Publicidad

28 de julio de 2011

Cultura Quente 2011 (sábado)

Hasta pocas horas antes de que comenzasen de nuevo los conciertos el sábado, todavía no sabíamos si Micah P. Hinson iba a ser sustituido. A través de las redes sociales nos enteramos de que la organización había optado por alargar la duración de algunos conciertos y así completar los horarios.
La jornada daba comienzo con Yani Como, aunque nosotros aparecimos directamente para el concierto de Los Salvajes.

Los Salvajes son una leyenda viva del rock español. A sus ... muchos años, siguen conservando toda la fuerza y energía del primer día sobre el escenario. Aunque son muchas sus canciones propias, no cabe duda de que algunos de sus temas más populares y que hicieron las delicias del público fueron las versiones en español de "Paint It Black" de The Rolling Stones ("Todo Negro") o de "Reach Out (I'll Be There)" de Four Tops ("Es Mejor Dejarlo Como Está"). Durante algo más de una hora lo dieron todo sobre el escenario como si tuviesen 20 años. Dieron un gran concierto y se ganaron los aplausos del público con su música y su desparpajo.

La noche caía sobre Caldas de Reis mientras esperábamos la salida de David Fonseca al escenario. El portugués no quiso renunciar a toda la escenografía que despliega sobre el escenario en esta gira de "Between Waves" (2009), su último trabajo, así que allí estaban las pantallas de bombillas y la cabina de teléfonos presente. Mientras sonaba el "I Want to Break Free" de Queen, Fonseca hacía su entrada en la cabina de teléfonos para cantarla y poco después salir y agarrar la guitarra para empezar con "Walk Away When You're Winning". La energía arrrolladora de David Fonseca y su banda contagió a todo el mundo al grito de "¡Boa Noite Caldas de Reis!" y el público se rindió a sus pies. Él nos enseñaba cómo hacer el uoh-oh-oh-oh-oh-oh-oh de "Owner of Her Heart" y todos le seguíamos. Con "Kiss Me Oh Kiss Me", una de sus canciones más populares, se ganó a los más excépticos. También volvió a hacer uso de la cabina telefónica para cantar el "Everybody's Gotta Learn Sometimes" de The Korgis antes de entonar "A Cry 4 Love", de su último disco.

Cayeron algunas canciones más de "Between Waves" como "(Morning Tide) I Just Can't Remember" o "Stop 4 a Minute". Volvió a emocionarnos, además, con los silbidos de "Superstars" y comenzó a tramar un final espectacular. Primero, versionando "Video Killed the Radio Star" de The Buggles, en la que se le unió todo el público cantando, y dando paso luego a "The 80's", tras la cual Fonseca dejaba el escenario para prepararse para el final.
Mientras la banda tocaba el "Sabotage" de Beastie Boys, David Fonseca salía a escena vestido de boxeador y levantaba un vinilo diciendo "Tonight I Am Your Dj". Entonces comenzaba a sonar "This Raging Light", con todos los presentes botando y bailando. Para el final quedaba "Silent Void", que cerraba un concierto magnífico del portugués. Si a su llegada tenía 100 fans estoy seguro de que después eran al menos 1000. Fue uno de los mejores conciertos de todo el festival y quedará en la memoria de todos los que allí estuvimos.

The Jim Jones Revue aportaron una buena dosis de rock 'n roll clásico que recordaba mucho a la música de gente como Jerry Lee Lewis o Little Richard. Tuvieron buena acogida entre el público, aunque un servidor decidiera retirarse cuando llevaban 3 ó 4 canciones para reponer fuerzas de cara al esperado concierto de OK Go.

Una voz grave sonaba desde el escenario pidiendo al público que gritase cada vez más fuerte para que salieran los OK Go. Todos trajeados de azul, rojo, amarillo y verde (como el parchís, vaya), los norteamericanos salieron caminando y saludando. De pronto arrancaron con "Do What You Want" y comenzó a llover confeti de ambos lados del escenario. Salieron a ganar desde el primer momento y no pudimos dejar de bailar con "White Knuckles" o las archiconocidas "A Million Ways" y "Here It Goes Again". Sobre la pantalla que tenían al fondo se proyectaban imágenes (no las de sus videoclips) y lo que recogían las cámaras que habían colocado en el escenario, una de ellas en el micrófono del cantante, Damian Kulash.

Pero sin duda uno de los momentos más impresionantes de su concierto fue cuando sacaron una mesa llena de campanas sobre el escenario para tocar "Return". Nos dejaron a todos boquiabiertos con su interpretación, pese a que por momentos la gente no supiese guardar el silencio necesario para escucharles. Y no dejaron de sorprendernos. Poco después, Damian Kulash se bajaba con su guitarra y con el micrófono para interpretar entre el público la preciosa "Last Leaf".

Uno tras otro, los OK Go nos iban regalando momentos maravillosos. Y es que canciones como "A Good Idea at the Time" o "Invincible" ganan muchísimo en su directo. Claro que también influye el carisma de su líder, Kulash, que se preguntaba "¿Por qué las chicas españolas son tan calientes? Yo creo que habéis hecho un trato con el diablo e iréis directas al infierno..." No cabe duda de que supo ganarse también al sector femenino.
La recta final comenzaba a vislumbrarse ya y sonaron "I Want You So Bad I Can't Breathe" y "Skycrapers" antes del gran final.

