Publicidad

28 de febrero de 2014

Oscars 2014: "Dallas Buyers Club" (2013)

No deja de ser sorprendente el giro que ha dado la carrera de Matthew McConaughey. Ha pasado de rodar películas tan poco atrayentes como "Planes de Boda" (2001), "Cómo Perder a un Chico en 10 Días" (2003) o "Los Fantasmas de Mis Ex Novias" (2009) a trabajar con Scorsese en "El Lobo de Wall Street" (2013) (un papel corto pero muy aprovechado), sorprender con su muy alabado trabajo en "Mud" (2012), de Jeff Nichols, protagonizar una de las series más alabadas de la temporada, "True Detective", o colarse en el próximo proyecto de Christopher Nolan.

Pero ha sido su interpretación de un cowboy enfermo de SIDA en "Dallas Buyers Club", dirigida por Jean-Marc Vallée, la que le ha dado las mayores satisfacciones de su carrera, entre ellas un Globo de Oro al Mejor Actor Dramático. El Oscar parece uno de los más cantados para él, aunque podría no ser el único y también Jared Leto tiene papeletas para llevarse el de Mejor Actor de Reparto.

La historia de "Dallas Buyers Club" es la de Ron Woodroof (Matthew McConaughey), electricista y cowboy homofóbico y mujeriego al que diagnostican SIDA a mediados de los ochenta. Las medicinas experimentales de la época, el desconocimiento de la enfermedad y el cambio de mentalidad de Ron hacia los homosexuales son algunos de los elementos de la trama de la película, que se centra en la lucha de Ron por seguir con vida. 

El aspecto físico de McConaughey en la película, excesivamente delgado, parece venir a confirmar aquello de que los actores que se ven obligados a engordar o adelgazar para un papel (el caso de Bale sería otro de ellos), les acaba deparando una nominación a los Oscar (cuando se trata de papeles dramáticos, claro). Pero al margen del físico, hay que reconocer que McConaughey es la película. Una de sus mejores interpretaciones, si no la mejor, de su carrera y la prueba de un talento interpretativo que no veíamos antes en sus películas. Viene también apoyado por una gran interpretación de Jared Leto, cuyo papel de travesti drogadicto le ha deparado otra nominación a la estatuilla dorada. Podríamos destacar además el papel de Jennifer Garner, que también sorprende con su actuación.

"Dallas Buyers Club" es una película que marcará un antes y un después en la filmografía de McConaughey. Puede (y casi seguro que lo hará) depararle también su primer Oscar (merecido, además) y, quizás, dar un empuje a la carrera de Jean-Marc Vallée, que no conocía tal popularidad desde la estupenda "C.R.A.Z.Y." (2005).

El film podría convertirse, con sus seis candidaturas, en uno de los grandes triunfadores de la noche del domingo. Desde luego, pese a medirse con Bale, Dern o DiCaprio, McConaughey parte con ventaja como caballo ganador en todas las quinielas. 

"Dallas Buyers Club" es una buena película, sin duda. Un drama de esos que parecen clamar a gritos premios para sus intérpretes y que consigue que admiremos a dos actorazos como McConaughey o Leto. Veremos si la academia piensa lo mismo.



6 Nominaciones:
- Mejor Película
- Mejor Actor (Matthew McConaughey)
- Mejor Actor de Reparto (Jared Leto)
- Mejor Guión Original
- Mejor Montaje
- Mejor Maquillaje

27 de febrero de 2014

Oscars 2014: "La Gran Estafa Americana" (2013)

Una de las películas que acaparan más nominaciones este año en los Oscar es "La Gran Estafa Americana", último trabajo de David O. Russell. Arropado por un reparto con Christian Bale, Amy Adams, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence y Jeremy Renner, Russell repite tras haber acaparado el pasado año nada menos que 8 nominaciones con "El Lado Bueno de las Cosas" (2012), de los que finalmente sólo Jennifer Lawrence conseguiría el Oscar a la Mejor Actriz.

