Publicidad

30 de septiembre de 2013

Crystal Fighters, Auditorio do Mar de Vigo, 15-09-13

Es cierto que iamdavidcrespo y un servidor discrepamos a menudo en cuanto a nuestros gustos musicales. Vale, coincidimos en unos cuantos nombres incontestables (David Bowie, Depeche Mode), pero solemos tener nuestros más y nuestros menos cuando hablamos de otros muchos grupos, y en especial del hoy día llamado "indie" español. Quizás por ello tiene más mérito que acabásemos por coincidir y aprovechar para ver el concierto de Crystal Fighters en Vigo, sin demasiados prejuicios ni expectativas, y con la única y sana intención de darnos una buena fiesta. Claro que Crystal Fighters no son españoles (yo mismo he cometido ese error pensando que alguno de sus componentes lo era) y tampoco sé si encajan exactamente dentro del estereotipo indie, ni por el estilo de sus canciones ni por sus estilismos sobre el escenario.

Era, también, una buena oportunidad para descubrir un nuevo recinto para conciertos en Vigo (que parece que en la ciudad olívica hay más salas y auditorios que conciertos en sí mismos), el Auditorio do Mar de Vigo y, en concreto, su "hall", que era donde realmente se celebraba el concierto. Aclaro esto porque el nombre de Auditorio se refiere a un auditorio real, con capacidad para casi 1500 personas, pero que no se usaba para este concierto en concreto.

Pese a que la hora de apertura de puertas era las 21:30, cuando llegamos al recinto cerca de las 22:00 la cola de acceso a la entrada era importante. No cabía duda de que Crystal Fighters tienen un mayor tirón de lo que muchos esperábamos, y después de agotar entradas para dos noches consecutivas en Madrid y, anteriormente, en la sala Capitol en Santiago, probablemente volvieron a agotar en Vigo (se comentaba poco antes de empezar el concierto que quedaban unas 10 entradas). Sin embargo, quizás la organización se vio desbordada y no sólo no comprobaron las entradas leyendo el código de barras (hubiese entrado cualquiera con una fotocopia a color) sino que causaron importantes colas ya dentro a la hora de servir copas. Sigo sin entender porque aquí siempre hacemos dos colas, una para el ticket y otra peleándonos para que nos atiendan, y en cambio en Portugal siempre podemos pagar y ser atendidos por una misma persona.

Centrándonos ya en lo musical, cuando entramos el guatemalteco Meneo estaba ya pinchando "Sexo en Fuego", una divertida versión del "Sex On Fire " de Kings of Leon a cargo de Los Master Plus. Mezclando conocidos temas como el "Clocks" de Coldplay con ritmos salseros y música electrónica, Meneo fue caldeando el ambiente y haciendo más llevadera la espera de quienes intentábamos apaciguar la sed en las barras antes del concierto.

Cerca de las 23:00 salían a escena los Crystal Fighters. Indescriptibles las pintas de su cantante, como se puede ver en la foto. Desde el primer momento hicieron bailar a todo el público, empezando con "Solar System", de su primer disco, "Star of Love" (2010), pasando por su hit "Follow" y siguiendo con el contagioso "L.A. Calling", el single más reciente de su último trabajo, "Cave Rave" (2013).

Desde ese momento ya sabíamos lo que podíamos esperar de aquel concierto. Mucho baile, mucha fiesta y ni un momento de tregua para el cuerpo. Sobre el escenario, Crystal Fighters no lucen espectaculares ni tienen una puesta en escena asombrosa. Tienen algún instrumento poco habitual, léase la txalaparta, pero el protagonismo se lo llevan sus canciones y la química que tienen con el público.

Así, el hall del Auditorio do Mar de Vigo se convirtió en una auténtica fiesta, en la que se mezclaron los temas de su primer disco (que sonó al completo o casi) con los de su nuevo trabajo. Nadie podía resistirse a corear temas como "Plage", "Love Natural" o "In the Summer", en un concierto que iba a ser para algunos de nosotros el último de este verano.