Damian Kulash se dirigió al público de nuevo para hacernos ensayar el Let It Go This Too Shall Pass... de cara al último tema que sonaría. "This Too Shall Pass" cerraba un concierto sublime entre una lluvia de confeti y con Kulash subido a las vallas delante del público. Dieron, sin duda, uno de los mejores conciertos de todo el festival (si no el mejor) ya no solo en esta edición, sino en toda la historia del Cultura Quente. Demostraron valer cada céntimo del que les costaría a la organización traerles y esperemos que vuelvan.

Delorean venían a continuar la fiesta. Su música nos puso a bailar desde el primer momento con canciones como "Stay Close" o "Real Love", de su último disco, "Subiza" (2010). También son unos habituales de los festivales no sólo gallegos, sino nacionales. Lo único que se les puede achacar es que a veces alarguen demasiado sus canciones en directo, pero aún así, su calidad es innegable. Sí es cierto que canciones como "Deli" o "Seasun", de su EP "Ayrton Senna", a mí me parecen bastante mejores que las de su álbum "Subiza", y son de las más celebradas por el público. Dan mucho juego como fin de fiesta en cualquier festival, aunque aún no sabíamos que el verdadero fin de fiesta estaba por llegar.

Fue más la curiosidad que otra cosa lo que me hizo quedarme a ver que hacían los islandeses FM Belfast, pero la liaron bien. Desde el primer momento se entregaron a una fiesta electropop con el público. Sin apenas darnos cuenta, todos estábamos bailando y botando como por arte de magia. Su desparpajo sobre el escenario y sus curiosas versiones de canciones como "Pump Up the Jam" o "Killing In the Name", de Rage Against the Machine, nos sorprendieron y contagiaron a todos, así como sus temas de composición propia. Pero sin duda el gran final llegó con su hit "Underwear", en el que todos sus componentes masculinos se quitaron los pantalones haciendo honor al título de la canción y comenzaron a correr sobre el escenario.

No era fácil tocar a las 4 de la mañana y poner a todo el público de su parte, pero hubo química y lo consiguieron. Un cierre de festival espectacular antes de la llegada de los dj's, a los que no vimos porque no dábamos ya más de sí.

Puede que este año el Cultura Quente haya atraído a menos gente al convertirse en un festival de pago, eso es innegable. Pero lo que tampoco se puede negar es que esta ha sido una de las mejores ediciones con un cartel genial y varios conciertos memorables que se convertirán en historia del festival. Sólo podemos esperar que se mantenga este buen nivel y que el Cultura Quente siga ahí por muchos años.

26 de julio de 2011

Cultura Quente 2011 (viernes)

No cabe duda de que el festival Cultura Quente se ha convertido ya en un evento de referencia dentro del verano musical gallego. Durante más de 10 años, el festival ha ido evolucionando y nos ha dejado conciertos memorables (Mando Diao, Kula Shaker, White Rose Movement u Ocean Colour Scene, por citar sólo algunos), pero el cambio de la entrada, que ha dejado de ser gratuita, se ha hecho notar. Y no es que fuese cara en absoluto (si comparamos el precio con el de otros festivales como Vigo Transforma o el Festival do Norte y teniendo en cuenta el cartel, era una ganga), pero no todo el mundo estaba dispuesto a pasar por caja para seguir disfrutando de un festival que siempre le había salido por el mismo precio que el aire que respiraba.

Poco antes de las 8 de la tarde llegamos a Caldas de Reis. Ni los habituales atascos, ni problemas de aparcamiento y pocos festivaleros por la calle. A la entrada del recinto, muchas casetas para poco público y el horario de los grupos escrito a rotulador azul y pegado a las casetas. Por primera vez en la historia del Cultura Quente no había ni un pequeño folleto ni nada semejante para tener a mano la información de grupos y horarios. Tanto es así que más de uno se plantaba ante la caseta para sacarle una foto con el móvil a los horarios. Que lo malo no es que no haya horarios, sino que se prescinda de más cosas justo el año en que se empieza a cobrar entrada. Lo mismo pasó cuando nos acercamos al escenario y comprobamos que por primera vez en los últimos años se había prescindido de las pantallas a ambos lados del escenario, probablemente porque la asistencia que se esperaba permitiría al público ver sin problemas a los grupos.

Los encargados de abrir el festival eran El Columpio Asesino. Pese a ser los primeros, consiguieron reunir a un buen puñado de gente en la Carballeira deseoso de escuchar sus canciones. Venían a presentar "Diamantes" (2011), su nuevo disco, pero arrancaron con su versión del "Vamos" de Pixies a todo meter. Desde el primer momento fueron ganando adeptos con su rockero directo. En su repertorio destacaron especialmente las canciones de su nuevo trabajo como la que da título al disco, "Diamantes", "On the Floor" (versión en castellano de un tema de We Are Standard) o "Dime que Nunca Lo has Pensado". Para acabar, el single de presentación de este disco, "Toro". Dieron un gran concierto y el suyo fue uno de los mejores directos del viernes, en el que hubo un claro triunfo nacional.

