Publicidad

25 de julio de 2014

ART FEST Baixo Miño, uniendo Galicia y Portugal

¿Cúantas veces hemos cruzado la frontera portuguesa para ir a festivales y conciertos? Infinidad de veces, y seguiremos haciéndolo, pero especialmente en los últimos años, los portugueses también vienen interesándose por eventos como PortAmérica o el Festival do Norte. En este contexto nace el Art Fest Baixo Miño, que este año celebra su segunda edición el 26 de julio en A Guarda, a apenas media hora de distancia de la localidad portuguesa de Valença do Minho.

Y para ganarse a los espectadores lusos, nada mejor que incluir en su cartel a David Fonseca, uno de los mejores artistas de la música portuguesa y con un directo espectacular. De nuestro panorama nacional, los cada vez más exitosos Izal, muy en la línea de Vetusta Morla, los divertidos y ochenteros Varry Brava o los ya experimentados Dorian. Y, por último, pero no menos importante, el acento gallego lo ponen Santos Morcegos, The Pretty Shirts, Eme Dj y Traffic House

El precio de todo esto, 15 euros más gastos, con apertura de puertas a las 17:30 y música en directo hasta las 6 de la mañana. Los precios de comida y bebida además son de lo más asequibles, desde 1 euro.

Cierto que les ha coincidido un fin de semana con mucha competencia, con el ya habitual SinSal celebrado en la isla de San Simón o el concierto de Crystal Fighters en las fiestas del Apóstol de Santiago de Compostela, pero desde aquí les deseo un gran éxito y continuidad en los próximos años. 




 

22 de julio de 2014

PortAmérica 2014 (viernes): Una retirada a tiempo es una victoria

Climatológicamente hablando, la jornada del viernes pintaba mal. Ya arrancaba con lluvia, y la previsión era que la situación empeoraría de cara a la noche.

Con todo, era probablemente la jornada para la que se preveía una mayor afluencia de público, con nombres como Vetusta Morla, Andrés Calamaro o Calle 13, entre otros. La mayor asistencia, muy superior a la jornada anterior, era evidente viendo la enorme cantidad de coches aparcados de camino al recinto y también la gran cantidad de adolescentes que hacían botellón resguardándose de la lluvia en los soportales de los edificios de oficinas cercanos al festival.

No llegamos a tiempo de ver a los colombianos Mitú, pero sí de ver a sus compatriotas Systema Solar. Ya llovía intensamente, pero durante la actuación llovió a mares. Quien más y quien menos se resguardaba de la lluvia bajo alguna de las carpas de los patrocinadores. Especialmente llena estaba la carpa de Red Bull, desde la que se podía contemplar, aunque de lejos, la actuación de los colombianos en el escenario ABANCA.

Pero sí hubo un puñado de valientes y devotos seguidores de la banda que no tuvieron reparos en mojarse (y mucho) para contemplar al grupo de cerca y bailar con su música. Esa mezcla de cumbia, sonidos latinos y música electrónica, junto a unas bonitas proyecciones y un vestuario muy colorista, hacían de la puesta en escena de Systema Solar una propuesta muy atractiva. Aunque sin duda lo que caracterizó su actuación fueron sus ganas de divertirse y hacer disfrutar al público, que bailó al ritmo de temas como "El Botón del Pantalón". 


Público y organización no tuvieron más remedio que mojarse, pero se lo tomaron con mucho sentido del humor. Systema Solar supieron compensar a los presentes y los hicieron bailar y disfrutar durante todo su concierto.

Mientras tanto, la lluvia no hacía más que intensificarse hasta convertir el terreno en un verdadero barrizal, por el que era cada vez más difícil moverse. Se esperaba la actuación de Nikki Hill sobre el escenario Son Estrella Galicia, pero el tiempo iba pasando y no parecía que fuese a haber concierto. Finalmente, pasados unos minutos de incertidumbre, la organización anunciaba que se suspendían los conciertos del viernes. 

La previsión de tormenta eléctrica para la noche del viernes (cayeron más de 200 rayos en la provincia de Pontevedra) entrañaba un evidente peligro para público, organización y artistas, ante lo que los organizadores decidieron suspender el evento pese al varapalo económico que esto supondría. 

No tardaron tampoco en aclarar que no sólo se devolvería el importe de las entradas para el viernes, sino que también se devolvería la parte proporcional a todos aquellos poseedores del abono. ¿Qué otro festival hace eso? No creáis que debe ser fácil tomar la decisión de cancelar cuando hay ocho grupos que van a poder tocar y hay que pagarles de todas formas sus gastos de desplazamiento y, al menos, una parte de sus cachés (si no al completo, que yo tampoco tengo toda la información de lo que sucede en estos casos). 

Desde el primer momento se pudo gestionar la devolución de las entradas (normalmente en estos casos tienen que pasar al menos unos días para comenzar este proceso) y la organización lo puso todo de su parte para contentar a los asistentes. Y no sólo eso, sino que dando ya por perdida esa jornada, no perdieron un segundo en poner toda la carne en el asador para reanudar el festival al día siguiente.

Camiones de gravilla, maquinaria pesada y un montón de operarios trabajaron desde primera hora del sábado para acondicionar el recinto tras el diluvio de la noche anterior.

Fotografía: Facebook PortAmérica

Un 10 para una organización que no sólo trabajó incansablemente para reanudar el festival en las mejores condiciones, sino que respondió de una manera ejemplar ante el público informando sobre el procedimiento para devolver el importe de las entradas y contestando cada duda y cada comentario en las redes sociales (la organización del Festival do Norte no ha respondido en absoluto ante las críticas de este año). 