No dejamos de repetir "nononononononono" "yeahyeah yeahyeah" cuando sonó "At Home", antes de que la banda dejase el escenario para volver con el bis. Un bis que comenzó por todo lo alto con el rompepistas "I Love London", convirtiendo la fiesta en una auténtica rave. Ya para acabar, "Wave" y "Xtatic Truth" ponían el cierre a la gran fiesta.


Sorprende la subida de popularidad que han tenido últimamente los Crystal Fighters en nuestro país. Pocos pueden presumir de agotar entradas dos noches consecutivas en Madrid y, lo que es más difícil, hacerlo también en Santiago y Vigo. No hay duda, los Crystal le molan al público. No es de extrañar. Su propuesta escapa a etiquetas como indie o electrónica para acercar su música a todo tipo de público, desde el que disfruta con los festivales al que se va de discotecas. Sus conciertos dejan muy buen sabor de boca y ganas de más.

Si se trata de pasártelo bien, no lo dudes. Crystal Fighters son la mejor opción.


10 de septiembre de 2013

Arcade Fire consiguen sorprendernos con "Reflektor"

La expectación ante el nuevo trabajo (el cuarto ya de su carrera) de los canadienses Arcade Fire es más que evidente. Más todavía desde que supimos que James Murphy (LCD Soundsystem) participaría como productor en algunos de los temas y, más aún si cabe, desde que una campaña viral dejaba por varias ciudades del mundo una pequeña pista con el nombre de "Reflektor" y una fecha.

Esa fecha era el 9/9 a las 9PM, o sea, ayer. Y así fue. El primer estreno fue el de un vídeo interactivo que requería tener instalado Google Chrome, así como una buena tarjeta gráfica y webcam. Este videoclip, rodado en Haití, es una experiencia que no está al alcance de todos (si no tienes tablet o una tarjeta gráfica muy buena, ya puedes olvidarte), por lo que lo que algunos vimos fue tan sólo ésto.


Estas imágenes, rodadas en Haití, supieron a muy poco a los que no podíamos vivir la "experiencia interactiva". Afortunadamente, horas después se estrenaba el vídeo oficial de "Reflektor", el single de adelanto del disco. Dirigido por el magnífico Anton Corbijn en blanco y negro, se trata del videoclip más raro y original en la carrera de la banda.

Y, por supuesto, también nos sorprende la música. "Reflektor" puede recordar a los Talking Heads o a Roxy Music, y sin duda se nota la labor de James Murphy tras los mandos. Además tenemos la impagable colaboración de David Bowie, admirador confeso de la banda desde sus inicios.

El 28 de octubre será cuando se publique "Reflektor", el álbum al completo. Será un disco doble, y la portada será una obra del escultor Auguste Rodin,"Orfeo y Eurídice".



Sin duda alguna, han arriesgado. Una canción de más de 7 minutos como single, dejando a un lado la épica y el terreno sobre el que ya se sentían seguros. Lo que es seguro es que ya tienen toda nuestra atención y nos han conquistado con esta canción que no se parece en nada a lo anterior, pero sigue sonando a Arcade Fire. No hay duda, la gloria es sólo para los valientes.

9 de septiembre de 2013

Una de cine: "The Place Beyond the Pines" (2013)

Con unos cuantos meses de retraso, aunque no tanto como lo que tardó en estrenarse en España la anterior película de su director, "Blue Valentine" (2010), acaba de llegar a las pantallas de nuestros cines "The Place Beyond the Pines" (2013), impunemente traducida aquí como "Cruce de Caminos". A la curiosidad/morbo de ver la película en la que coinciden Ryan Gosling y Eva Mendes (pareja también en la vida real) por primera vez, se une también la de ver que es capaz de hacer Derek Cianfrance en su tercera película, tras la dramática y estupenda "Blue Valentine", con maravillosas interpretaciones de Gosling y Michelle Williams.

"The Place Beyond the Pines" tiene un arranque estupendo. Gosling está, de nuevo, soberbio (¿alguna vez ha estado mal?), y la película parece rodada por Michael Mann, como si ésta fuese el "Heat" (1995) de nuestro siglo XXI.  Ben Mendelsohn ("Animal Kingdom") está estupendo en su papel, y Eva Mendes resulta, cuando menos, convincente.