Está bien claro que desde "The Fighter" (2010), Russell se ha convertido en uno de los niños mimados por la Academia, que lo nomina con cada nuevo film. Lo curioso es que, al menos para mí, probablemente Russell no sea merecedor de tales méritos. Si bien "The Fighter" era una gran película que le deparó siete nominaciones y dos Oscars, uno para Christian Bale como Mejor Actor y otro para Melissa Leo como Mejor Actriz de Reparto, lo cierto es que sus dos películas posteriores no son para tanto ni mucho menos.

Creo que no fuimos pocos los que nos sorprendimos cuando vimos "El Lado Bueno de las Cosas" de que se le hubiese dado tanto bombo a la película. No llegaba a ser una comedia (aunque presumía de ello) y tampoco tenía suficiente "chicha" como para considerarla un drama. Entretenida, sin más, y, sin embargo, Jennifer Lawrence se llevó un Oscar por su interpretación.


Precisamente los protagonistas de "El Lado Bueno de las Cosas", Bradley Cooper y Jennifer Lawrence vuelven a encabezar el reparto, aunque quienes llevan de verdad el timón y el protagonismo absoluto son Christian Bale y Amy Adams, la estupenda pareja protagonista.

El argumento, basado libremente en el caso Abscam, que destapó una trama de falsificación y venta de arte robado, cuenta la historia de Irving Rosenfeld (Bale) y Sydney Prosser (Adams), que se conocen, se enamoran y juntos forman un dúo de timadores que concede préstamos (que nunca llegan a manos de los solicitantes) a cambio de unos honorarios que se entregan por adelantado. El problema viene con la llegada de Richie DiMaso, agente del FBI que les propone cazar a cargos políticos haciendo un timo a escala más grande.

No tiene nada nuevo esta historia que aportar al ya muy manido subgénero de las películas de timadores. Cumple todos los tópicos del género y carece de novedades, incluso le cuesta mantener la tensión a menudo en sus más de dos horas de duración. Lo único que salva a la película de la falta de credibilidad de Cooper y la inexpresividad de Jennifer Lawrence es el dúo protagonista. Bale y Adams, también protagonistas de "The Fighter", tienen química en pantalla y se comen al resto de actores en la película.

También cabe destacar la interpretación de Jeremy Renner, aunque las nominaciones han recaído en el resto del reparto, inmerecidas las de Cooper y Lawrence (que además repiten respecto al año pasado) y muy justificadas las de Bale y Adams. "La Gran Estafa Americana", no merecía tanta atención como la que le ha prestado la Academia y, a raíz de eso, el público. Lo malo de todo esto es que cuando se nomina a una película, se excluyen otras. Es injusto que, por ejemplo, "Prisoners", de Denis Villeneuve, se haya quedado sin nominaciones para unos inmensos Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal.

La película parte como una de las favoritas de los Oscar con 10 nominaciones, número que sólo iguala "Gravity". Aunque, claro está, las nominaciones no quieren decir nada. La película "Seabiscuit" (2002), por ejemplo, tuvo 7 nominaciones y no se llevó ningún premio, además de apenas ser recordada con el paso del tiempo. Recordemos también que "El Lado Bueno de las Cosas" obtuvo 8 nominaciones y, en cambio, se llevó sólo un premio, mientras que "Argo" con 7 candidaturas, se convirtió en la triunfadora llevándose tres de los premios más importantes.

"La Gran Estafa Americana" es una película entretenida, pero no me parece que vaya a ser una obra recordada. Nunca se sabe que pensarán los académicos y a quién decidirán premiar, pero está claro que el reparto tiene duros competidores. Tanto Bale como Lawrence tienen ya sendos Oscars, pero para Adams es ya la quinta nominación. 

Si el objetivo de la película era sólo entretener pues sí, más o menos lo consigue. Pero quien busque una obra maestra o un peliculón, acabará sintiéndose como las incautas víctimas de estos timadores, irremediablemente estafado.