Con todo, y aunque me hubiese gustado asistir a la jornada del sábado, no puede uno estar en todas partes y tenía una cita ineludible en Portugal al día siguiente, de la que ya daré cuenta.

Para todos los que queráis saber como transcurrió la jornada del sábado, os dejo un enlace a la crónica de Tanaka Music, que habla de sus impresiones de los conciertos de Love of Lesbian, Nada Surf, Calexico o León Benavente, entre otros.


Un año más, PortAmérica confirma la calidad de su cartel y de la gente que lo organiza, esmerArte, que ha demostrado estar a la altura de las circunstancias cuando han surgido problemas. Un merecido aplauso y todo nuestro apoyo a toda la gente que hay detrás del festival y que consigue que sigamos sintiendo PortAmérica como nuestra casa.


Podéis ver el álbum de fotos del festival en Facebook (iré ampliando estos días)

21 de julio de 2014

PortAmérica 2014 (jueves): Malos Tiempos para la Lírica

PortAmérica llegaba a su tercera edición consolidándose como uno de los eventos musicales imprescindibles que se celebran dentro del territorio gallego. Su propuesta de combinar artistas españoles con artistas del continente americano, principalmente, resulta de lo más atractivo tanto para los músicos como para el público. Tras una exitosa segunda edición, a la que asistieron 19000 personas durante los tres días del festival, el cartel de este año reunía a lo más granado del pop nacional (Iván Ferreiro, Vetusta Morla, Love of Lesbian, El Columpio Asesino) junto a una importante representación americana (Calle 13, Andrés Calamaro, Calexico, Nada Surf). 

El panameño Carlos Méndez daba ya el pistoletazo de salida al festival cuando entrábamos en el recinto. Además de inaugurar los conciertos, Méndez estrenaba el nuevo escenario ABANCA, que este año se alternaría con el escenario Son Estrella Galicia. Las protagonistas del concierto fueron las canciones de su segundo disco, "Mar" (2012), que venía a presentar a España. El público a esa hora era todavía escaso, pero poco a poco se iba acercando cada vez más gente.

Vega comenzó su actuación protegiéndose con gafas de sol del molesto Lorenzo que todavía iluminaba PortAmérica. Junto a sus "Wolverines" (nombre con el que ha bautizado a su banda), presentó las canciones de su último trabajo. "El Alud", "Treinta y Tantos", "Que No Te Pese" o "Wolverines", que da título al disco, centraron la primera parte del concierto. La cosa se iba animando y la gente iba uniéndose al concierto a su llegada al recinto. Hubo también algún guiño al pasado con "Mejor Mañana" o "Cuanta Decepción", e incluso una versión de "Eres", de Café Tacvba, que se incluía en su segundo disco, "Circular".

Pero sin duda uno de los momentos más especiales fue cuando apareció Xosé Manuel Budiño para interpretar junto a Vega "Martes", canción de su nuevo trabajo en la que colabora el gaitero gallego. Sin duda fue el primer #MomentazoPortAmérica de esta edición de 2014, junto a un fin de fiesta en el que Vega versionó el "Como Yo Te Amo" de Raphael (recordemos que él también colabora en "Wolverines"), coreado por todos los presentes a pleno pulmón.

Su concierto fue de menos a más y dejó buen sabor de boca entre todos los asistentes. Es justo reconocer que dio uno de los mejores conciertos del jueves y ya esperamos verla actuar de nuevo por tierra gallegas. 

Les tocaba el turno a The Jayhawks que, aunque en un principio pensábamos que actuarían en el escenario ABANCA (porque se preveía que se alternarían ambos escenarios con cada concierto), finalmente se subieron al escenario Son Estrella Galicia tras el concierto de Vega.  Con casi 30 años de carrera a sus espaldas, la banda procedente de Minnesota trajo la música country a PortAmérica. Pese a que nos perdimos parte de su concierto para ir en busca de algo de comida y bebida a los puestos del recinto y gastarnos nuestros primeros Amaros (la moneda oficial del festival a la que pone nombre y cara el hermano de Iván Ferreiro), sí disfrutamos de sus primeras canciones y de un magnífico final con la mítica "I'd Run Away". 

Si os soy sincero, no veía a Sidonie en directo desde la época en la que cantaban en inglés y acababan a menudo sus conciertos en pelota picada. No seré yo quien diga que echo de menos aquello, pero lo cierto es que ese giro al castellano y la búsqueda de un público más amplio ha cambiado la forma en la que afrontan sus conciertos. Convertidos ahora en quinteto sobre el escenario, de ellos se esperaba un concierto divertido, con muchas canciones para corear y dar palmas, y en ese sentido no defraudaron.

"Sierra y Canadá" o "Estáis Aquí" son canciones muy pensadas para ese momento de comunión con el público, lo mismo que lo son las muy coreadas "Fascinado" o esa complicidad que busca "Un Día de Mierda". 

De cara al final de su concierto, se lanzaron a palmear versionando el clásico de The Buggles, "Video Killed the Radio Star", para acabar con la muy celebrada y coreada "El Incendio". No buscan dar más de lo que prometen, pero sí que contentan a sus seguidores con un directo efectivo y un poco populista. Para algunos quizás fuese el mejor concierto de la noche, aunque personalmente yo no coincida.

