Publicidad

27 de julio de 2012

Bat For Lashes estrena "Laura", de su próximo disco "The Haunted Man"

Hace ya más de un mes que os hablaba de "The Haunted Man", el tercer disco de Bat For Lashes que verá la luz durante el próximo otoño. Poco sabíamos entonces sobre el disco, a excepción de su título y su fecha de publicación.
Ahora hemos podido ver la portada, en la que rinde homenaje a artistas como Patti Smith y cuya fotografía ha sido tomada por Ryan McGinley, autor también de la fotografía de portada del disco "Med sud i eyrum vid spilum endalaust" (2008), de Sigur Rós. Sabemos también que tendrá 11 canciones, una de ellas la preciosa "Laura", que ha sido elegida como primer single.
El videoclip también ha sido estrenado y en él podemos ver a Natasha Khan cantándole a la enigmática Laura (por lo que deducimos en el vídeo, una vieja gloria de los escenarios).

Tras su cancelación en el pasado FIB por problemas logísticos (un bus estropeado, parece ser), Bat For Lashes actuará el próximo 22 de noviembre en la sala Apolo (Barcelona) y el 23 en el Teatro Kapital (Madrid).

26 de julio de 2012

Optimus Alive '12 (15 de julio): Tú, yo, Radiohead y todos los demás

Llegó el gran día. Si se agotaron los abonos y las entradas para el 15 de julio, los culpables tenían un nombre: Radiohead. Se hacía imperante, por tanto, acudir pronto al recinto, pero no sólo por la cantidad de público que se esperaba, sino porque el Palco Heineken acogía desde las 17:00 de la tarde un par de conciertos muy esperados: Eli 'Paperboy' Reed y Miles Kane.

Eli 'Paperboy' Reed es un crack, para qué negarlo. Pocos artistas pueden marcarse un show como el que él ofreció a esas horas y llevarse al público de calle desde el primer momento.
Eli es soul, es funky, pero ante todo es un tornado de energía y vitalidad sobre el escenario. Cualquiera se diría que no estábamos en Memphis, con el predicador 'Paperboy' incitándonos a liberarnos de nuestros pecados a través de la música.
Entre el repertorio destacaron las canciones de su más reciente trabajo, "Come and Get It" (2010), con especial mención a temazos como "Explosion" o el que da título al disco, dedicado a todo el sector femenino presente.

Disfrutamos bailando como locos, nos divertimos y nos reímos con el torbellino 'Paperboy' y el doble de Jack Black poseído por el soul que danzaba entre el público.
Eli acabó subido a la estructura del escenario y nos rendimos ante su magnífico espectáculo. La jornada del domingo no hubiese podido comenzar mejor.

Era grande también la expectación que había por ver al que fuese compañero de andanzas de Alex Turner en The Last Shadow Puppets. Miles Kane salió al escenario acompañado de una banda clásica de rock para presentarnos su debut, "Colour of the Trap" (2011).
El concierto arrancó con "Rearrange", y Miles conectó desde el principio con un público entregado a la causa. Kane tiene ese toque justo de arrogancia de estrella del rock británico sobre el escenario, gestos y maneras que pueden recordar a artistas como Paul Weller, pero de momento el éxito no parece habérsele subido a la cabeza. Disfruta sobre el escenario tanto como el público viéndole, y esa energía es contagiosa.
Obviamente, el setlist recorrió prácticamente al completo la única referencia en solitario del artista. Un disco redondo del que destacaron hits como "Telepathy", "Counting Down the Days" o "First of My Kind", entre otros. 

No pudimos contenernos y nos unimos a los coros que gritaban "aaaah uooooh" al cierre del concierto, con "Come Closer", y que muchos repetían ya camino del Palco Optimus.
Por su forma de animar a la gente, su saber hacer sobre el escenario y sus buenas canciones la cosa queda clara: ha nacido una estrella.

