Publicidad

19 de enero de 2011

Bag Raiders - Bag Raiders (2010)

Advertencia: el disco de Bag Raiders puede causar imprevisibles estados de euforia, saltos, pasos de baile esporádicos, movimientos de hombros, cabeza y pies involuntarios y otras felices consecuencias. Así debería figurar en el disco para advertirnos de que el debut de Bag Raiders es, probablemente, el disco más deliciosamente bailable de los últimos años (creo que el que más me ha gustado desde el debut de Friendly Fires).
Si os preguntase, a bote pronto, si el nombre de Bag Raiders os suena de algo, probablemente la mayoría de vosotros me diría que no, y no es de extrañar. Apenas se ha hablado por estos lares del dúo australiano formado por los dj's Chris Stracey y Jack Glass y de su debut homónimo, publicado el año pasado. Sin embargo, este dúo formado en 2006 lleva ya algún tiempo publicando algún que otro EP y haciendo remixes, y son muy reconocidos dentro de su país precisamente por esto último y por sus geniales directos.
Cuando escuché "Sunlight" por primera vez, pocos días antes de acabar el año, supe que aquella joya tenía que estar entre
las 100 canciones del año. Lo que desconocía por completo era que el debut del dúo australiano escondía muchas más sorpresas además de esta, que está llamada a ser el nuevo "Lady" de Modjo para toda una generación. Porque "Sunlight" es algo así como una mezcla imposible de Sam Sparro y Jake Shears con percusiones a lo Safri Duo (en su justa medida, eso sí) tocando durante el amanecer en alguna playa de Ibiza. Un goce continuo, vaya. Pero "Sunlight" no es el único himno que esconde este disco, que conjuga lo mejor de la música de baile de los 80, los 90 y los 00's y lo sirve en bandeja de plata con una elegancia pasmosa. "Shooting Stars", sin ir más lejos, es un tremendo llenapistas con brillantina ochentera que hubiese hecho temblar Studio 54 (... Gave my love to a shooting star/ but she moves so fast/ that I can't keep up/ I'm chasing), "Gone Away" parece sacado de un disco de Sam Sparro, "Not Over" podría ser perfectamente el nuevo single de Tiga y el comienzo de "So Demanding" recuerda ligeramente al "Body Talk" de Imagination. Y es que Bag Raiders se conocen al dedillo la historia de la música disco y lo emplean a su favor. No menos impresionantes son los temas instrumentales, desde la hipnótica "Prelude" hasta la bailonga "Castles in the Air", que abre el disco. Mención aparte merece el tema que cierra el disco, "Way Back Home", todo un himno para cerrar una noche de fiesta antes de irse a casa (...What if I just can't find my way back home/ what about all the things I just don't know/ what if I just can't find my way back home/ would you be there to show me where to go...).
Además de todo ello, se han currado una portada preciosa y los videoclips son geniales, desde la "monada" de "Sunlight" hasta el regusto ochentero de "Shooting Stars", pasando por el "art attack" de "Way Back Home".
Si te gustó "Black & Gold" de Sam Sparro, saltas como loco con "I'm not Alone" de Calvin Harris y sientes nostalgia de los tiempos del "Lady" de Modjo, este es tu disco.
Puede que ahora mismo haya mejores discos de música de baile que éste, pero no creo que ninguno sea tan molón.

Calificación: 8'5

Escúchalo en Spotify





2 comentarios:

  1. Es un disco muy, pero que muy recomendable. Es de tener en cuenta, que no tiene un único hit, yo no puedo pasar un día entero sin escuchar por lo menos 8 de ellas bien a gusto.

    Anima mucho y te da un montón de energía. Es lo primero que escucho cuando salgo por la mañana de casa, Snake Charmer me chifla, cuando escucho Gone Away, Always, Not Over, me da ganas de arrimarme a la barra del propio vagón de metro y ponerme a bailar allí mismo, y por supuesto Sunlight, siempre que la escucho me imagino a mi mismo reinterpretando el videoclip Slow de Kylie Minogue.

    También quiero decir que la canción Way Back Home es un gustazo, y me recuerda mucho a canciones del grupo The Presets, del cual soy ultrafan.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, David. Es uno de esos discos para ponerse por las mañanas antes de salir a comerse el mundo. Y tan energéticos, positivos y divertidos hay pocos (se me ocurren por ejemplo los dos últimos discos de Phoenix). Si la Seguridad Social repartiese discos así en casos depresivos, todos saldríamos a la calle sonriendo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.