Y llegaba el que iba a ser uno de los conciertos más especiales del festival. Por irrepetible, por tratarse de un homenaje y por tratarse de uno de los artistas más queridos del panorama gallego. Iván Ferreiro iba a homenajear a Germán Coppini, fallecido el pasado año, interpretando todas las canciones de Golpes Bajos por orden cronológico inverso, es decir, que la última canción en sonar sería la mítica "No Mires a los Ojos de la Gente". Para ello, en el escenario le acompañaban sus habituales Amaro Ferreiro y Pablo Novoa (miembro de Golpes Bajos en su día), Martiño Toro y Luis García, bajista original de Golpes Bajos que volvía a tocar expresamente para este homenaje. 

No será porque no lo anunció a bombo y platillo, que iba a ser una noche dedicada a los temas de esa mítica banda de los ochenta, uno de sus grupos favoritos, que sus canciones no iban a sonar, pero nada. No está hecha la miel para la boca del asno, como dice el refrán y demostró una gran parte del público, pidiendo incasablemente "Turnedo", negándoles el aplauso y abucheándolos a menudo. Para mayor vergüenza, esta gran pandilla de impresentables que en-su-puta-vida-se-han-comprado-un-disco-y-presumen-de-ello, en su mayoría adolescentes (aunque algunos ya no tanto), encontraron un pasatiempo a la medida de sus capacidades intelectuales en la pantalla en la que se proyectaban los mensajes de Twitter relacionados con el PortAmérica. Así que, en lugar de marcharse a dar una vuelta por el recinto, tuvimos que soportar a semejante pandilla tuiteando sus mensajes para verlos en pantalla, sin respetar a los que queríamos escuchar a Ferreiro y haciendo gala en general de una enorme falta de educación y respeto al artista y la banda que tocaban sobre el escenario. 

Pero dónde otros, muchos otros, habrían abandonado y dejado de tocar ante tanta falta de respeto, Ferreiro y los suyos demostraron una profesionalidad y una clase que dejaba a la altura del betún a esa facción más ignorante e irrespetuosa del público. Sólo ellos sabían las semanas o meses que llevaban ensayando esas canciones, adaptándolas a la voz de Iván, planeando un concierto tan especial y un homenaje tan emotivo. Clásicos tan grandes como "Fiesta de los Maniquíes", "Colecciono Moscas", "Malos Tiempos para la Lírica" o "No Mires a los Ojos de la Gente", sonaban de una manera muy especial interpretados por este supergrupo en el que sólo faltó uno de los miembros originales de la banda, Teo Cardalda.

A Pablo Novoa se le veía entusiasmado, dándolo todo en la percusión, como a todos los miembros de la banda, conscientes de que aquel era un concierto irrepetible y nadie iba a estropearles su noche. Los que ibamos dispuestos a escucharles presenciamos un gran concierto, pero sí que es cierto que hubiésemos disfrutado mucho más sin la presencia de esos que se hacen llamar fans y que no hacen más que abuchear e increpar al artista en cuanto no les da exactamente lo que les pide.

Con todo, consiguieron que las canciones de Golpes Bajos fuesen las protagonistas de la primera jornada del festival. A modo de colofón, una reverencia de todos los miembros de la banda sobre el escenario que supo a agradecimiento a todos aquellos que aplaudimos y escuchamos sus canciones, y a un que-os-den-por-ahí elegante y con clase a todos aquellos que no supieron estar a la altura de las circunstancias. Chapeau.

Triángulo de Amor Bizarro demostraron su buen estado de forma con una descarga electrizante en toda regla. Llamadlo shoegaze, post-punk o noise rock, pero aquí la actitud punk es la protagonista. Si bien he de reconocer que no soy fan devoto de la banda, hay que reconocer su talento y la energía de su directo. Sonaron muy bien, mejor de lo que esperaba recordando su atronador paso por el Festival do Norte hace unos años. 

Especialmente celebrados por un servidor y la mayoría del público son esos hits que canta Isa. De "El Fantasma de la Transición" a "Estrellas Místicas", pasando por "De la Monarquía la Criptocracia", estas canciones son ya casi himnos de la escena indie nacional. 

Vencieron y convencieron, que se suele decir. Era el último de los conciertos antes de dar paso al dj set de 2ManyDjs y Meneo, y eso se notó. Una buena parte de los presentes abandonábamos el recinto para recorrer ya el camino de vuelta a casa. 

El viernes prometía ser uno de los días de mayor asistencia con Vetusta Morla, Calle 13 y Andrés Calamaro, entre otros.

14 de julio de 2014

Bodas de Plata: "Cuando Harry Encontró a Sally" (1989)

Si echaramos un vistazo a la filmografía de Rob Reiner, repararíamos en que, al menos cuatro de las películas más importantes de los años ochenta fueron dirigidas por él. Con "This Is Spinal Tap" (1984) logró el falso documental más divertido de la historia del cine hablando de una banda de heavy en la que convertirse en batería era jugarse la vida, con "Cuenta Conmigo" (1986) descubrió a un puñado de actores como River Phoenix o Corey Feldman, entonces niños, y logró una gran historia de amistad y compañerismo sobre un relato de Stephen King, y con "La Princesa Prometida" (1987) reinventó las historias de caballeros y princesas, convirtiéndolas en un divertido y romántico cuento (sin ella no existiría la posterior "Shrek", por ejemplo). 

Pero eso no fue todo. A punto de acabar la década, llegó una película en la que Reiner trabajaba desde 1984 y que supondría el nacimiento de la comedia romántica tal y como la conocemos hoy día, "Cuando Harry Encontró a Sally" (1989).