Sabiendo que iba a ser nuestro único respiro antes de pasar el resto de la jornada en el Palco Optimus (esperando a Yorke y compañía), aprovechamos para tomarnos un respiro, evacuar, ingerir y concienciarnos para lo que en pocas horas iba a suceder. 
The Kooks contaron, probablemente, con un público más numeroso del que esperaban. Y no sólo seguidores de Radiohead, sino muchos aficionados que no quisieron perderse su directo.
He de confesarme fan de la banda, sobre todo de su álbum "Konk" (2008), que me parece magnífico, pero su concierto no fue tan bueno como esperaba. Quizás mis expectativas fuesen muy altas, puede ser, y probablemente el Palco Optimus les viniese grande, pero lo cierto es que el buen ambiente que quizás se viviese en las primeras filas no llegó en absoluto a las últimas, donde estábamos situados. Y eso que no faltaron los temas más conocidos del grupo, como "Ooh La", "Shine On", "Do You Wanna" o "See the World". De todos modos, hay que reconocer que el grupo estuvo bien, y si que hubo buenos momentos como "Always Where I Need to Be", cantando ese "doo doo dooroop doo dooroop doo" del estribillo.
Nos cogió totalmente por sorpresa la huida masiva de gente de las primeras filas tras el concierto de los británicos. Momento que aprovechamos, cómo no, para tomar una mejor posición y colocarnos de cara al evento grande de la noche, avanzando más filas de las que habíamos imaginado. Ya se sabe, las gallinas que entran por las que van saliendo.

A Caribou le tocó, probablemente, el papel más difícil de la tarde. Ser "teloneros" de Radiohead, con una propuesta electrónica que encajaría mucho mejor en el Palco Heineken o, incluso, después de Radiohead (y hubiese aliviado al menos en parte la atropellada salida de público tras el concierto de la banda de Yorke). 
Con todo, Daniel Victor Snaith sabía que el público no se iba a escapar antes de ver a Radiohead, así que dio el concierto que le vino en gana. Un buen concierto, sí, pero para el que probablemente no estábamos preparados. Ni siquiera "Sun" u "Odessa", despertaron del letargo a la masa, pero no por una cuestión de calidad. Sencillamente, no era el momento ni el lugar adecuado.

A eso de las 22:30 llegaba el momento más esperado no sólo del día, sino de todo el festival. Unas 55000 personas acudieron a la llamada de Radiohead (15000 más que en el BBK Live) y todos ansiábamos ese esperado broche de oro y lo que se preveía un concierto único (probablemente de las pocas probabilidades que tendremos de ver a la esquiva banda).
Arrancaron con "Bloom", de su último trabajo "The King of Limbs" (2011), disco que tocaron prácticamente en su totalidad a lo largo de todo el concierto, pero pronto cayeron canciones del magnífico "In Rainbows" (2007) como "15 Steps" o "Weird Fishes/Arpeggi", y esa gran canción que no incluyeron en su nuevo disco, "Staircase". Un primer tramo del concierto que bien podría titularse "A la felicidad por la electrónica" y que, aunque bailamos (si es que la música de Radiohead puede bailarse) en estilo libre, no disfrutamos tanto como todo lo que vendría después.

Thom Yorke se sentaba al piano (dando la espalda al público) para interpretar "Pyramid Song", abriendo un nuevo paréntesis en el concierto en el que el pasado dejaba de ser tabú y la banda comenzaba a conectar más con el público. Le siguió la rockera "I Might Be Wrong" y una extraña, aunque agradable sorpresa, la de la hipnótica "Climbing Up the Walls", de su obra maestra "OK Computer" (1997). 
A esas alturas el concierto se empezaba a volver mágico y las bellísimas "Nude" y "Exit Music (for a Film)" se mecían en nuestros oídos antes de que la banda volviese a dar un nuevo golpe de efecto. Volvimos al presente con "Lotus Flower", pero aunque Ed O'Brien llevase bombín no se lo prestó a Thom para marcarse un baile.
Jonny Greenwood y Ed se colocaban a las percusiones para dar comienzo a "There There", uno de los momentos estrella de "Hail to the Thief" (2003) y también muy esperada por los presentes. Tras "Feral", "Bodysnatchers" nos devolvía a los Radiohead más rockeros que se despedían antes de volver con los bises.

"Give Up the Ghost" sería la última ocasión en la que acudirían a su último álbum, antes de emprender el vuelo en uno de los momentos más memorables del concierto, que comenzarían con "Reckoner". La sorpresa la dieron con la inesperada y aclamada "Lucky", que daría paso a la mítica "Paranoid Android", que nos recordó a todos en poco más de 6 minutos porque habían valido la pena el viaje y la espera. 
Aunque pareciese que ahí todo se acababa, faltaba todavía algún tiempo para completar las 2 horas que se esperaba durase su directo. Volvieron a salir para recordar "Kid A" (2000), el álbum que lo cambió todo en su carrera, con "Everything in Its Right Place" e "Idioteque", el más bailable y furioso de sus temas más electrónicos en directo. 