Ya estamos metidos en la película, hemos empatizado con los personajes y la estamos disfrutando. Momentos memorables como el de la foto familiar o el de Ryan Gosling cantando "Borriquito como Tú", de Peret,  nos hacen creer que estamos ante una película que irá poniéndose mejor a cada minuto. Y entonces llega el jarro de agua fría. Un inesperado giro en la trama da un vuelco a la película hacia una historia completamente diferente y nos hace perder el interés que teníamos al principio. 

Al margen de la trama (que no desvelaré), todo esto se debe a varias razones. Una de ellas, y bastante importante, es que Bradley Cooper no puede aguantar el pulso a Gosling. Por mucho que lo intente, el protagonista de "El Lado Bueno de las Cosas" (probablemente la película más sobrevalorada de 2012) sigue siendo el guaperas de "Resacón en Las Vegas", y resulta muy complicado que nos convenza en otro tipo de papeles. Está correcto, pero poco más.

Otra de las razones, y también bastante importantes, es la duración. Existe una creencia en la actualidad de que más minutos hacen una mejor película, y esto casi nunca es cierto. Vale, lo es en "El Padrino", o en "Pulp Fiction", pero no es lo habitual. Todo lo que pueda ser contado en menos tiempo, debe ser contado en menos tiempo. Le sobra metraje a la historia de "The Place Beyond the Pines", y eso es evidente.

También están presentes en el reparto Ray Liotta, en su habitual personaje de tipo oscuro y corrupto, y Rose Byrne ("Damages"), como esposa de Cooper, pero quien acapara nuestra atención en el tramo final de la película es Dane DeHaan. A punto de estrenar película con el grupo Metallica ("Metallica: Through the Never"), la interpretación de DeHaan es la única a la altura de Gosling. Es una verdadera lástima que no podamos verles compartir plano. Pese a su juventud y una carrera no demasiado extensa por el momento, DeHaan se convierte en el auténtico robaplanos de la película. Además de su interpretación, tiene esa presencia y ese carisma que hace que un actor sea verdaderamente grande, y no me extrañaría que se convirtiese en uno de los grandes en los próximos años.

De fondo, durante la película, suena la oscura y a ratos loca partitura de Mike Patton (sí, el de Faith No More). Y ya en los créditos finales, no podemos más que aplaudir cuando suena la magnífica "The Wolves (Act I & II)", a cargo de Bon Iver.

Como ya habréis notado, no os he contado el argumento. No soy partidario de desvelar las tramas en el cine, más cuando se trata de una película en la que cualquier comentario os podría arruinar la sorpresa.

Os preguntaréis si os recomendaría verla. Aunque no esté bien resuelta, "The Place Beyond the Pines" es un buen intento por hacer una buena película, sin dejarse llevar por explosiones ni con superhéroes por el medio (con permiso de los más fans, de un tiempo a esta parte la saturación de adaptaciones del mundo del cómic es notable), y eso no es habitual en nuestras carteleras. Eso sí, os advierto que no esperéis una nueva "Drive" (2011) ni una nueva "Heat", porque saldríais del cine bastante escaldados.

Cianfrance se ha confiado y ha creído que con Gosling en pantalla lo tenía todo hecho, pero no es así. Como si de un Fórmula 1 se tratase, "The Place Beyond the Pines" acaba por salirse de la pista. 


4 de septiembre de 2013

Crystal Fighters agotan todas las entradas para mañana en Santiago

Tras agotar las entradas para dos noches consecutivas en la sala But de Madrid, los próximos días 9 y 10 de septiembre, Crystal Fighters han vuelto a agotar las entradas para el concierto que darán mañana en la sala Capitol, en Santiago de Compostela.