Los brasileños Do Amor, sin embargo, no convocaron ni a la mitad de público que El Columpio Asesino. Puede que también en ello influyese su reciente presencia en el Vigo Transforma, aunque como un servidor se los había perdido, decidí darles una oportunidad. Presentaban su disco de debut y su pop/rock brasileño no sonaba mal, pero no llegaron a conectar con el público. De vez en cuando bailábamos un rato, pero pasadas unas cuantas canciones su música se volvía repetitiva.
Eladio y los Seres Queridos aparecen en prácticamente todos los carteles de los festivales gallegos, así que sólo sus mayores seguidores se quedaron a verles. El resto decidimos hacer un break fuera del recinto para recuperar fuerzas de cara al directo de Standstill.

El de Standstill fue uno de los conciertos más multitudinarios del viernes. Puede que ya hayan tocado bastantes veces por los festivales gallegos, pero nadie que los haya visto en directo quiere perderse uno solo de sus conciertos, incluido yo, que aproveché los espacios libres para "hacer valla" sin problemas. No hubo demasiadas sorpresas en su setlist. Como viene siendo habitual, comenzaron el concierto con "Todos de Pie (Prefacio)", que abre su magnífico "Adelante Bonaparte" (2010), mientras todos los que intentábamos sacarles fotos nos frustrábamos por las pocas luces que les iluminaban (esta penumbra también es parte de su estética sobre el escenario) y que hacían casi imposible retratar a Enric Montefusco en condiciones. Pese a la falta de sorpresas, Standstill tienen un directo demoledor y lo demostraron con canciones como "Moriréis Todos los Jóvenes", "Adelante Bonaparte (II)" o "El Resplandor", todas ellas de su último trabajo. Quizás sí me chocó que incluyesen "Hay Que Parar", una composión más pausada que, a priori, podría parecer que no encaja en una propuesta festivalera, pero que funcionó a la perfección.

Sin embargo, siguen siendo sus canciones de "Vivalaguerra" (2006) las que despiertan mayor interés en el gran público. "La Mirada de los Mil Metros", "¿Por Qué Me Llamas a Estas Horas?" o "1,2,3, Sol" son ya imprescindibles en su repertorio y la gente espera escucharlas para corearlas dando botes. Conforme iba llegando el final también aparecían canciones de su primer disco en castellano, "Standstill" (2004), como "Feliz en Tu Día" o la maravillosa "Cuándo". Para rematar la jugada, "Adelante Bonaparte (I)" ponía el broche final a un concierto que a muchos se nos antojaba díficilmente superable como lo mejor de la jornada.

The Undertones me sorprendieron gratamente. Su vocalista, Paul McLoone (Feargal Sharkey, el vocalista original, no quiso participar de la reunión del grupo en 1999), lo dio todo sobre el escenario desde el primer momento. Apareció trajeado, con una estética que recordaba mucho a la de Morrissey y al que también se asemejaba en su manera de moverse sobre el escenario. Los irlandeses demostraron que la experiencia es un grado y que aún tienen mucho que decir sobre los escenarios. Por supuesto, no faltaron en su repertorio sus canciones más conocidas como "Teenage Kicks", "Here Comes the Summer" o "You've Got My Number (Why Don't You Use It?)". Se ganaron a todo el público y demostraron que el rock no tiene edad. Bravo por ellos.

Klaxons partían como favoritos y plato fuerte de la noche del viernes. Salieron a escena con "Atlantis to Interzone" y sus fans comenzaron a saltar. Tampoco faltaron canciones de "Surfing the Void" (2010) como "Twin Flames" o la genial "Echoes", pero si hubo un momento destacado de su concierto fue cuando sonó "Golden Skans" y su célebre "uh-uh" cuando el público se mostró más volcado. Sonaron muy bien y hubo otros momentos destacables como "Two Receivers", pero les faltó algo. No llegaron a conectar del todo con el público (al menos con los que no eramos grandes fans) y eso se notó. Con "It's Not Over Yet", una versión del grupo Grace, daban por finalizado un concierto de apenas 45 minutos.

A los parisinos Jamaica les tocó un hueso duro de roer. Además de la progresiva desaparición de público tras los Klaxons, que acabaron antes de lo previsto su concierto, eran ya las 3 de la mañana y no estamos hablando de un grupo muy popular en España. Venían a presentar su debut, "No Problem" (2010), que suena bastante bien. Lo tocaron prácticamente en su totalidad, incluyendo temas como "The Outsider", "By the Numbers", "Jericho" o "I Think I Like U 2". Destacaron temas como "Short and Entertaining" o "When Do You Wanna Stop Working?", pero el concierto no acabó de despegar. Y no por su música, que sonaba muy bien, sino porque el cansancio hacía ya mella en los presentes. Pese a ello hicieron un buen trabajo sobre el escenario en los escasos 30 minutos que duró su actuación.

Agotados ya, decidimos retirarnos antes de la actuación de Caino & Zinqin y recuperar fuerzas para los conciertos del sábado.