Para acabar, pese a que muchos esperábamos "Karma Police", que habían tocado en el BBK Live, nos sorprendieron a todos con la maravillosa "Street Spirit (Fade Out)", sabiendo que es muy poco habitual que la banda toque canciones anteriores a "OK Computer". 

¿Qué podría decir del concierto? Pues creo que Radiohead estuvieron a la altura y dieron el mejor recital de todo el Optimus Alive. Vale que no se marcan todos sus éxitos como The Cure y que toman cierta distancia con su público, pero los que pudimos verles nos sentimos afortunados. Porque, para empezar, tocaron 3 canciones más que en el BBK Live, porque cayeron hasta cuatro temas de "OK Computer" y porque lo de "Street Spirit (Fade Out)" fue un regalo. No digo que en un futuro, con los años, no cambien y se dediquen a repasar en 3 horas toda su carrera, pero en este momento creo que fue uno de los mejores conciertos de Radiohead que pudimos haber presenciado. 

La salida del público sí que resultó atropellada. Imaginad a 55000 personas tratando de desplazarse como hormiguitas, pero en distintas direcciones. Si la del concierto de Coldplay el pasado año ya fue una salida complicada, imaginaos esta. Sólo espero que no se venda un mayor número de entradas de cara al futuro, ya que corre el riesgo de que se produzca un trágico accidente en la salida del recinto. 
La pena era el perderse a The Kills o Metronomy, conciertos programados mucho después en el Palco Heineken, pero que ya sabíamos que probablemente no podríamos ver.

Un macrofestival que en esta nueva edición ha optado por alejarse del rock más mainstream (Foo Fighters, Paramore o 30 Seconds to Mars estuvieron presentes el año pasado) y decantarse por un público más "indie". El clima, el entorno y el precio siguen siendo muy atractivos, aunque siga habiendo defectos como las cancelaciones de grupos que son tan macros como el festival en sí (y que podrían haberse solucionado de una mejor manera). Se echó en falta este año una mayor competencia entre los Palcos Optimus y Heineken como hubo el pasado año, con Friendly Fires, Fleet Foxes o Foals petándolo en la carpa. 

Lo recordaré como un festival entrañable ya no sólo por la música, sino también por la agradable compañía. Al fin y al cabo, los conciertos no son tan sólo lo que vives, sino con quién lo vives.

Puedes ver más fotos del festival en nuestro Facebook

24 de julio de 2012

Optimus Alive '12 (14 de julio): Vamos, Robert, sal a bailar

Sin duda alguna, el sábado era para la mayoría el día de la decepción anunciada. La que supuso la cancelación de Florence + the Machine días antes del festival por un supuesto problema de cuerdas vocales (ya ha vuelto a cantar en directo, aunque parece que no está totalmente recuperada). Lo más feo del asunto fue el absoluto silencio de la organización al respecto (lo cual ya sucedió en 2011 con las cancelaciones de 3 conciertos y el retraso de una hora de los cabezas de cartel). Para empezar, no se ofreció la devolución del importe de la entrada a aquellos que la habían comprado para ese día y, lo que es peor, no hubo un sólo cartel (quien dice cartel dice folio escrito a mano o a ordenador) que anunciase la baja de Florence + the Machine en todo el recinto, por lo que era muy posible que muchos no supiesen a su llegada la baja de la pelirroja.

Viendo la incompatibilidad de nuestro cansancio con ver a Lisa Hannigan a las 17:00 de la tarde en el Palco Heineken, decidimos hacer acto de presencia un par de horas más tarde para ver a Noah and the Whale
No soy un gran conocedor de su discografía. Apenas habré escuchado alguna de sus canciones más conocidas y su último albúm, "Last Night On Earth" (2011), un par de veces. Precisamente fue este disco el protagonista de su setlist, del que cayeron todos y cada uno de los singles del álbum. Esto incluyó, por supuesto, "Tonight's the Kind of Night" o "L.I.F.E.G.O.E.S.O.N.", que cerró su concierto. Tampoco faltó "5 Years Time", otro hit de su primer disco.
Salieron a escena trajeados, aunque Charlie Fink, su cantante, pronto se quitó la chaqueta ante el persistente calor portugués. Su concierto estuvo bien, aunque no pasase del bien (bien alto como mucho). También es cierto que el horario no jugaba a su favor y que la gente estaba prácticamente llegando al festival, pero aún así reunieron un público bastante numeroso (no sé bien si por ellos o por el grupo que venía a continuación).

