular y con ella la diversión y el baile están garantizados. Quizás no fuese casualidad que al día siguiente Chile ganase la Copa América, estoy seguro de que Javiera hace magia...

Así terminaba, pasadas las 4 de la mañana, la primera jornada del Festival do Norte (para quien tuviese ganas de más quedaba por salir a escena DJ Maadraassoo) para muchos de nosotros. Y sí, no hay manera de librarse de la lluvia en el Festival do Norte, pero al menos vivimos una de las noches más memorables que recuerdo en todas las ediciones del festival.