24 de julio de 2011

Listas: Hasta siempre, Amy

Asombrosa, espectacular, honesta, fiel a sí misma, hermosa y única. Amy Winehouse ha destacado por su increíble talento musical, y las polémicas que ha arrastrado en su vida personal sólo son mierda que nunca deberá hacer sombra a su espectacular voz.
Una lista con seis canciones, ni las mejores ni nada en particular, sólo seis canciones para recordarla.
Hasta siempre pequeña y frágil, gran estrella.
1. You Sent Me Flying

2. In My Bed

3. Help Yourself

4. Me & Mr. Jones
5. Just Friends

6. He Can Only Hold Her

23 de julio de 2011

Muere Amy Winehouse

Esta tarde la policía londinense ha encontrado muerta en su domicilio de Candem a la cantante de soul. Mucho se había especulado acerca de su estado de salud tras aparecer en un concierto en Belgrado bajo el efecto de las drogas y posteriormente cancelar su gira europea.
Largo fue su historial con las drogas y su conflictiva vida personal, pero nos deja 2 grandes discos: "Frank" (2003) y el grandísimo "Back to Black" (2006), que la dio a conocer al gran público. No deja de ser curioso que su muerte haya sido también a los 27 años, al igual que la de otros mitos como Janis Joplin, Kurt Cobain, Jimi Hendrix o Jim Morrison.
Nos quedará su música y grandes canciones como "Back to Black" para el recuerdo.

22 de julio de 2011

Listas: Cultura Quente 2011

Apenas quedan unas horas para que dé comienzo una nueva edición del festival Cultura Quente en Caldas de Reis.
Gracias a la gente de Esmerarte estaremos allí como medio acreditado y os contaremos todas nuestras impresiones de los conciertos en las pertinentes crónicas.
Para ir abriendo boca, aquí os dejo una selección de los 10 grupos que, en mi opinión, no debes perderte en esta edición:

1. OK Go - This Too Shall Pass

Internet y YouTube han hecho de estos estadounidenses uno de los grupos más populares y originales de los últimos tiempos gracias a sus imaginativos videoclips. Su fama llega a tal punto que este año tocarán en el cumpleaños del presidente Barack Obama el 3 de agosto.
El próximo 27 de julio estrenan vídeo, así que permaneced atentos.



2. Klaxons - Echoes

Uno de los "uh-uh's" más famosos de los últimos tiempos les pertenece. "Golden Skans" fue un éxito internacional que aquí se hizo más popular si cabe gracias a un anuncio de champú. Ahora estos británicos presentan "Surfing the Void" (2010), demostrando que para nada son flor de un día.



3. David Fonseca - U Know Who I Am

El secreto mejor guardado de Portugal aterriza en Caldas de Reis. Este polifacético artista compone, canta, toca todos los instrumentos en sus discos y además tiene tiempo de realizar sus propios videoclips. Quien haya visto en concierto a David Fonseca no lo olvida jamás. Ya me contaréis después del sábado.



4. Standstill - Adelante Bonaparte (I)

Para algunos, "Adelante Bonaparte" (2010) fue el mejor disco nacional del pasado año. Para mí, sin duda, fue el mejor. Estos chicos de Barcelona no dejan de deslumbrarnos cada vez más con su música, sus originales espectáculos ("Rooom" no se parece a nada hecho antes en este país) y sus geniales conciertos, emocionantes y directos al corazón.



5. Jamaica - Short and Entertaining

Para mí han sido una de las sorpresas del cartel. Este dúo francés hace música de baile sin renunciar al pop de siempre, como demuestra su debut, "No Problem" (2010). Imagínate a los Justice de "Dance" tocando con banda o a unos Phoenix mucho más bailables. Lo mejor es que no te pierdas su directo.



6. FM Belfast - Underwear

No sabemos muy bien que pasa en Islandia. Quizás sean sus increíbles parajes los que inspiran a sus músicos, pero el caso es que poco a poco sus grupos van conquistando el mundo. Los FM Belfast prometen hacernos bailar y botar el sábado en un fin de fiesta memorable.



7. Delorean - Real Love

La crítica internacional ya se ha rendido a sus pies después de "Subiza" (2010), su último disco. Lo cierto es que estos vascos arrasan allá por donde van y están ya entre las grandes figuras de este país.



8. El Columpio Asesino - Toro

La música de El Columpio Asesino no admite etiquetas. Desde que se convirtiesen en uno de los grupos ganadores del Proyecto Demo en 2001, que les dio la posibilidad de tocar en el FIB, este grupo de Pamplona ha llevado cada vez más allá la originalidad de su propuesta musical. Ahora presentan "Diamantes" (2011), un disco con el que sorprenderán a más de uno.



9. The Undertones - Teenage Kicks

Su debut homónimo en 1979 fue escogido en una encuesta de la revista Q como uno de los 100 mejores discos de la música británica, y también incluido en el libro "1001 Discos que Hay que Escuchar Antes de Morir". Canciones como la popular "Teenage Kicks" o "Get Over You" avalan este éxito. Ahora tenemos la oportunidad de ver su directo cuando se cumplen 35 años de la formación de la banda.



10. The Jim Jones Revue - High Horse

Si Nick Cave les admira, nosotros no vamos a ser menos. Rescatan toda la tradición del rock and roll más clásico y la ofrecen sobre el escenario con más fuerza que nunca. En la presentación de su último disco en Londres agotaron todas las entradas ante un público entre el que estaban Liam Gallagher (Oasis) y miembros de Grinderman y Nick Cave and the Bad Seeds.

21 de julio de 2011

Micah P. Hinson cancela su concierto en el Cultura Quente

Micah P. Hinson y Tachenko han cancelado el concierto que iban a dar el próximo sábado en el festival Cultura Quente interpretando al completo el disco "Trompe Le Monde", de Pixies. La razón ha sido un accidente de tráfico que han sufrido en la provincia de Tarragona ayer, cuando se dirigían a Barcelona para dar un concierto. Los miembros de Tachenko ya han sido dados de alta, pero Micah permanecerá ingresado y en observación los próximos tres días.
De momento la organización del festival no ha dado a conocer si serán sustituidos por otro grupo o simplemente cambiarán los horarios del sábado.