Mumford & Sons eran uno de los grupos que más ansiaba ver en esta edición del festival. No hace mucho que he escuchado "Sigh No More" (2009) por primera vez (un par de meses, quizás), pero ese tiempo ha bastado para ganarse mi admiración y mi curiosidad por su directo.
No defraudaron. Su concierto fue una de las grandes sorpresas del festival y uno de los mejores de los tres días. Se ganaron al público desde el primer momento con las canciones de su hasta ahora único álbum y nos hicieron vivir momentos especialmente intensos como temazos como "The Cave", "Winter Winds" o "Little Lion Man". Hubo además sorpresas como algunos temas nuevos de su próximo disco, "Babel", que se publicará a finales del próximo mes de septiembre.
Si el año pasado Fleet Foxes nos encogieron el corazón e hicieron reventar por las costuras la carpa del Palco Heineken, este año fueron Mumford & Sons los que se hicieron un hueco en nuestra alma con sus preciosas canciones. Fue de esos directos en los que uno acaba reconociéndose fan absoluto y el grupo gana miles de adeptos.

Tras el concierto aprovechamos para reunirnos con Jero y compañía y mantener una charla agradable además de reponer fuerzas en uno de los numerosos puestos de comida del recinto. Lo primero que comentamos fue la sustitución de Florence + the Machine por Morcheeba, de la cual no estaban al corriente (sólo nos enteramos quienes habíamos accedido a la web del festival o su aplicación aquel mismo día), y el genial concierto de los Mumford & Sons, además de la decepción de los Stone Roses el día anterior o los empujadores que enlataban a los campistas en los autobuses a la salida de los conciertos.
Morcheeba se subieron al escenario grande pero no les prestamos atención alguna. Tan sólo nos distrajo por un breve instante que su cantante, Skye Edwards, se atreviese a hacer un pequeño homenaje a Florence Welch cantando un trocito de "You've Got the Love" a capella.

Del concierto de The Cure lo sabíamos casi todo de antemano. Sabíamos que duraría unas 3 horas y tocarían cerca de 40 canciones (prácticamente todos hits), que la banda estaba en plena forma y que Robert Smith no había cambiado su peinado. 
Habían pasado ya ocho años desde que les vi en el Monte do Gozo de Santiago y la banda sigue tocando igual de bien o incluso mejor. Ahora se ha sumado a la formación en esta gira el genial guitarrista Reeves Gabrels, colaborador habitual de David Bowie, que demostró sobre el escenario ser un absoluto crack de las seis cuerdas.
Los grandes éxitos del grupo se sucedieron desde el primer momento, como "Pictures of You" o "Lullaby", con un amago de baile de Robert Smith incluido. Sólo en las cerca de dos horas que nos quedamos a ver a The Cure, cayeron unas 20 canciones, todas ellas hits. "Lovesong", "A Forest" o "Friday I'm In Love", una de las más coreadas, compartieron protagonismo con otras más recientes como "The End of the World" o "Sleep When I'm Dead".

No hubo grandes sorpresas, por tanto, en la segunda jornada del Optimus Alive (aunque en esta ocasión para bien). Quedaba por delante, por tanto, la última y la más esperada de las jornadas del festival (además de la más larga). Pero esa es otra historia y mañana será otro día...

Puedes ver más fotos del festival en nuestro Facebook

23 de julio de 2012

Optimus Alive '12 (13 de julio): Let It Snow, Let It Snow, Let It Snow

De nuevo un gran nombre (Radiohead) y una promesa que finalmente se vio incumplida (Florence + the Machine) nos hizo desplazarnos hasta el país vecino para vivir 3 días de conciertos, alegrías y decepciones. 
A estas alturas ya habréis leído una o varias crónicas del festival, pocas seguramente tan buenas como la de El Abismo Te Devuelve La Mirada, del colega y colaborador esporádico de este blog Jero, creador además del alucinante "Optimusómetro". 
Aquí sólo pretendo, una vez más, mostraros mi visión de los acontecimientos de un festival que probablemente es ya el más multitudinario de Portugal. 