La idea de contar una historia de un hombre y una mujer que se convierten en grandes amigos y no quieren tener sexo, porque saben que eso arruinaría su relación, partió del propio Reiner, en el que se basa el personaje de Harry. La guionista Nora Ephron, que se inspiró en sus propias experiencias y en las de sus amigas para crear el personaje de Sally, extrajo más de uno de los diálogos que aparecen en la película de sus propias conversaciones con Reiner. El director, divorciado, volvía a salir con mujeres y, aunque deprimido y pesimista, sabía sacar punta a sus experiencias y contarlas de la manera más divertida. 

Las aportaciones de Billy Crystal, entonces mejor amigo de Reiner, no hizo más que lograr un guión cada vez mejor y más divertido. Las escenas en las que Harry y Sally hablan por teléfono mientras ven la televisión en sus respectivas casas, es algo que Crystal y Reiner solían hacer cada noche.

La guerra de sexos y los prejuicios sobre la amistad entre hombres y mujeres son uno de los puntos clave del guión. ¿Pueden un hombre y una mujer seguir siendo amigos cuando surge la atracción? ¿Dónde están los límites de esa amistad?

Pero si por algo "Cuando Harry Encontró a Sally" se ha convertido en un clásico es por la química entre sus protagonistas, Billy Crystal y Meg Ryan. Crystal provenía del Saturday Night Live pero todavía no había tenido un papel protagonista que le permitiese explotar su comicidad, mientras que Meg Ryan había hecho papeles más o menos secundarios en "Top Gun" o "El Chip Prodigioso", aunque nunca había sido protagonista absoluta todavía.

Desde el momento en que Harry y Sally se conocen (y no se caen bien en absoluto) esa química interpretativa se traslada a la gran pantalla. Los diálogos son brillantes e incluso algunas improvisaciones que Crystal añadía quedaron tan bien que permanecieron tal y como se grabó la primera toma. Aunque también los mejores amigos de cada uno de ellos, Bruno Kirby y Carrie Fisher (sí, la princesa Leia), bordan sus respectivos papeles de consejeros y casi psicólogos de la relación entre Harry y Sally.


Toda la película es ya un clásico de la comedia, pero si hay una escena recordada es la que tiene lugar en el restaurante, cuando Sally finge un orgasmo ante la mirada atónita de Harry y de todos los presentes en el local. Lo más curioso es que la señora que dice "tomaré lo mismo que ella" al final de la secuencia es la madre de Reiner en la vida real.

"Cuando Harry Encontró a Sally" fue todo un éxito de taquilla que, además, revitalizó un género que no había vuelto a destacar desde los años 60, con películas como "El Apartamento" o "Desayuno con Diamantes". Desde entonces, el clásico de Reiner ha sido imitado y homenajeado miles de veces, y sigue siendo referencia para cualquier director que pretenda adentrarse en la comedia romántica.  

No sólo es de visión obligada para parejas o románticos empedernidos, sino también para cualquier alma solitaria y, por supuesto, para todo aquel aficionado a la comedia o al cine en general.

Probablemente historias como las de Harry y Sally no abunden en el mundo real, pero nos reconforta pensar que puede que ya hayamos tenido a nuestra Sally o a nuestro Harry ahí siempre y aún no nos hayamos dado cuenta. Como dice la canción: It had to be you...


13 de julio de 2014

Festival do Norte (sábado): La lluvia en a Illa no es ninguna maravilla

Fotografía. @lorimeyersband (instagram)

Lo sabíamos todos, el sábado iba a ser el día más complicado. Ya lo alertaban las previsiones meteorológicas desde hace días, y a raíz de ello los conciertos que se iban a celebrar durante la mañana del sábado al aire libre pasaron a celebrarse también en el auditorio. A cubierto (como nos hubiese gustado que se celebrasen el resto de los conciertos del día) pudimos ver al líder de los finlandeses Satellite Stories, Esa Mankinen, tocando en solitario.

Lo cierto es que el auditorio de a Illa de Arousa está muy bien. Prácticamente nuevo del todo, cuidado, buena acústica... el único problema fue el de la capacidad. Si se venden unos tres mil abonos del festival y hay 250 butacas, es obvio que por poca gente que acuda, va a quedarse gente fuera, y eso fue lo que pasó.

No hubo demasiados problemas todavía antes del concierto del líder de Satellite Stories. Ya habían tocado La 4 Pared y Sleeping Cat, pero quedaban bastantes butacas libres y era fácil hacerse un sitio. Esa Mankinen apareció solo en el escenario ante nuestra sorpresa, ya que no le acompañó ningún miembro de su banda. Primero ante el piano y luego con su guitarra acústica, fueron sonando "Australia (Don't Ever Let Her Go)" o "Campfire". De esta manera, con la ausencia de guitarras eléctricas, el inconfundible y descarado parecido de la banda con Two Door Cinema Club se hacía menos evidente. 

Mankinen se fue ganando al público, que ya acompañaba sus canciones con palmas. Fue una buena forma de compensar a los que desistimos de ver el día anterior a los Satellite Stories bajo la lluvia.

Fue en el concierto de La Bien Querida cuando la gente se quedó fuera por culpa de la falta de aforo. Eso y que la entrada era totalmente libre, tanto para gente que acudía al festival como para la que le apeteciese pasarse por allí.

Acompañada como siempre de David Rodríguez (Beef), La Bien Querida repasó en formato acústico sus temas más conocidos. "De Momento Abril", "Corpus Christi" o "9.6" recordaron su debut, "Romancero", que ahora vuelve a reeditarse en vinilo. Pero también sonaron canciones de "Ceremonia" como "A Veces Ni Eso" o de su último disco, "Fiesta", como "Queridos Tamarindos". Fue un buen resumen de su discografía, y el público disfrutó del concierto.