No te librarás de Garbage...

Cada vez parece estar más cerca el disco de regreso de Garbage. Ya os contábamos hace meses que la banda estaba de nuevo en el estudio, y desde entonces Shirley Manson no ha dejado de ponernos al día sobre el proceso de grabación a través de su página de Facebook.
Ahora acaban de lanzar su página oficial en Facebook, donde además han colgado nuevas fotos de la grabación del disco y un escueto vídeo en el que Shirley Manson, rodeada del grupo, susurra: "Ahora estamos en Facebook... Ya nunca os libraréis de nosotros..." También están presentes en Twitter, donde nos mantienen al corriente de todo lo que va surgiendo en las grabaciones de este nuevo disco.
Este sería su quinto álbum de estudio, después de "Bleed Like Me" (2005) y su regreso es uno de los más esperados del año (al menos para el que firma).

20 de julio de 2011

Maryland cierran el cartel del Dolorock 2011

El festival Dolorock ha cerrado ya el cartel de este año de forma definitiva. A los conciertos de Lori Meyers, Fuel Fandango e Idealipsticks se unen el de Maryland y las sesiones de Eme dj y Fiumichino dj. Se celebrará el sábado 27 de agosto en Meis (Pontevedra) y, en esta ocasión, la entrada tendrá un precio de 5 euros en venta anticipada y 9 en taquilla. El 20% de la recaudación de entradas irá a parar a la Fundación Amigos de Galicia y la acampada es gratuita.
Parece que este es el final definitivo de los festivales gratuitos en Galicia, pero que le vamos a hacer. Aún así, el precio es bastante asequible si tenemos en cuenta lo que nos costaría ver a cualquiera de estos grupos en una sala de conciertos.
Las entradas podrán comprarse a través de La Boletería a partir de mañana mismo.

19 de julio de 2011

Maga graban "Satie Contra Godzilla"

El grupo sevillano Maga se encuentra ya en el estudio metido de lleno en la grabación del que será su quinto trabajo, "Satie Contra Godzilla". El disco lo produce The New Raemon y está siendo grabado en los estudios Ultramarinos de Sant Feliu. Entre los títulos de las canciones que lo compondrán están "Hagamos Cuentas", "La Vergüenza Mutua" o "De Memoria".
Maga han aprovechado también las redes sociales para ir informando a sus seguidores sobre el proceso de grabación del disco. A través de su página en Facebook están colgando un diario sobre la grabación del álbum que no hace sino aumentar las ganas que tenemos de escuchar sus nuevas canciones, más si tenemos en cuanto su último disco, el genial "A la Hora del Sol" (2010).
Este sábado estarán tocando en el festival Low Cost de Benidorm (Alicante).

16 de julio de 2011

Optimus Alive (sábado)

El final del Optimus Alive había llegado. Para la última jornada del festival había unos cuantos grupos bastante populares (Kaiser Chiefs, Jane's Addiction, Paramore), pero ni de lejos hubo la asistencia de público de los días anteriores.

Pasadas las 7 de la tarde, sobre el escenario Super Bock tocaban los portugueses Linda Martini. Al parecer son una banda bastante reconocida en el país luso. Su rock alternativo en portugués atrajo, además de a sus fans, a bastantes curiosos hasta la carpa. Sus mayores seguidores no dejaron de corear sus canciones durante todo el concierto. El resto asistimos, sin más, a un concierto correcto sin emocionarnos demasiado. Finalizada su actuación no fueron pocos los que se fueron directamente al escenario Optimus a ver que tal se les daba la cosa a los White Lies.

Los que nos quedamos fue para ver a otro de los platos fuertes del festival (al menos para mí), los británicos Foals. Si la puesta en escena de Foo Fighters era más bien bastante sobria, la de Foals tampoco brillaba por su espectacularidad. Se empeñaron en llenar el escenario de humo, tanto es así que por momentos ni les veíamos a ellos. Parecía que de un momento a otro fuese a aparecer Bertín Osborne y aquello se convirtiese en la puerta de "Lluvia de Estrellas". Comenzaron su concierto con "Blue Blood", de su último disco "Total Life Forever" (2010), para luego seguir con la canción que daba título al disco. Sin embargo, los temas que volvieron loco al público fueron los de su debut, "Antidotes", entre ellos, "Cassius". Incluso algún inconsciente llegó a subirse al público haciendo moshing para luego caer de forma bastante patética. Lo cierto es que un servidor a veces se sorprende de la masa golpeándose y saltando en un concierto como éste, cuando luego la gente en un concierto de heavy metal se comporta bastante más civilizadamente.

Claro que gran parte de la culpa la tuvo el grupo, cuyo líder, Yannis Philippakis (descendiente de griegos, sí), únicamente se dirigió al público para arrojarnos el agua de su botella. Muy gracioso, sí. ¿Acaso voy yo a tu casa a escupirte en la cara? Pues eso. He venido a ver el concierto, no a la fiesta del agua.
En fin, volvamos al terreno musical. Es indudable que sonaron de puta madre, y se marcaron un hat-trick con "Miami", "After Glow" y "Spanish Sahara", de las más coreadas y mejor acogidas entre el público. De cara al final del concierto, Yannis se vino arriba tocando un tambor en "Electric Bloom" y tuvo que venir el batería a decirle que habían acabado ya su tiempo y que tenía que tocar más gente en el escenario. Como músicos, muy buenos, aunque como personas dejen bastante que desear.
Han anunciado hace poco que serán teloneros de la gira europea de los Red Hot Chili Peppers, así que podréis verles por España en diciembre.