El primer grupo al que nos acercamos a ver en directo en el Palco Heineken fueron las californianas Dum Dum Girls. Con dos álbumes en su haber y buenas críticas de los medios especializados, no pasaron de dar un concierto correcto y bastante lineal. Suenan bien y tienen canciones pegadizas, entre ellas el single redondo "Bedroom Eyes", pero para los no iniciados (o apenas) como un servidor, cuesta mucho distinguir una canción de otra. Tampoco se caracterizaron precisamente por su interacción con el público. 
Por cierto, el look de su cantante Dee Dee era calcado al de Moderna de Pueblo.

Para cuando llegamos al Palco Optimus, Refused ya se estaban merendando a su público. Los suecos, liderados por Dennis Lyxzén, protagonizaron el mejor regreso de todo el festival. Catorce años habían pasado desde que se separasen tras la publicación de "The Shape of Punk to Come", su tercer y aclamado disco y en el que se centró el setlist de su concierto. 
El incombustible Dennis puso toda la carne en el asador sobre el escenario y Refused se ganaron a los presentes con trallazos punk como "Summerholidays vs Punkroutine", "Tannhäuser/Derivè" o el más conocido "New Noise". Además, Dennis no dejó de mostrarse sinceramente agradecido por la acogida que ha tenido su regreso este 2012, recordando que en el momento de su separación tocaban en salas para apenas 200 personas. 
Pese a todo, fue uno de los conciertos del Palco Optimus que menos público reunió, pero fue uno de los mejores de todo el festival, sin duda alguna.

 
Snow Patrol fueron, sin duda alguna, los protagonistas del día. Ni The Stone Roses ni Justice consiguieron tener con el público la química que tuvieron los escoceses. 
Salieron a escena mientras sonaba "Berlin", de su último trabajo, "Fallen Empires", y que incitaba a corear el uoh-oh-oh-uoh-uoh. Fueron de menos a más, arrancando con "Hands Open" y subiendo con "This Isn't Everything You Are". El momento karaoke llegó con "Run", uno de sus hits más célebres, que Gary Lightbody dedicó a The Stone Roses. Miles de personas coreamos I'll Be Right Beside You, Dear junto a Lightbody en uno de los momentos cumbre del festival. 
Mezclaron temas antiguos ("Chocolate", "Make This Go On Forever") con temas del nuevo disco ("In the End" o la bailable "Called Out in the Dark") sin olvidarse de otra de las predilectas del público, la archiconocida "Chasing Cars", que protagonizó de nuevo un monumental momento karaoke.

El espectáculo con las pantallas de fondo demostró la habilidad del grupo para convertirse en banda de estadio emulando a aquellos que admiran y en los que se inspiran (Coldplay, U2). Pero cuando estas proyecciones demostraron una mayor efectividad fue con las proyecciones de "Fallen Empires", ya que en el resto del concierto prácticamente se limitaron a proyectar imágenes del cantante o del público. 
La tríada final estuvo formada por "Open Your Eyes", "You're All I Have" y "Just Say Yes", con la que Snow Patrol cerraban un gran concierto (para mí el mejor de la jornada).

No cabe duda de que la estrategia de la organización del Optimus Alive para atraer público extranjero funcionó a la perfección. Sabiendo que en España competían con el BBK Live y el FIB, iniciaron una colaboración publicitaria con el NME que se tradujo en miles de visitantes británicos que aquel viernes deseaban ver el esperado regreso de The Stone Roses
Apenas dos álbumes le bastaron a los británicos para colarse en la historia de la música y convertirse en grupo de culto, gracias en parte a toda la escena surgida en Manchester (conocida también como "Madchester").
"I Wanna Be Adored" fue la primera en sonar cuando Ian Brown se subió al escenario. Había mucha expectación, pero me consta que para la mayoría del público el regreso fue una decepción. Ian Brown presentaba un aspecto visiblemente demacrado y desafinó durante todo el concierto. Los esfuerzos del resto del grupo por llevar las canciones a buen puerto resultaban inútiles y la química con el público fue inexistente.
Únicamente sus seguidores británicos más fieles parecieron disfrutar sobre todo con los mayores hits como "Waterfall", "Fool's Gold", "Love Spreads" o "She Bangs the Drums".