Ya por la tarde-noche, volvimos al escenario habitual para tratar de ver a algunos grupos. Seguíamos sin carpa, aunque sobre las tablas sí habían tenido el detalle de echar hacia atrás todos los equipos por si acaso se mojaban (que nos mojásemos los asistentes no pareció importarles en absoluto, sin embargo). Tras Wild Balbina, Oso Leone terminaban su actuación cuando llegamos. La lluvia ya no daba tregua cuando The Wave Pictures salieron a escena.

Su líder, David Tattersall, bromeó en más de una ocasión sobre la lluvia y la posibilidad de ser electrocutado por la mezcla de lluvia y electricidad ("...este podría ser nuestro último concierto", afirmaba con humor). "The rain in Spain stays mainly in the plain" dijo parafraseando la célebre frase del musical "My Fair Lady". "Long Island" o "Leave the Scene Behind" sonaban muy bien, pero se echaban en falta canciones como "I Love You Like a Madman" o "Just Like a Drummer". Tattersall manifestó haber disfrutado en la zona del mejor bocadillo de su vida ("bocadilo número uno", dijo) y trató de hacer amena la estancia del público bajo la lluvia. No fue su mejor concierto, pero estuvo entretenido.

Y llegaba el turno ya de The Pains of Being Pure at Heart o, mejor dicho, de Kip Berman y su nueva banda. Porque nadie queda ya excepto Berman de la formación original, pero a él no ha parecido importarle y sigue publicando discos y girando bajo el nombre de la banda neoyorquina.

No faltaron sus temas más conocidos como "Young Adult Friction" o "Come Saturday" pero, si os digo la verdad y pese al cambio de banda, no noté demasiadas diferencias respecto a su concierto en el Vigo Transforma de 2011. Sigo teniendo esa sensación de que todas las canciones se parecen demasiado entre sí y de que, aunque correctos, es una banda que va a piñón fijo y no cambiará un ápice en su directo mientras les funcione.

Y hasta aquí llega mi crónica. Porque la que empezó a caer en la recta final del concierto hizo que muchos de nosotros no lo pensásemos dos veces antes de la retirada. Que sí, que Lori Meyers seguro que estuvieron bien como siempre, pero ya les hemos visto un buen puñado de veces y parece que calcaron su concierto en PortAmérica del año pasado, a juzgar por las crónicas del concierto. Mencionar simplemente que quedaban también Kakkmaddafakka (que menudo nombrecito para un grupo), pero sólo para los muy valientes (o inconscientes, quizás).


Ni nos planteamos regresar al día siguiente a los conciertos del auditorio. Otro Festival do Norte pasado por agua, y es que quien no quiere aprender no aprenderá nunca. Una decisión, la de no montar carpa pese a las previsiones metereológicas que, unida a la peregrinación de la acampada al recinto del festival (se prometió un tren que traería y llevaría a los campistas y que yo no vi pasar en los tres días) deja en muy mal lugar a los organizadores del evento. Algo que da mucha pena y rabia sabiendo que ha habido pequeños grandes festivales como el Dolorock o el LolaPop que han dejado de celebrarse por falta de apoyo y dinero y han sido todo un ejemplo en cuanto a organización y consideración hacia los asistentes.

Eso sí, ni siquiera la mayoría de los medios han contradicho la versión oficial de la organización y, según ellos, ha sido todo un éxito. Para el cartel que había, unos 3000 abonos y al menos 250 que se quedaron sin recoger en taquilla, no es ningún récord. Menos aún cuando ha habido gente que ha venido de Portugal o de otros lugares y no piensa volver ante el trato del festival. Esperemos que tomen nota de cara a próximas ediciones.

10 de julio de 2014

Festival do Norte 2014 (viernes): The Rain Is The Horror

La jornada del viernes se presentaba bastante más desapacible que la del día anterior. Las previsiones de lluvia se adelantaban un día y todo parecía indicar que no acabaríamos la noche a secas. 

Efectivamente, cuando entrábamos al recinto ya lloviznaba mientras Músculo! daban comienzo a los conciertos de la segunda jornada del festival.

Ya comenté anteriormente que este grupo procedente de Valga me había sorprendido con su directo. Acaban de publicar nuevo EP, "Vivac" (2014), en el que se plasma mucho mejor que en ocasiones anteriores su propuesta electrónica. Aún así, es una banda que se crece con el directo. Pese a la lluvia, el público era ya más numeroso que el día anterior a primera hora. Canciones como la contagiosa "Zydrunas" o "El Tiempo Muerto" demuestran el potencial de una prometedora banda en plena forma, que pronto despuntarán a nivel nacional.

L.A. eran uno de los grupos más esperados del cartel. Como ellos mismos recordaron con ayuda de una fan, hacía cuatro años que no pisaban tierras gallegas (concretamente desde la edición del LolaPop de 2010), y había ganas de verles. Pese a la lluvia, no torrencial aunque sí ya incesante, ya había un público bastante considerable viendo a la banda mallorquina en directo. Arrancaron con "Dualize", tema que da título a su último trabajo y que centró gran parte de su repertorio. "Oh, Why?", "Mirrorball", "In the Meadow", "Rebel" o la fantástica "After All" hacían disfrutar a un público totalmente entregado al rock genuino de L.A.