Aunque fueron muchos los que salieron rápidamente del concierto de Foals para llegar al escenario Optimus, donde ya había comenzado hacía un rato el concierto de Kaiser Chiefs, otros optamos por quedarnos a ver a TV On the Radio. Me confieso no seguidor del grupo, la verdad. He escuchado su último disco en una ocasión y poco más sé de ellos. Precisamente, venían a presentar este último trabajo, "Nine Types of Light" (2011). Sonaron muy bien, y a buen seguro que sus seguidores se debieron de cagar en el cámara cuando casi al principio del concierto enfocó el setlist. Eso no se hace. Si ya no podemos tener ni la más mínima sorpresa, apaga y vámonos. Aún así, disfrutamos de su buen hacer sobre las tablas y bailamos sobre todo al final del concierto con "Repetition" y "Wolf Like Me".

Me bastó con ver el final del concierto de los norteamericanos Paramore para darme cuenta de que me había perdido uno de los grandes conciertos del sábado. La música de su grupo no será la mejor del mundo, pero Hayley Williams sabe manejar a su público y sabe lo que es dar espectáculo. Pudimos escuchar "The Only Exception" y pronto empezaron a caer chispas sobre el escenario. Para acabar, durante la canción "Misery Business" subieron a una chica a tocar la guitarra (habiéndose asegurado previamente de que sabía tocarla, me supongo) y a un chico y una chica a cantarla con ella. Y durante la canción, la lluvia de confetti sobre el público. Vale que la música es lo que tiene que importar, pero saber dar espectáculo a los que van a verte también es importante. Y ellos lo saben.

Estaba bastante claro que los Jane's Addiction no tenían tantos fans como Paramore a juzgar por cómo se vació el lugar después de su concierto. Y es que la carrera del grupo también ha sido de lo más irregular. La banda se ha separado ya en dos ocasiones, la última de ellas tras la gira de su último disco, "Strays" (2003), y ahora van a lanzar su cuarto disco en septiembre. Por ello no era una de las bandas más esperadas. Su entrada, sin embargo, fue bastante espectacular. Sobre un telón con la iconografía de la banda que cubría todo el fondo del escenario, apareció el grupo y 2 chicas en lencería colgadas cada una a un lado del escenario. La verdad es que supieron llamar la atención. Sonaban bien, aunque no fuesen muy acorde con mis gustos.
Lo cierto era que el cansancio apremiaba y apenas me quedé a las 3 ó 4 primeras canciones. No me veía con fuerzas para esperar a Duck Sauce basándome únicamente en escuchar su hit "Barbra Streisand", así que sintiéndolo mucho emprendí la vuelta.
En resumen, una gran experiencia la de este mi primer macrofestival en la que han brillado Coldplay, los grupos con iniciales F.F. (Friendly Fires, Fleet Foxes, Foo Fighters) y en la que ha habido alguna que otra decepción (Thirty Seconds to Mars). Habrá que ver que nos traen para el año que viene.

15 de julio de 2011

Optimus Alive (viernes)

Si bien tanto la jornada del miércoles como la del jueves, habían tenido, en mayor o menor medida, un claro favorito, el viernes en cambio la cosa se presentaba más reñida, y así lo fue.

A las 5 de la tarde abrían el escenario Super Bock los brasileños Massay. Hay cosas que no acabo de entender. ¿Qué necesidad hay de poner, sólo por cubrir más horas de conciertos, a unos brasileños tratando de imitar a Glassjaw en portugués a las 5 de la tarde? Los que estábamos allí presentes esperábamos la hora de Friendly Fires, nada más. Se les veía ilusionados y acabaron con versión de "Killing in the Name" de Rage Against the Machine. Viva la originalidad. Me puse los tapones en los oídos y a vivir.

Hay equipos que salen al campo a jugar, pero los Friendly Fires son de los que salen siempre a ganar. Su líder, Ed Macfarlane, no paró de moverse y bailar (este chico baila como nadie) en toda la hora que duró su concierto. Presentaban "Pala" (2011), su segundo disco, ideal para ponérselo todas las noches de verano y bailar en la playita. Así, pudimos escuchar temones como "Blue Cassette", "Live Those Days Tonight" o "Hawaiian Air". Además de las proyecciones, el trío se hacía acompañar de bajista, saxofonista y trompetista, lo que daba a su directo una mayor fuerza de la que ya tienen de por sí sus temas. Macfarlane se bajó en más de una ocasión a cantar entre el público y nos tuvo a todos bailando y botando todo el rato.

También cayeron, por supuesto, muchas canciones de su debut, entre ellas hits como "Jump in the Pool", "Skeleton Boy", "Lovesick", "On Board" o "Paris", que quizás fuesen, si cabe, aún más coreadas y bailadas que sus nuevas composiciones. Y es que su concierto fue la mayor fiesta de todo el festival. Los Friendly Fires lo dieron todo y Macfarlane chorreaba litros de sudor al final del concierto. Como fin de fiesta, el maravilloso "Kiss of Life", con el que todos bailamos como locos tratando de seguirles el ritmo. De lo mejor del viernes y de todo el festival, sin duda.