Paradójicamente, el concierto acabó con "I Am the Resurrection", afirmación que nunca pudo haber sido tan incierta. Para tratar de quitar hierro al asunto y mostrar la buena relación entre los miembros de la banda (recientemente Ian insultó al batería durante un concierto en pleno espectáculo), acabaron abrazándose sobre el escenario. Sin duda han sido la decepción de esta edición del festival.
Quedó claro que si han vuelto, sobre todo Ian, es para pasar por caja y no dejamos de temer ese tercer álbum por el que han firmado un contrato discográfico con Columbia. 

Para cuando Justice salieron a escena, he de reconocerlo, ya estábamos un poco cansados. No esperaba que el concierto del dúo francés fuese el mejor, pero sí que esperaba algo más. Sobre todo, de la puesta en escena. Por poner un ejemplo, The Chemical Brothers tienen un espectáculo visual alucinante sobre el que apoyar su espectáculo. Aquí apenas podíamos ver desde la distancia la cruz luminosa sobre el escenario (más pequeña de lo que todos esperábamos) y las pantallas (las imágenes del escenario estaban tomadas desde muchísima distancia). Las pocas imágenes que se proyectaron sobre el escenario sólo era posible verlas desde cerca, y poco aportaron al conjunto.
Del setlist tampoco puedo decir demasiado. El dúo optó por mezclar sus temas en una especie de mix falto de ritmo en el que ni "Civilization" ni "D.A.N.C.E." fueron capaces de destacar y echar abajo la enorme pista de baile en la que podía (y debería) haberse convertido el Palco Optimus.
Vi aproximadamente la mitad del concierto, pero fue suficiente para que cuerpo y mente pidiese clemencia y accediese a retirarme para descansar hasta la próxima jornada.



Puedes ver más fotos del festival en nuestro Facebook

11 de julio de 2012

Nos vamos de festivales: Optimus Alive y Marés Vivas

Como el año pasado por estas mismas fechas, nos vamos de festivales. Volvemos al mismo lugar en el que en 2011 disfrutamos de Coldplay, Friendly Fires, Foals o Fleet Foxes, entre otros. Y lo hacemos con el mal sabor de boca que nos deja la cancelación de Florence + the Machine a poco días de su concierto.
Al menos nos quedan The Stone Roses, Snow Patrol, Justice, The Cure o, por supuesto, Radiohead, para disfrutar del festival. En breve se anunciará sustituto para Florence + the Machine, así que cruzamos los dedos para que sea, por ejemplo, alguien como Oh Land (ojalá).

Pero ahí no acaba todo, porque días después nos vamos hasta el Marés Vivas a ver a Franz Ferdinand, The Sounds, Wolfmother, The Cult, Billy Idol o, oh sí, el regreso de Garbage
Esperamos volver con una sonrisa de oreja a oreja y con un buen puñado de fotos (si bien no vamos acreditados y no podemos obrar milagros). A la vuelta, por supuesto, habrá crónicas del día a día de sendos eventos.

Hasta entonces no habrá blog, pero podéis estar atentos a paragustoscolores en las redes sociales. Seguidnos en Twitter o haceos fans de nuestra página en Facebook. Es posible que dejemos caer algo por ahí estos días. 
Podéis deleitaros mientras tantos con una selección tardía de las mejores fotos que sacamos en el Optimus Alive '11 en Facebook.

Volveremos el día 23. Hasta entonces, buenas noches y buena suerte.

Florence + the Machine cancela sus conciertos en el Optimus Alive y el FIB

Que a 4 días de un festival se cancele uno de los conciertos más esperados del cartel no es ya un problema para la organización (que también, pero que ya se ha llenado los bolsillos previamente), sino una putada en toda regla para los fans. Miles de seguidores que hacemos cientos de kilómetros y nos gastamos lo poco que tenemos para poder ver a nuestros grupos favoritos.
Florence + the Machine acaba de cancelar sus conciertos tanto en el Optimus Alive como en el FIB, aduciendo problemas en las cuerdas vocales de Florence Welch (que casualidad, lo mismo que le pasaba a Björk y no tenía tan mal aspecto en Santiago). Todavía se desconoce quién la sustituirá en ambos festivales, pero resulta complicado a estas alturas que el grupo o artista que los reemplace esté a la altura.
Una verdadera desgracia para todos los que asistimos a uno de los dos festivales, que pierden a una de sus mayores bazas y desilusionan así a miles de seguidores. 
Recemos porque su reemplazo sea uno de los grandes.