Here I go again under the summer rain... cantaba Lluís Albert en "Over and Over" señalando a esa lluvia puñetera que no cesó en todo el concierto. Pese al clima, es difícil resistirse a corear y darlo todo con canciones como "Perfect Combination" o "Hands", ya no digamos con ese pedazo de himno que es "Older" y que fue uno de los momentazos del concierto (y del festival). Dieron un gran concierto, de los mejores de los que pudimos ver durante tres días, y ya tenemos ganas de que vuelvan pronto. Al menos, que no vuelvan a pasar otros cuatro años.

Cuando hubo acabado el concierto, más de uno ya se había puesto el chubasquero, aunque los que no se lo habían traído tuvieron que pagar 5 eurazos por unos que se vendían dentro del festival. Que digo yo, que ya que los organizadores no se dignaron a poner una carpa, al menos podrían haber regalado chubasqueros de estos que son como bolsas de basura del chino, que habría sido un detalle.

Pero volvamos a la música. Russian Red era otra de las artistas más esperadas del viernes. Con una puesta en escena muy cuidada, con luces y técnico propios, destacaba la iluminación en su concierto. Tuvo algunos problemas con su petaca (de sonido, se entiende) y con su guitarra, pero afortunadamente pudo resolverlos. Las protagonistas eran las canciones con nombre masculino de "Agent Cooper" (2014), su nuevo disco. "Michael P", "Casper" o "John Michael" sonaron junto a viejos conocidos como "The Sun The Trees" o una casi irreconocible versión de "Cigarettes", adaptada a los nuevos tiempos. Su concierto fue correcto y estuvo bien, pero no llegó a surgir química con el público.

Y llegó el turno de uno de los grupos que más ganas teníamos de ver. Los británicos The Horrors llegaban a Galicia después de triunfar en Glastonbury y venían a presentar su cuarto álbum, "Luminous" (2014). Las escasas luces apenas dejaban vislumbrar unas sombras sobre el escenario, con un altísimo (o al menos a mí me lo parecía) Faris Badwan al frente. Arrancaron con canciones de su último trabajo, "Chasing Shadows" e "In and Out of Sight", aunque pronto recordaron temas de "Primary Colours" (2009) como "Who Can Say", "Scarlet Fields" o "Sea Within a Sea". No faltó tampoco "Skying" (2011), del que extrajeron "Endless Blue" o "Still Life".

El público estaba entregado a la música, pese a que la mayor parte del tiempo apenas vislumbrasemos las sombras de la banda sobre el escenario. Fue hacia el final del concierto cuando las luces permitieron hacer visibles a Badwan y compañía mientras interpretaban "So Now You Know" o "I See You", uno de los grandes momentos del concierto. Acabaron con "Moving Further Away", mientras los asistentes nos notábamos ya empapados por la lluvia.

The Horrors fueron los protagonistas del viernes y defendieron bien su posición como cabezas de cartel. Fue un concierto memorable y nos dejó buenas sensaciones a todos los que decidimos no estar dispuestos a seguir aguantando la mojadura con Satellite Stories y We Have Band. 

El sábado era otro día y había que guardar fuerzas por lo que pudiera pasar. Una retirada a tiempo es una victoria, amigos festivaleros.

8 de julio de 2014

Festival do Norte 2014 (jueves): Clima austral y tropical

Por primera vez en sus catorce años de historia, el Festival do Norte ha cambiado de ubicación. De Vilagarcía de Arousa ha pasado a celebrarse en la Illa de Arousa, marco que se prometía incomparable aunque al final no resultase ser así debido a diversos factores.

Para muchos de nosotros, principalmente los que vivimos por la zona de las Rías Baixas, se ha establecido una relación de amor-odio con el Festival do Norte desde hace muchos años. Para un servidor es el primer festival al que acudí con 18 años y eso, quieras que no, marca. Sin embargo, también es el evento musical a nivel gallego que más errores ha cometido en su historia y cuyos organizadores nunca han estado a la altura de las circunstancias. Si ya en 2001 hubo no pocos problemas con el sonido dentro de Fexdega (no estaba acondicionado para conciertos y nunca más se celebró ninguno allí dentro), muchos de nosotros vivimos el peor festival de nuestra vida en 2005 cuando tres días seguidos de lluvia dieron al traste con varias actuaciones, inundaron parte del recinto y nadie dio la cara para explicar lo sucedido o tomar medidas.

Todo esto viene al caso por lo que iré contando sucesivamente en estas crónicas, aunque empezaré por centrarme en lo ocurrido en la edición de este año.

Llegamos pronto al recinto, cuando todavía estaban tocando Linda Guilala. A estos vigueses les habíamos visto hacía poco en la Romaría Pop celebrada en Santiago de Compostela. Actualmente presentan el Ep "Xeristar", del que sonaron canciones como "Chicas Guapas (que Van a Trabajar en Moto)" y fueron los encargados de dar la bienvenida a quienes iban llegando al festival.

Además del primer error obvio de la colocación del escenario dada su situación en el puerto, lo que dejaba al público a merced del viento del norte (recordad como estaba montado el Vigo Transforma, pues aquí al revés), el recinto no era ni mucho menos más grande que el que ocupaba en Fexdega durante los últimos años, aparte de que no ofrecía más oferta gastronómica que tres puestecillos de comida. Muy moderno lo del recinto acotado "artísticamente" con palés, pero lo que todos nos preguntábamos era por qué demonios las carpas que habían estado presentes al menos los tres últimos años en Fexdega no estaban aquí montadas, cuando se sabía como mínimo desde hacía una semana que llovería, al menos, el sábado. Lo que sí estaba cubierto, por supuesto, era el escenario y la zona VIP. 