Nominaciones:
- Mejor Película
- Mejor Director (David O. Russell)
- Mejor Actor (Christian Bale)
- Mejor Actriz (Amy Adams)
- Mejor Actor de Reparto (Bradley Cooper)
- Mejor Actriz de Reparto (Jennifer Lawrence)
- Mejor Guión Original
- Mejor Diseño de Producción
- Mejor Vestuario
- Mejor Montaje
 
 

25 de febrero de 2014

Oscars 2014: "Nebraska" (2013)

Ya están a la vuelta de la esquina. El próximo 2 de marzo (este domingo) conoceremos, finalmente, quienes serán los ganadores de las preciadas estatuillas doradas que reconocen lo mejor del cine cada año (en teoría, claro). Pero dejemos a un lado quienes merecen o no llevarse el Oscar, cuales han sido las ausencias más destacadas y centrémonos en las películas. Porque al final, tanto las nominaciones como los premios Oscar son eso, una excusa para ver más cine y, a veces, descubrir películas que de otro modo nos pasarían desapercibidas.

"Nebraska" entraría dentro de esta categoría. Quizás porque está rodada en blanco y negro, quizás porque no sale un actor tan mediático como George Clooney, "Nebraska" no ha contado en nuestro país con la promoción que sí tuvo la anterior película de Alexander Payne, "Los Descendientes" (2011). Pese a que su presupuesto no ha sido tan diferente de su anterior film, 12 millones de dólares frente a los 20 de la película protagonizada por Clooney, sí que ha sido bien distinta su recaudación. Si "Los Descendientes" recaudó más de 177 millones en taquilla (casi nueve veces lo que costó), "Nebraska" apenas ha superado los 15

Podríamos hablar por tanto, de una película en cierto modo independiente, que reúne a actores clásicos como Bruce Dern o Stacy Keach junto a otros rostros menos conocidos como Will Forte o Bob Odenkirk.

La historia de "Nebraska" es tan sencilla como original. El anciano Woody Grant (Bruce Dern) ha recibido una de esas engañosas cartas por correo que prometen que se le pagará un millón de dólares si su número es uno de los afortunados ganadores. Pudiendo remitirla por correo, Woody decide que no se fía y prefiere ir en persona a Nebraska, sede de la empresa remitente de la carta, para cobrar allí el premio. Esa premisa servirá de pretexto para una especie de película de "road movie" que unirá a padre e hijo y les hará vivir tensas situaciones y equívocos con su familia y vecinos.

La gran baza de la película es, sin duda alguna, la familia protagonista, desde el hijo David (gran descubrimiento de Will Forte) hasta la madre, June Squibb, pasando por el otro hijo Ross (Bob Odenkirk) y sin olvidar, por supuesto, a Bruce Dern, que lleva sobre sus hombros el papel más silencioso de los cuatro. Pero también el resto de secundarios, como los hermanos y sobrinos de Woody, o ese vecino aprovechado que es Stacy Keach, destacan en la película.

La de "Nebraska" es, sobre todo, la historia de un hijo que quiere vivir una última aventura con su padre antes de que sea demasiado tarde. La voluntad de Woody en querer llegar a toda costa a Nebraska (terco como una mula, como dice su mujer), acaba por convencer a su hijo, que no quiere que su padre acabe internado en un psiquiátrico. Pero lo cierto es que, como espectadores, a medida que avanza la película, todos nosotros queremos convencernos de que esa carta cumplirá lo que promete cuando lleguen a Nebraska. 

Este retrato de la América Profunda, que podría fácilmente caer en el más absoluto y trágico drama es, sin embargo, un relato que trata de mirar con comicidad muchos de los tópicos de esa sociedad norteamericana. Toda la familia ante el televisor, sin hablarse o hablándose sin mirarse o la mujer de Woody, mofándose de difuntos pretendientes en el cementerio, son situaciones a las que Payne extrae toda su comicidad. 