9 de julio de 2012

Nace un nuevo festival solidario: Festival de la Luz

Ha sido un año complicado para los festivales gallegos. Hemos visto como se dejaban de celebrar festivales que ya eran toda una institución (Cultura Quente) y otros que iban camino de serlo (Vigo Transforma), en parte por motivos económicos y en parte por motivos institucionales. Aún así, han ido surgiendo festivales más modestos (y también muy interesantes) y propuestas nuevas que hacen albergar esperanzas como las de PortAmérica o este Festival de la Luz.
El Festival de la Luz nace de la propuesta de la artista Luz Casal de montar un festival en su aldea de origen, Boimorto (A Coruña). Más concretamente, tendrá lugar en la parcela anexa a la casa donde nació Luz.
El evento, que también contará con un mercado en el que se recogerán todas aquellas propuestas que traten de mejorar la calidad de vida en el medio rural, se celebrará los días 22 y 23 de septiembre. 
Entre los artistas ya confirmados tenemos a la propia Luz Casal, Vega, Manolo García, Eladio y los Seres Queridos, Luar Na Lubre, Rosendo, Dover, Novedades Carminha o Chris Barron (ex-cantante de Spin Doctors). 
La recaudación íntegra de las entradas irá destinada a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Galicia.
Las 5000 primeras entradas tendrán un precio de 10 euros para un día y 15 el abono más gastos de distribución, y se pueden comprar en los siguientes establecimientos.
Una iniciativa admirable que reunirá a un buen puñado de grandes artistas a favor de una muy buena causa.

4 de julio de 2012

Garbage - Not Your Kind of People (2012)

No debe ser fácil volver a la palestra después de 7 años de silencio. Al menos para todos aquellos grupos que no sólo quieren hacer caja (que para eso hacen reuniones la mayoría de ellos), sino también grabar nuevos discos y presentarlos al público. Más difícil todavía debe resultar el hecho de que los tiempos hayan cambiado y lo que en los noventa era la bomba ya no lo es tanto y que hay que partir de cero, como si el grupo fuese un debutante.
Pocas bandas de las que triunfaban en los noventa han vuelto con nuevos discos. Parece que ahora lo harán, en breve, No Doubt, pero hasta ahora muchas de ellas se han resistido a sacar nuevo material. La excepción que confirma la regla serían, por ejemplo, Skunk Anansie. Once años pasaron entre "Post Orgasmic Chill" (1999) y "Wonderlustre" (2010), y lo cierto es que la banda mantuvo el tipo y presentaron un disco que superó las expectativas depositadas en el regreso de la banda.
Garbage vuelven ahora siete años después de "Bleed Like Me" (2005), un disco que nos dejó bastante indiferentes, y de una gira que fue cancelada por problemas en la banda. Ahora regresan con nuevo disco, "Not Your Kind of People", y gira mundial. Lo hacen, además, desde su propio sello, con total independencia creativa.

No puedo mentiros, Garbage siempre ha sido uno de mis grupos favoritos. Ya fuese por lo  novedoso de su sonido cuando surgieron a mediados de los 90, por su carismática líder, Shirley Manson, o porque parecían, simple y llanamente, el único grupo auténtico sin miedo a ensuciarse las manos.
Lo que podemos encontrar en "Not Your Kind of People" es, simplemente, el sonido Garbage de siempre. Aquel que definieron con su debut homónimo y con "Version 2.0" (1998) y que tenemos presente desde la apertura del disco, "Automatic Systematic Habit". La contundencia de ese primer tema es toda una declaración de intenciones (...díselo a tu madre, díselo a tu hermano, díselo a tus amigos, díselo a tu profesor, no seré tu pequeño y sucio secreto...). "Big Bright World" y el single que sirvió de anticipo del disco, "Blood for Poppies", no hacen sino confirmar que Garbage son una banda eminentemente rockera, pero también que probablemente sólo Shirley tiene la clave para hacer encajar sobre su voz todas las piezas que componen cada una de las canciones.