Pero al menos el jueves no llovió. La gente iba llegando muy poco a poco, en parte porque era jueves, porque faltaba aún un rato para la primera gran banda del cartel (Austra) o porque la distancia que separaba la acampada de los conciertos era de un par de kilómetros que la mayoría hicieron a pie.

El Último Vecino llegaban al Festival do Norte apoyados en las buenas críticas recibidas por medios como Jenesaispop y habiendo actuado recientemente en el Primavera Sound. Lo cierto es que fui incapaz de empatizar con su música. Si su copia más que descarada de Joy Division y Golpes Bajos va en serio o pretende ser irónica, es algo que se me escapa, pero esa imitación ochentera nada disimulada es algo que nunca me ha acabado de gustar en ciertos grupos españoles. Aún así, hay que reconocer que tuvieron su público y admiradores/as y desde el punto de vista técnico nada que objetar a su concierto. Especialmente coreada por ese sector del público fue una de sus canciones más conocidas, "Un Sueño Terrible".

Y con ellos llegó uno de los conciertos más esperados del festival. Los canadienses Austra arrancaban su gira europea en el Festival do Norte y venían dispuestos a hacer de la noche del jueves una velada memorable. Con su segundo trabajo, "Olympia" (2013), todavía de plena actualidad, el grupo supo jugar sus cartas ante un público que el jueves, en su gran mayoría, iba a verles a ellos. Las miradas se posaban sobre la vocalista del grupo, Katie Stelmanis, cuyo vaporoso vestido ondeaba al viento que soplaba desde el mar. 

Las canciones de "Olympia" fueron en un principio las protagonistas del repertorio. "Painful Like", "Forgive Me", "Home" o "Reconcile" sonaban incontestables sobre el escenario. Esa mezcla de emoción, intensidad y tristeza que puebla las canciones de Austra se materializaba con la puesta en escena, con Stelmanis sin parar de danzar y moverse al son de la música. Tampoco faltaron canciones de su primer disco como "Lose It" o la que les diera a conocer, "Beat and the Pulse", una de las más esperadas por la audiencia.

Austra convencieron y dieron el mejor concierto del jueves, sin duda alguna. Pese a su juventud, su directo es sólido, la voz de Stelmanis maravillosa (ha sido comparada en más de una ocasión con Kate Bush) y consiguen enganchar al público. Todo mimado al detalle, desde el vestuario a las luces, con un sonido perfecto y un nivel que ya les gustaría a muchas bandas más experimentadas. Acabaron su concierto con una gran versión, el "Nothing Compares 2 U" que hizo tan popular Sinead O'Connor (aunque la canción la escribió Prince).

Después de un directo así, sabes que es muy difícil que el siguiente grupo esté a la altura, por buenos que sean. Pero la noche era joven, que se suele decir, y aún faltaban por tocar Veronica Falls e Is Tropical, además del dj set de Digitalism para los que aguantasen el tipo.

Los británicos Veronica Falls llegaban también de publicar su segundo álbum el año pasado, "Waiting for Something to Happen" (2013). Su primer trabajo recibió muy buenas críticas, aunque sobre el escenario se presentaban como un grupo demasiado estático y lineal. Pese a que "Found Love in a Graveyard" o "Right Side of the Brain" eran recibidas con cierto entusiasmo, la banda se presentó demasiado estática y su comunicación con el público fue casi nula. Si a ello sumamos el hecho de que sus temas suenan a menudo demasiado similares entre sí, la sensación era la de una ligera decepción entre los presentes. Sonaron correctos, sin más, pero su concierto no estará entre los más recordados. 

Sus paisanos Is Tropical sí que lograron sorprendernos. Esperábamos temas para bailar y algo de fiesta, y eso fue lo que nos dieron. "Lover's Cave" o "Lies" consiguieron animar a todos los allí presentes, aunque no fue hasta la entrada en escena de la novia de Gary Barber (cantante) cuando todos empezaron a saltar al ritmo de su superhit "Dancing Anymore". En cuanto la chica comenzó a cantar el No I Won't, No I Won't... el público se vino arriba cantando y bailando. Con permiso de Austra, fueron los otros grandes triunfadores de la noche. 

No me quedé a esperar cómo sonaban Digitalism en versión "dj set", aunque sí me hubiese quedado si fuesen a tocar en directo. Una lástima. 

La primera jornada del festival dejaba buen sabor de boca en general e incluso tiempo apacible, algo que cambiaría en los días sucesivos.

3 de julio de 2014

Listas: 10 conciertos que no deberías perderte en PortAmérica

 
Aunque no lo llevemos apuntado normalmente, cuando vamos a un festival todos llevamos en la cabeza a determinados grupos que no queremos perdernos por nada del mundo. El cartel del PortAmérica de este año, que arranca en apenas dos semanas, lo pueblan 29 artistas durante tres días, y de ellos extraigo una pequeña y muy personal selección de 10 nombres que no os deberíais perder.


Cualquier concierto de la gira actual del músico vigués sería imprescindible ya de por sí, pero el de PortAmérica será muy especial. Lo que Ferreiro nos ofrecerá sobre el escenario será un homenaje a la banda del recientemente fallecido Germán Coppini, Golpes Bajos, por lo que sólo sonarán clásicos del mítico grupo de La Movida de los ochenta. Contará con la inestimable ayuda de su banda, entre los que se encuentran sus imprescindibles colaboradores Amaro Ferreiro, su hermano, y Pablo Novoa, miembro de Golpes Bajos. Tenemos ganas ya de saber cómo sonarán sus versiones de temazos como "No Mires a Los Ojos de la Gente" o "Malos Tiempos para la Lírica", y probablemente haya más sorpresas e incluso invitados al escenario.