Porque "Nebraska" es, sobre todo, una historia sobre una ilusión. La ilusión de un anciano que necesita desesperadamente creer en algo. Pero también es la historia de un hijo que quiere conocer más a su padre, la de una búsqueda que no es más que la búsqueda de uno mismo. 

"Nebraska" no me parece una obra maestra, pero es una buena película. Una "rara avis" dentro de una cartelera plagada de superhéroes, efectos especiales y actores y actrices guapísimas con menos de 30. Tener más de treinta no es un delito y todos, absolutamente todos, seremos viejos algún día. Y necesitaremos tener una ilusión, como la de Woody.
 

Nominaciones: 
- Mejor Película
- Mejor Director (Alexander Payne)
- Mejor Actor (Bruce Dern)
- Mejor Actriz de Reparto (June Squibb)
- Mejor Guión Original
- Mejor Fotografía

24 de febrero de 2014

Vetusta Morla estrenan "Golpe Maestro", adelanto de "La Deriva"

Que Vetusta Morla es un grupo que despierta tantas pasiones como odios es un hecho irrefutable. También lo es que todas sus canciones son escrutadas y miradas bajo lupa por crítica y público, y cualquier novedad en cuanto al nuevo disco de la banda tenía que ser, por fuerza, noticia.

La noticia musical del día es sin duda el estreno de su nueva canción, "Golpe Maestro", que pudo escucharse por primera vez esta mañana en el programa de Radio 3 "Hoy Empieza Todo".  "Golpe Maestro" es lo primero que escuchamos de "La Deriva", el que será el tercer disco del grupo y, como tal, supone una prueba de fuego para los madrileños.

No han faltado quienes ya han tachado su  nueva canción de acercamiento al "mainstream" (¿puede un grupo autoeditado, que se publica sus propios discos, independiente en el más estricto sentido de la palabra, ser etiquetado de esta manera?) e incluso de querer "convertirse en un verdadero fenómeno de masas" (eso es que no han ido a ninguno de sus conciertos todavía). Luego están los críticos más duros, el público. Ahora mismo, Vetusta Morla son "Trending Topic" (TT) en Twitter, con más comentarios a favor que en contra de su nuevo tema.

Es innegable que "Golpe Maestro" no tiene la fuerza y la épica que tenía "Los Días Raros", adelanto de su anterior disco "Mapas" (el adelanto fue en realidad "En el Río", como bien me ha corregido el amigo Jero) pero es pronto para emitir juicios de valor.

"La Deriva" será el tercer álbum de estudio de Vetusta Morla, si no contamos la banda sonora del videojuego "Los Ríos de Alice", publicada recientemente y con mayoría de composiciones instrumentales.  Actualmente en plena gira por México, la banda actuará los días 1 (Pontevedra), 2 (A Coruña) y 3 (Vigo) de Mayo junto a los mexicanos Zoé y ya han agotado las entradas para dos conciertos consecutivos en Barcelona y para cuatro en Madrid. 

21 de febrero de 2014

Brit Awards 2014: Bowie, los Monkeys y todos los demás

Pocas sorpresas nos deparó la pasada ceremonia de los Brit Awards. Con actuaciones de Katy Perry, Pharrell Williams, Beyoncé o Arctic Monkeys, el evento no era muy distinto de los Grammy de este año. Eso sí, los Brit, como premios nacionales que son, suelen barrer para casa y, como es natural, habiendo tanto talento como hay musicalmente en el Reino Unido, así lo hicieron.

Los grandes triunfadores fueron los Arctic Monkeys, que se llevaron el premio al Mejor Grupo Británico y al Disco del Año por "AM". En esta última categoría se impusieron a David Bowie, que sí se llevó el galardón al Mejor Artista Británico, aunque no acudió a recogerlo. En su nombre lo aceptó Kate Moss, a quien entregó el premio Noel Gallagher, que bromeó sobre la ausencia de Bowie: "No pensaríais que iba a venir David Bowie, ¿no? Es demasiado guay para esta mierda."