"Control" apenas levanta el pie del acelerador, pero es definitivamente la que da título al disco, "Not Your Kind of People" (...no somos tu tipo de gente... somos gente extraordinaria, lo somos...), la que confirma el buen estado de la banda al atreverse tan pronto con una balada saliendo victoriosos del paso. Con "Felt" bajan un poco el ritmo (es quizás el tema más flojo del disco), aunque poco importa porque es precisamente entonces cuando comienza el imparable ascenso de la segunda parte del disco.
"I Hate Love" es uno de los temas más grandes de este "Not Your Kind of People", con la voz de Shirley cantando sobre bases electrónicas y adictivas, y forma la antítesis perfecta con "Sugar" (...dame azúcar, dame algo dulce...), casi en clave chill-out. No dejan de ascender con "Battle in Me", otra de las canciones que ya conocíamos, un temazo en toda regla donde  vuelven a sonar como una máquina perfectamente engrasada y prometiendo dar guerra. 
Con "Man On a Wire" atacan de nuevo sonando más rockeros que nunca y rematan la faena con la preciosa "Beloved Freak" (...querido freak, no estás solo...), probablemente dedicada, más que nunca, a todos sus seguidores, con Manson recuperando al final el estribillo de una canción gospel tradicional (...this little light of mine, I'm gonna let it shine...).

Aquí acaba la edición estándar, pero si habéis escuchado la edición deluxe habréis oído otras 4 canciones. La verdad es que sería una pena perderse otro temazo como "The One", aunque "What Girls Are Made Of" o "Bright Tonight" estén muy por debajo del nivel del disco en general, y "Show Me" no me acabe de enganchar. 

Podría haber sido un regreso mediocre, pero está claro que Shirley y sus chicos han querido volver por todo lo alto, y lo han conseguido. Aunque no sean "tu tipo de gente", merece la pena escucharles.

3 de julio de 2012

Fon Román, Museo do Mar, Vigo, 30-06-12

Vigo fue la ciudad escogida para el último concierto de la gira POPartesanal. Fon Román cerraba el ciclo tocando en su ciudad de origen, rodeado de familiares y amigos, en el jardín exterior del Museo do Mar, cerca de la playa de Samil.
Posiblemente hubiese beneficiado al concierto una ubicación más céntrica (el lugar difícilmente te podía pillar de paso), pero hay que reconocer que el tiempo acompañó y fue bonito ver atardecer sobre la ría con las canciones de Fon sonando.

Eran algo más de las 10 de la noche cuando salió a escena acompañado de una banda de cuatro músicos que le ha acompañado durante esta gira (dos de ellos, Santi Araújo y Raúl Quilez, llevan acompañándole en directo desde la publicación de "Entretelas"). "Vidas Sin Relieve" (si mal no recuerdo) abría un concierto que reunió canciones tanto de su último disco, "Entretelas" (2011), como de su debut, "Silencio Cómodo en un Jardín Descuidado" (2006). Es cierto que así, con banda, canciones como "De Romper", "Mis Movimientos" o "Dos Elevado a Uno" suenan mucho más completas, y sus temas anteriores no son una excepción. "Dosis PR"  fue uno de esos temas recuperados de su debut que todos teníamos muchas ganas de escuchar, junto a "El Idiota" (en la que cantó junto a Pablo Perozo). 
Finalmente no hubo dueto junto a la violinista Patricia Moon, como había anunciado que se produciría Fon Román en alguna entrevista previa al concierto. Quizás la elegida para aquel dueto hubiese sido "Con Ojos de Otro", que aunque no deje de sonar bien en directo, en el disco adquiere otro nivel con los violines de fondo.
Pero si tengo que destacar alguna canción en concreto, destacaría el "buen rollo" que me sigue transmitiendo "Canción Positiva" y la genial "Corazón de Juguete", con final épico acompañado del "beat box" de Fon en el micrófono.

El vigués arrancó el bis, en sus propias palabras, "en plan cantautor". Agarró la guitarra acústica y se enfrentó solo a una de sus canciones más célebres, "Colegio Vacío", que no pudimos dejar de cantar entre el público.
"El Morboso" y "Mix de Ti y de Mí", también con final "beat box", servían para cerrar un concierto de poco más de una hora que ponía el broche final a la gira POPartesanal, que llevó a Fon y su troupe por 8 ciudades en apenas 11 días. 
Aún queda por ver el resultado del documental que se ha ido grabando a lo largo de la gira, pero probablemente Fon ya ande pensando en nuevos proyectos, o disfrutando de sus vacaciones, que también se las merece.