Necesitábamos tomar el aire y reponer líquidos después de aquello. Volvimos para asistir a las últimas canciones de Angus & Julia Stone. Sobre un fondo estrellado y con la luna presente, los australianos presentaron su propuesta folk para un público que ya esperaba a los Fleet Foxes. Se dejaban escuchar, sin más.

Los norteamericanos Fleet Foxes no parecen seres de este mundo. Cuando Robin Pecknold comenzaba a cantar, todo el mundo dejaba de aplaudir y sólo se escuchaba su maravillosa voz dentro de la carpa. Eran uno de los grupos que más ganas teníamos de ver y eso se notó, ya que el publicó llenó la carpa totalmente. Con nuevo y flamante disco bajo el brazo, "Helplessness Blues" (2011), empezaron el concierto con "Grown Ocean", última canción del disco y primer single. Desde entonces alternaron canciones de su debut y de su nuevo trabajo, siendo las primeras las que más aplausos arrancaron del público. Lo cierto es que además de ser más jóvenes de lo que aparentan por sus barbas (Pecknold tiene 25 años), cantan como los ángeles. No pudieron sonar mejor y uno de los momentos cumbres fue esa maravilla llamada "Mykonos", que nos encogió a todos el corazón y que es sin duda alguna una de las mejores canciones de la pasada década. Punto pelota. Claro que aún vendría "White Winter Hymnal", una joya que ya va camino de convertirse en algo tan navideño como ver "¡Qué Bello Es Vivir!". Robin Pecknold se mostró muy agradecido con el público, como demostró con su frase Thanks, you're awesome. Algo más de una hora de concierto en terreno celestial.

Lo que vino a continuación más valdría olvidarlo. Conscientes de que no podíamos estar en todas partes, decidimos renunciar a ver a Grinderman (al jodido Nick Cave, sí), pensando que los Thirty Seconds to Mars iban a estar a la altura y darían un gran espectáculo.
Lo primero que nos extrañó fue llegar al escenario Optimus y ver que nada se proyectaba en las pantallas. No había nadie para controlar la cámara que mostraría su imagen sobre las pantallas y sobre el escenario seguían las 4 mismas cruces con luces que estaban allí al comienzo de la tarde. Sobre el escenario ningún movimiento y el tiempo comenzaba a pasar. Aún así, la gente no parecía muy impaciente. Hasta casi una hora después no apareció nadie de la organización y, cuando lo hizo, dio pocas explicaciones. Agradeció al público la paciencia y dijo que habría concierto. Claro que hasta mucho tiempo después no nos enteramos de que el viernes nadie se había subido antes al escenario Optimus, aparentemente por problemas técnicos. Se suspendieron 3 conciertos: los de Klepht, The Pretty Reckless y You and Me at Six. Explicaciones, ninguna. Devoluciones o disculpas, todavía menos.
Ni siquiera se dieron prisa en llevarse las cruces y montar el escenario para los Thirty Seconds to Mars. Al final salieron con hora y media de retraso y hubiese sido mejor que no saliesen. Su espectáculo fue verdaderamente bochornoso y lamentable. Además de la prepotencia con que Jared Leto salió a escena (eso podía esperármelo), lo grave era lo mal que cantaba. Se olvidaba las letras y ponía el micrófono al público, no entonaba... Comenzaron con "Kings and Queens" y las proyecciones de sus videoclips en el escenario. Esperamos un rato a ver si la cosa mejoraba, pero nada. Ni "A Beautiful Lie", ni "Attack", ni "This Is War" sonaban ni de lejos como en sus discos. En ocasiones parecía que fuesen una especie de nuevos Milli Vanilli. Un timo en toda regla. Y es una pena porque les tenía algo de respeto, cosa que ya no. En mi vida me había salido de un concierto de un grupo que me gustase, pero en esta ocasión no me quedó más remedio. Era el único modo de que, al menos, cuando hayan pasado un par de meses pueda volver a escuchar sus canciones, aunque jamás vuelva a ir a uno de sus conciertos.
Dado que aún no sabíamos con certeza si tocarían The Chemical Brothers, nos volvimos a casa. Una pena, porque creo que los de Manchester sí que no defraudaron.

14 de julio de 2011

Optimus Alive (jueves)

La segunda jornada del festival la afrontamos con más calma. Aunque la asistencia seguía siendo masiva, en comparación con el multitudinario público del día anterior, uno podía desplazarse con cierta libertad dentro del recinto.

Al igual que en la jornada anterior, un grupo nos daba la bienvenida desde el escenario montado en la "A", antes de entrar al recinto. Pese a que eran ya cerca de las 6 de la tarde (7 hora española), el sol seguía apretando con fuerza. Por eso nada mejor que desplazarse a uno de los escenarios cubiertos para esconderse del Lorenzo.

Los británicos Everything Everything eran de los primeros en pasarse por el escenario Super Bock el jueves por la tarde. Con un disco en el mercado, "Man Alive" (2010), estos chicos han llamado la atención del público más por sus videoclips, como los de "MY KZ, UR BF" o "Photoshop Handsome", que por su música. Canciones como estas sonaron en su directo, al que acudió bastante gente teniendo en cuenta su horario. Cumplieron y sonaron bien, aunque no emocionasen.