Otro galardón muy merecido fue el de Ellie Goulding a Mejor Artista Británica. Con apenas dos discos, "Lights" (2010) y "Halcyon" (2012), la artista se ha convertido en una de las revelaciones de la música británica. Casi un millón de copias vendidas de su último disco (sólo en el Reino Unido) y casi 200 millones de visitas al videoclip de su tema "Burn" certifican el éxito de la joven, que amenaza con extenderse poco a poco a todo el mundo ("Burn" ya estuvo en el décimo puesto de la lista de ventas de nuestro país).

Goulding realizó una espectacular actuación, tocando "I Need Your Love" en versión acústica con Calvin Harris al piano para mezclarlo con una puesta en escena llena de efectos pirotécnicos para "Burn".


Sin embargo, el premio de Artista Revelación, que parecía cantado para Disclosure o London Grammar, por ese magnífico debut que es "If You Wait", recayó en manos de Bastille. Las razones, probablemente recompensar las exitosas ventas de la banda, que superaron las 300000 copias en el Reino Unido. 

Disclosure tuvieron que conformarse con acompañar a Lorde (ganadora del premio a Mejor Artista Internacional Femenina) en una reinventada "Royals" e interpretar "White Noise" junto a AlunaGeorge, en una de las actuaciones destacadas de la noche. 


La nota americana la pusieron las actuaciones de Bruno Mars (que se llevó el galardón a Mejor Artista Internacional Masculino), Beyoncé o Katy Perry, que para interpretar su tema "Dark Horse" se rodeó de un espectáculo colorista y faraónico.


Daft Punk se llevaron el premio a Mejor Grupo Internacional, que recogió uno de sus más representativos colaboradores en "Random Access Memories", Nile Rodgers. Junto a Pharrell Williams, realizó una actuación que comenzó con "Get Lucky" y acabó con "Happy", pasando por "Good Times", de Chic.


Pero sin duda los protagonistas fueron los Arctic Monkeys, que se llevaron dos galardones e interpretaron en directo "R U Mine". No dejó de sorprender la chulería de Alex Turner en sus discursos, con el resto de la banda mirando hacia otro lado.




En general, la ceremonia se pareció mucho a la de los Grammy en cuanto a números musicales y a sus premios internacionales. Por otro lado, se echaron en falta grupos británicos noveles como Daughter (que ni siquiera estaban nominados) o London Grammar (que estaban nominados pero no actuaron). No hubiese estado de más una actuación de Depeche Mode, en plena gira ahora mismo, y hubiese sido políticamente incorrecta la presencia de Chvrches, con Escocia buscando independizarse de la corona británica.

Una noche donde la música volvió a ser protagonista, aunque no todos los que lo merecían fuesen premiados. Aún así, Arctic Monkeys, Ellie Goulding y David Bowie fueron justos vencedores.

17 de febrero de 2014

Crosses estrenan las canciones de su debut en el show de Jimmy Kimmel

Coincidiendo con la publicación de su debut homónimo y de larga duración, la otra banda de Chino Moreno (Deftones) estrenó sus canciones en directo en el estadounidense show de Jimmy Kimmel. Dos fueron los temas elegidos, "Bitches Brew" y "The Epilogue", que ††† (Crosses) interpretaron en vivo con esa mezcla de rock y oscura electrónica que les caracteriza. 

El debut en larga duración de ††† reúne sus dos anteriores EP's, "" (2011) y "††" (2012), así como las cinco canciones que iban a componer el tercer EP y que no se publicaron como tal, sino que sólo están presentes en este disco. Un álbum que no está mereciendo la atención que merece, injustamente, y que con temazos como "†he Epilogue" o los ya conocidos "Op†ion" o "elepahy" demuestran que el de Crosses es uno de los discos más interesantes de lo que llevamos de año.