Aunque puede que no lo parezca, los neoyorquinos Nada Surf llevan ya más de 20 años de carrera musical. Seis álbumes de estudio (siete si contamos el disco de versiones "If I Had a Hi-Fi", de 2010) entre los que encontramos dos joyas del pop como "The Proximity Effect" (1998) y "Let Go" (2002), y grandes temas como "Popular", "Beautiful Beat", "Amateur", "Hyperspace" o "Inside of Love", que se convirtió en uno de sus grandes hits tras sonar en series como "Cómo Conocí a Vuestra Madre". Paradójicamente, Elektra Records les echó de su sello porque pensaban que en "The Proximity Effect" no había singles que fuesen a funcionar en la radio. Hoy el álbum es recordado como uno de los mejores de su discografía.


Dicen que no hay dos sin tres y Vetusta Morla parecen haberse aplicado el cuento. Son el único grupo que ha estado presente en todas las ediciones del festival y será la tercera vez que tocan en PortAmérica. Esta vez vienen a presentar "La Deriva" (2014), su tercer disco con el que siguen marcando su territorio personal de rock y letras surrealistas. Tras agotar entradas para cinco noches en la madrileña sala La Riviera y sabiéndose poseedores de una verdadera legión de fans también en Galicia, el espectáculo y el lleno absoluto están garantizados.


La banda portorriqueña más popular es también la que ostenta el récord de premios Grammy Latinos, con 19 estatuillas, además de dos premios Grammy norteamericanos. "Multi Viral" (2014) es su quinto álbum, en el que cuentan con colaboraciones como las de Silvio Rodríguez o el actor John Leguizamo, entre otros. Sobre el escenario, el dúo se rodea de un impresionante despliegue de músicos, llegando a formar en ocasiones un verdadero equipo de fútbol sobre las tablas. Tratándose de tender lazos entre España y Latinoamérica, no podía faltar uno de los grupos más respetados de la música latina. Su directo derrochará energía y pondrá a botar a todo PortAmérica.


Desde que se pasaran al castellano con "Maniobras de Escapismo" (2005), estos barceloneses han ido ganándose a pulso el cariño del público. Discos como "Cuentos Chinos para Niños del Japón" (2007) o "1999" (2009) se cuentan entre lo mejor de la música pop española de este nuevo siglo. Aunque no tienen previsto nuevo disco de momento, han estrenado tres nuevas canciones bajo la producción de Ricky Falkner (Standstill) que sonarán en sus próximos conciertos. Su mezcla de humor y teatralidad y sus ganas de fiesta hacen de su directo uno de los más esperados del festival.


Si hablamos de rock fronterizo con sabor latino y americano, Calexico son una de las bandas más representativas. Siete álbumes de estudio y casi 20 años de carrera avalan a este grupo, un valor seguro sobre el escenario que siempre consigue hacer disfrutar al público. Han colaborado con artistas de la talla de Neko Case, Françoiz Breut o Nancy Sinatra, y han hecho de uno de sus colaboradores, Depedro, un miembro habitual de su banda siempre que pisan la península ibérica. Seguro que "Not Even Stevie Nicks...", "Güero Canelo" o "Sunken Waltz" ponen a bailar al más pintado.


Despiertan tantas pasiones como odios, pero raro es que no haya algún tema de la banda que te guste. Sean las canciones que canta Isa o las que canta Rodrigo, todos tienen su preferido. Y es que "Estrellas Místicas", "De la Monarquía a la Criptocracia", "El Fantasma de la Transición" o "Ellas Se Burlaron de Mi Magia" tienen ese encanto punk y shoegaze de la "terriña". Siempre es impredecible si sus conciertos durarán apenas media hora, si se perderán en una maraña de ruido o si sorprenderán con un sonido tan pulcro como el de sus discos. Con todo, siguen presentes en casi todos los festivales y siempre hay curiosidad y ganas de verles de nuevo.

8. Vega

Mucho ha llovido desde que esta cordobesa entrara en la academia del show televisivo Operación Triunfo. Pocos han sido capaces de desarrollar una carrera musical tras el programa, y mucho menos alejándose del llamado mainstream y acercándose al indie, como es su caso. "Wolverines" (2013) es su quinto álbum, en el que ha contado con la colaboración del mismísimo Raphael en la canción que da título al disco. Bailando con lobos, con The Wolverines, como ella misma ha bautizado a su banda, Vega puede ser una de las sorpresas del festival, no cabe duda.

Comparten actitud punk y sello discográfico con Triángulo de Amor Bizarro y su nombre también suena en todos los festivales del territorio nacional. Si no has escuchado "Toro" en directo en los últimos años, probablemente no has ido a prácticamente ningún festival. Llegan a PortAmérica a presentar su quinto álbum, "Ballenas Muertas en San Sebastián", con un single poderoso como "Babel". Punk, krautrock y underground se unen en un directo potente y sin concesiones. 


Podría deciros que no son tan marcianos como parecen, pero es que lo son. Su mezcla de ritmos latinos tradicionales y música de baile y sus espectáculos no dejan a nadie indiferente. Uno de sus temas, "¿Quién Es el Patrón?", ha llegado a sonar en la banda sonora de la última película de Oliver Stone, "Salvajes" (2012). Procedentes de Colombia, su directo no va a dejar a nadie indiferente y pondrá a bailar a todo PortAmérica.