Tenía bastante curiosidad por ver a Jimmy Eat World. Llevan ya tocando desde mediados de los 90 y tienen 7 discos a sus espaldas, aunque los norteamericanos siguen sin ser excesivamente conocidos en Europa. Uno de los momentos más destacados del concierto fue el de la canción "The Middle", probablemente su mayor éxito hasta la fecha, que llegó al quinto puesto del Billboard Hot 100 en su día. El sol que nos pegaba de frente desde el lado del escenario nos impedía a menudo incluso mirar hacia el grupo, así que poco más podíamos hacer que escucharles.

My Chemical Romance se subieron al escenario Optimus como el primer plato fuerte del día. Desde el primer momento Gerard Way, su cantante, se volcó con el público y lo fue animando hasta tenerlo donde él quería. Las canciones de "Danger Days: The True Lives of the Fabulous Killjoys" (2010) ocuparon la mayor parte del setlist del grupo. De hecho salieron dispuestos a divertirnos con "Na Na Na (Na Na Na Na Na...)" y está claro que lo consiguieron. Combinaron canciones como "DESTROYA" o "Planetary (Go!)" con temas de su anterior disco como "Welcome to the Black Parade" o su hit "Teenagers". Gerard Way tiró también de agradecimientos a todos los grupos que iban a tocar en el escenario grande (Foo Fighters, Iggy & the Stooges) y a Jimmy Eat World, que les habían precedido. Acabó con 2 banderas portuguesas que recibió del público atadas al micrófono y muy agradecido a los presentes. Fue un concierto muy divertido y entretenido, aunque se echó en falta "Sing" o la más antigua "I Don't Love You".

Ya habíamos visto a Primal Scream hace unos años en el Paredes de Coura, así que aprovechamos el momento para ingerir alimento. Aún así, podíamos escuchar todo lo que pasaba en el escenario Super Bock y pudimos ver la mitad del concierto. Tocaron "Screamadelica" (1991), aunque no al completo, considerado uno de sus mejores discos y que ha servido de pretexto para esta gira festivalera. En las pantallas podíamos ver las proyecciones de algunos de sus psicódelicos videoclips de los 90, que vistos ahora dan buena cuenta del paso del tiempo. Bobby Gillespie desplegó toda su energía sobre el escenario y se vino arriba cuando el grupo interpretó "Come Together", animando al público a corear su estribillo. Acto seguido desaparecieron las proyecciones y los Primal Scream decidieron regalarnos algunos de sus mayores hits, cerrando el concierto con "Country Girl", "Jailbird" y "Rocks". Fue uno de los mejores conciertos del jueves, y puso de manifiesto que, pese al paso de los años, el grupo se sigue manteniendo en forma.

El que no está tan en forma es Iggy Pop, aunque siga siendo un mito viviente. Los Stooges siguen tocando muy bien, pero está claro que la energía de Iggy no es la misma. Aún así, sigue saltando y subiendo y bajando del escenario para acercarse a sus seguidores, incluso llegó a subir a unos cuantos al escenario. Bien merecen ser escuchados en directo clásicos como "Search and Destroy", "Your Pretty Face Is Going to Hell" o "I Wanna Be Your Dog". Puede que fuese un concierto que no cambió nuestras vidas, pero sí que captó toda nuestra atención.

No cabía duda de que el jueves era la jornada rockera por excelencia del festival. Así lo demostraron los Foo Fighters, que salieron a escena pasada la medianoche con un Dave Grohl con un cuello tan grueso como el de Fernando Alonso (nada que ver con sus tiempos en Nirvana). Venían a presentar "Wasting Light" (2011), grabado en formato analógico en el garage de Grohl (algo de lo que se jactó durante el concierto en más de una ocasión) y producido por Butch Vig (productor del mítico "Nevermind" de Nirvana y batería de Garbage). Comenzaron el concierto con canciones del nuevo disco, entre ellas "Rope", aunque pronto sonó "The Pretender", muy coreada entre el público. La puesta en escena, eso sí, era demasiado sobria. Ni un solo telón con el nombre del grupo ni nada especial. Solamente luces y el grupo. Que no es que todos los conciertos tengan que ser como los de Coldplay, pero un poquito de espectáculo se agradece. Más que nada porque cuando llevas ya un rato viendo fardar a Grohl de lo bien que toca, mascando chicle (no lo dejó en las 2 horas y media que duró el concierto) o bebiéndose un botellín de cerveza de un trago, uno acaba perdiendo el interés.

Sigo pensando que lo mejor que han hecho Foo Fighters ha sido "The Colour and the Shape" (1997), así que canciones como "My Hero" o "Monkey Wrench" fueron para mí de lo mejor del concierto. También cayeron otras conocidas del grupo como "Learn to Fly", "Breakout" o "Let It Die", pero sin duda el momentazo de la noche fue el de "Best of You", una de las mejores canciones de la banda y cuyo "uoh-oh-oh" fue coreado por miles de personas allí presentes. Sus mayores seguidores seguro que se quedaron encantados de las casi 2 horas y media de concierto que dieron, pero los que no somos tan fans mirábamos ya con impaciencia el reloj. Finalmente, "Times Like These" y la archiconocida "Everlong" cerraban el bis que ponía punto y final a su concierto.
Eran ya las 3 de la mañana y no podíamos con el cuerpo. Tocaba ya retirada, que la jornada del viernes también empezaba pronto.