Debutaron en 2010 con "Star of Love", y desde entonces esta banda anglo-española no ha parado de dar conciertos. Con "Cave Rave" (2013), se confirman como una banda con un sonido muy personal, que incorpora sonidos propios del folclore vasco a la electrónica más bailable, pudiendo recordar en ocasiones a grupos como Friendly Fires. La pasada semana presentaron su nuevo disco en las cuevas de Zugarramurdi (Pamplona) ante unos pocos privilegiados.  

El 18 de septiembre cerrarán su gira española en Sevilla, justo antes de embarcarse en una gira por Norteamérica. Aquí tendremos una segunda oportunidad para verles el 15 de septiembre, cuando tocarán en el Auditorio Mar de Vigo.

3 de septiembre de 2013

Fanfarlo, Cidade da Cultura, Santiago de Compostela, 31-08-13

Casi un año después de pasarse por la sala Capitol para presentar el que es, de momento, su último trabajo, "Rooms Filled with Light" (2012), los británicos Fanfarlo volvían a pisar tierras compostelanas. Lo hacían para cerrar el ciclo Atardecer no Gaiás, por el que este verano han pasado artistas como Tachenko o Papá Topo.

El buen clima, la incomparable ubicación y la oportunidad de ver a Fanfarlo de nuevo o por primera vez de manera gratuita animaron a un numeroso público a asistir al concierto. Probablemente, este habrá sido el concierto que más gente ha reunido allí desde que tocara Björk el pasado año.

Cuando comenzaba a ponerse el sol y haciendo honor al nombre del ciclo, Fanfarlo se subieron al escenario. No hubo sorpresas en un principio salvo en la formación de la banda. Amos Memon, batería del grupo, dejó la banda a principios del pasado mes de marzo, dato que algunos todavía desconocíamos. Valentina es el nombre de la nueva chica que ahora toca la batería en Fanfarlo. 

Como decía, no hubo grandes sorpresas en principio. Comenzaron alternando canciones de su último disco como "Bones" con nuevos temas como "Myth of Myself", que formarán parte de su nuevo EP, "The Sea", que verá la luz el próximo 30 de septiembre. Quizás fuese el atardecer, el paisaje, la música o quizás todo ello, pero lo cierto es que había una química que no hubo en su último concierto en la sala Capitol.

Fueron temas como "Shiny Things" o "Tunguska", con el vocalista Simon Balthazar agarrando el saxofón, los que comenzaron a animar al público y fueron creando un ambiente especial. Un ambiente en el que se mezclaba un público de lo más variado, desde niños pequeños que llegaban acompañados de sus padres hasta los más asiduos a los festivales pasando por quienes simplemente sentían curiosidad por ver al grupo.

Mientras sonaban "Deconstruction" o "Lenslife" nos íbamos metiendo en el concierto. Ya caía la noche sobre el monte Gaiás y era el momento de echar la vista atrás y recordar los temas del primer disco del grupo, "Reservoir" (2009). "Luna" fue una de las escogidas, pero en especial destacó "Harold T. Wilkins or How to Wait for a Very Long Time", que cerraría el concierto antes del bis.

Animados por el público, que pedía otra, Fanfarlo volvieron para el bis. Simon Balthazar reconoció que había sido un concierto mucho mejor que el anterior en Santiago, e incluso se atrevió a decir que era de los más especiales que habían dado (el entorno no es de lo más habitual para ninguna banda). "The Walls Are Coming Down", una de sus canciones más conocidas, cerraba un concierto de algo más de una hora y un ciclo de conciertos que comienza a dinamizar los veranos en la Cidade da Cultura.

Fanfarlo dieron un buen concierto. Mucho mejor que lo que vimos el pasado año en la sala Capitol (hay que entender que entonces también acusaban el cansancio de 7 u 8 conciertos en otros tantos días), y que viene a devolvernos el interés por ese nuevo disco que está por venir (anunciaron también que el próximo 2014 llegará el tercer álbum). Además, el espacio abierto de la Cidade da Cultura se confirma como un entorno que se debe aprovechar al máximo mientras dure el buen clima, con conciertos y demás eventos culturales.

Por ahora, me conformo con poder ver allí algún que otro concierto tan especial como el que dieron Fanfarlo.

Ver más fotos del concierto en Facebook